El injerto

...[et al.]  ;  ;  ;  ; 
En: El cultivo del pistacho, Madrid: Mundi-Prensa
pág. 241 - pág. 278 (38 págs.)
El injerto es la unión entre dos individuos, portainjerto y cultivar o variedad que pueden ser de la misma o de diferente especie, con la finalidad de reunir las ventajas que aporta el sistema radicular de una de ellas, como adaptabilidad y resistencia a plagas y enfermedades, y las que aporta la parte aérea de la otra, como es la obtención de los frutos que deseamos. Los árboles se injertan individualmente, y no se recomienda injertar un mismo árbol con un cultivar masculino y otro femenino ya que, el brote de la yema masculina, al ser de mayor vigor, acabará teniendo mayor desarrollo en relación al de la parte femenina, que es la que produce frutos y por tanto, la que más interesa potenciar. Se analizan las principales razones por las que se recomienda llevar a cabo un injerto en el cultivo de pistacho, cuáles son las herramientas, los elementos del injerto, las modalidades de injerto, y las técnicas de ejecución. Se concluye que el precio elevado de la planta injertada actual, sigue favoreciendo el injerto en campo, se recomienda al agricultor intentar controlar la mayoría de factores que intervienen en el éxito del injerto, destaca que en la actualidad, el prendimiento medio en Castilla-La Mancha con tres injertadas es de aproximadamente un sesenta por ciento, la brotación de las yemas que se mantengan dormidas hasta la primavera siguiente pueden forzarse recortando progresivamente las ramas del pie durante quince o treinta días, y si de esa manera no se consigue, se cortará el pie totalmente a unos tres o cuatro centímetros por encima del injerto
Título: El injerto
Autor(es) principal(es): [et al.]; Couceiro López, José Francisco
Autor(es) secundario(s): Gijón López, M.ª Carmen; Guerrero Villaseñor, Julián; Moriana Elvira, Alfonso; Pérez Llano, B.; Rodríguez de Francisco, Marina
Autor(es) corporativo(s): --
En: El cultivo del pistacho, Madrid: Mundi-Prensa
ISBN:
Publicado en: 2013, pág. 241 - pág. 278 (Extensión: 38 páginas)
Periodicidad: --
Sumarios de la revista: --
Resumen: El injerto es la unión entre dos individuos, portainjerto y cultivar o variedad que pueden ser de la misma o de diferente especie, con la finalidad de reunir las ventajas que aporta el sistema radicular de una de ellas, como adaptabilidad y resistencia a plagas y enfermedades, y las que aporta la parte aérea de la otra, como es la obtención de los frutos que deseamos. Los árboles se injertan individualmente, y no se recomienda injertar un mismo árbol con un cultivar masculino y otro femenino ya que, el brote de la yema masculina, al ser de mayor vigor, acabará teniendo mayor desarrollo en relación al de la parte femenina, que es la que produce frutos y por tanto, la que más interesa potenciar. Se analizan las principales razones por las que se recomienda llevar a cabo un injerto en el cultivo de pistacho, cuáles son las herramientas, los elementos del injerto, las modalidades de injerto, y las técnicas de ejecución. Se concluye que el precio elevado de la planta injertada actual, sigue favoreciendo el injerto en campo, se recomienda al agricultor intentar controlar la mayoría de factores que intervienen en el éxito del injerto, destaca que en la actualidad, el prendimiento medio en Castilla-La Mancha con tres injertadas es de aproximadamente un sesenta por ciento, la brotación de las yemas que se mantengan dormidas hasta la primavera siguiente pueden forzarse recortando progresivamente las ramas del pie durante quince o treinta días, y si de esa manera no se consigue, se cortará el pie totalmente a unos tres o cuatro centímetros por encima del injerto
Materias: Pistachero, pistacho;, Especies frutales de frutos secos;, Rentabilidad;, Reproducción de plantas por injertos;, Diseño de plantaciones;, Dosis de siembra y densidad de plantación;, Cultivo de frutos secos;, Cultivo de frutales o fruticultura
Notas: --
Compartir: