Enciclopedia de los Alimentos: frutos secos y frutas desecadas

En: Distribución y Consumo, núm. 77
pág. 117 - pág. 135 (19 págs.) - (4,80 MB)
Explicación del por qué a día de hoy, los frutos secos y frutas desecadas son productos alimenticios de un gran valor nutritivo, sabrosos, energéticos, con mucha grasa e indigestos. Esta es la imagen, tan tópica como acertada, que tenemos de las almendras, avellanas, cacahuetes, nueces, dátiles, castañas pistachos, sobre los frutos secos. Las frutas desecadas, y dentro de ellas y en especial las ciruelas, uvas pasas, higos, orejones de melocotón o albaricoque, poco o nada tienen que ver con los frutos secos. Únicamente comparten con ellos el elevado poder calórico, pero su composición nutritiva grasa, azúcares, proteínas, fibra es muy distinta. Destaca que los frutos secos, se tratan de semillas de determinadas especies y por otro lado destaca que las frutas secas se definen como el fruto completo en el cual y gracias y a través de un proceso natural o artificial de pasificación, pueden llegar a perder el porcentaje elevado de humedad que caracteriza a las frutas secas. Se describen cuáles son las principales variedades españolas con respecto a los frutos secos y frutas desecadas, cuáles son las más importantes plagas y enfermedades del cultivo de los frutos secos, y cómo es la composición química grano y las más importantes variedades
Título: Enciclopedia de los Alimentos
Autor(es) principal(es): Fálder Rivero, Ángel
Autor(es) secundario(s): --
Autor(es) corporativo(s): --
En: Distribución y Consumo, núm. 77
ISSN:
Publicado en: septiembre 2004, pág. 117 - pág. 135 (Extensión: 19 páginas) - (4,80 MB)
Periodicidad: --
Sumarios de la revista: --
Resumen: Explicación del por qué a día de hoy, los frutos secos y frutas desecadas son productos alimenticios de un gran valor nutritivo, sabrosos, energéticos, con mucha grasa e indigestos. Esta es la imagen, tan tópica como acertada, que tenemos de las almendras, avellanas, cacahuetes, nueces, dátiles, castañas pistachos, sobre los frutos secos. Las frutas desecadas, y dentro de ellas y en especial las ciruelas, uvas pasas, higos, orejones de melocotón o albaricoque, poco o nada tienen que ver con los frutos secos. Únicamente comparten con ellos el elevado poder calórico, pero su composición nutritiva grasa, azúcares, proteínas, fibra es muy distinta. Destaca que los frutos secos, se tratan de semillas de determinadas especies y por otro lado destaca que las frutas secas se definen como el fruto completo en el cual y gracias y a través de un proceso natural o artificial de pasificación, pueden llegar a perder el porcentaje elevado de humedad que caracteriza a las frutas secas. Se describen cuáles son las principales variedades españolas con respecto a los frutos secos y frutas desecadas, cuáles son las más importantes plagas y enfermedades del cultivo de los frutos secos, y cómo es la composición química grano y las más importantes variedades
Materias: Alimentos;, Consumidores;, Cultivo de frutos secos
Notas: --
Compartir: