Abre en Almendralejo un centro de testaje e investigación de cerdos reproductores ibéricos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: hoy.es, Digital - 12/04/2018
almendralejo. La empresa Inga Food ha puesto en marcha el que asegura que es el primer centro de investigación y testaje de cerdos reproductores ibéricos de España en la localidad de Almendralejo, en colaboración con un empresario ganadero local. El centro de verracos, inaugurado ayer, será centro de referencia a nivel nacional.
El director general de Inga Food, Manuel García Lorenzo, señaló que el centro «aportará innovación al centro del ibérico y mejoras al producto ibérico desde el punto de vista técnico».
Ubicado en una moderna granja, el centro «nos a va a aportar velocidad de crecimiento, calidad de producto, infiltración de grasas, tecnología».
Las crías llegarán al mismo desde las granjas de selección de cerdo ibérico de Inga Food en España, y pasarán unos meses en las subdivisiones para que los animales se críen en corrales pequeños, en los que se analice a diario qué consumo tiene cada cerdo y cuál ha sido su crecimiento.
«Al final los técnicos de Inga Food analizan la información que dan las máquinas y se cogen los mejores animales» de cada camada, en función de los objetivos que busquen.
En estas instalaciones los cerdos machos llegarán con unos 25 kilos de peso y saldrán con unos 120 kilos con destino a los centros de inseminación para obtener más animales, que luego irá al cebo para obtener el producto final en granjas de todo el país.
InversiónLa inversión en este centro ha sido de unos 800.000 euros y va a permitir la creación de tres puestos de trabajo directos.
La empresa lleva ya cuatro años trabajando en este proyecto «obteniendo muy buenos resultados en nuestras granjas de selección y ahora con ésto, dará un salto cuantitativo y cualitativo», apuntó el extremeño García Lorenzo.
Sin embargo, no será hasta dentro de dos o tres años cuando se obtengan los primeros resultados visibles, apuntó.
«Con esta inversión esperamos tener una obtener un retorno, pero también lo que queremos es un producto de más calidad que va a llegar al consumidor mejor que el que tenemos en estos momentos».
La granja, que tendrá capacidad para unos 250 cerdos, contará con tres trabajadores especializados, un veterinario, un técnico medio y un biotecnólogo genético.
Se calcula que la granja empezará a recibir animales dentro de varias semanas y a partir de entonces las visitas a las instalaciones serán reducidas a pequeños grupos de personas.
Compartir: