Agricultores cifran en 400 millones de euros las pérdidas en el olivar por la sequía
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 20/02/2018
El sector del aceite de oliva ha perdido 400 millones de euros a causa de la sequía, según la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG), cuyos máximos representantes en Jaén se han reunido con el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, al que han pedido que active un paquete de medidas para paliar los efectos de la falta de agua en el campo. Además del número dos del Ministerio, ha participado en la reunión la subdelegada del Gobierno, Francisca Molina.
Tanto el presidente de COAG, Gregorio López, como el secretario general de la organización, Juan Luis Ávila, tras exponer a Fernández de Moya la grave situación en la que se encuentra la provincia jienense debido a la sequía le han solicitado una rebaja del módulo fiscal para el olivar, que entre en vigor en la inminente campaña de la declaración de la renta. Ambos han argüido que el recorte impositivo estaría en sintonía con la realidad de los sectores agrícola y ganadero de la provincia.
La coordinadora ha remarcado que la falta de lluvia no sólo el olivar, sino también a otros cultivos, como los que llevan a cabo en la vega del Guadalquivir, en los que, según han asegurado, apenas se siembra por el descenso de las precipitaciones. Asimismo, la ganadería, sin apenas pastos, se encuentra en una situación límite.
Al término de la reunión, el secretario general de COAG ha destacado su satisfacción por el desarrollo de la misma, dado que, en su opinión, el secretario de Estado y la subdelegada han captado los problemas del sector. Por esta razón confía en que la receptividad de los dirigentes del Gobierno español se transforme en un apoyo real a ambos sectores.
Igualmente, la COAG ha solicitado al secretario de Estado de Hacienda y la subdelegada del Gobierno que se vigile el desembalse del Guadalquivir, a fin fin de que se apliquen estrictos criterios de eficacia y que se asegure el máximo beneficio económico y social por cada metro cúbico de agua empleado en los cultivos.
Compartir: