Agricultores de la Vall de Guadalest impiden que Tragsa retome la tala de árboles con Xylella
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 10/08/2017
Estudian denunciar a Conselleria por iniciar las talas "sin amparo legal"
Los ayuntamientos de la zona llevan más de un mes exigiendo una reunión al responsable de Agricultura
Más de medio centenar de agricultores de la Vall de Guadalest impidieron en la mañana de ayer que las máquinas de Tragsa enviadas por Conselleria reemprendieran las tareas de tala y destrucción de árboles en las parcelas afectadas por los focos de Xylella Fastidiosa.
El Ayuntamiento de Guadalest estudia emprender acciones legales contra Consellería de Agricultura dado que ésta ni siquiera avisó al propietario de la parcela privada en la que iba a entrar con las máquinas para erradicar los frutales. El alcalde de Guadaldest, Enrique Ponsoda, calificaba de "inaudito" este procedimiento por cuanto que a pesar de la resolución publicada por el Consell "entendemos que para cada actuación particular lo lógico es que se le comunique al propietario y se le pida autorización. No hablamos de monte sino de parcelas privadas", afirmó.
Las alarmas saltaron el martes por la noche al ver llegar al término de Guadalest la góndola que trasportaba la maquinaria. Los agricultores decidieron movilizarse y dar la voz de alerta a los distintos ayuntamientos del valle.
Sobre las siete de la mañana se dieron cita en el aparcamiento para plantar cara a Conselleria e impedir que los técnicos arrasaran más parcelas "en plena campaña de la almendra". Sin embargo cuando llegaron, las máquinas ya llevaban más de una hora trabajando escoltadas por un dispositivo habilitado por la Guardia Civil. Fue al ver que la muchedumbre crecía y rondaba ya las 70 personas cuando los propios técnicos pararon.
Finalmente el secretario general de ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) allí presente consiguió establecer contacto telefónico con el director general de Agricultura y tras una conversación con él, decidió dar orden de retirar la máquina. Los trabajos se interrumpieron aunque sin saber a ciencia cierta cuando se reemprenderan.
Los agricultores también estuvieron respaldados por los alcaldes de Guadalest, Benimantell, Benifato o Polop de la Marina. Todas ellas poblaciones incluidas dentro de la nueva área de demarcación establecida por Consellería para acotar la zona afectada por la Xylella Fastidiosa.
El alcalde de Guadalest, Enrique Ponsoda, acusó al gobierno autonómico de "saltarse las leyes" y de "pasarse por el forro de la chaqueta los derechos fundamentales de los ciudadanos". Afirmó que la primera tala ni siquiera estaba amparada legalmente por cuanto que produjo el 4 de julio y la resolución del director general de Agricultura es del 6 de julio y su publicación en el DOGV de un día después. "Nos parece denunciable y los servicios jurídicos del Ayuntamiento están estudiando presentar una denuncia ante el juzgado por la actuación de Conselleria, del director general de Agricultura y de los responsables de Tragsa", avisó.
Los Ayuntamientos de todo el valle llevan más de un mes exigiendo al responsable de Agricultura una reunión para que se les escuche. Hasta ahora no han recibido respuesta y dicen sentirse "abandonados y desinformados".
Otro brote en ConfridesTras los dos brotes detectados de forma oficial en Guadalest y Benimantell, los alcaldes de los pueblos afectados alertan de un tercer brote en el término de Confrides, a 9 km del primero. No hay aún confirmación oficial pero según el alcalde de Guadalest los técnicos lo habrían transmitido de forma oficiosa. "Todo parece indicar que en los próximos días Conselleria anunciará oficialmente que hay un tercer foco. Pero es que hay muchísimos más", avanzó Enrique Ponsoda.
El munícipe explica que "es imposible" que en los 9 km de distancia entre un foco y otro no haya más ejemplares infectados. De hecho indica que los técnicos reconocen que "la bacteria podría estar en la zona desde hace cuatro o cinco años".
Por último reprocha a la Generalitat la "precipitación" con la que ha actuado cuando "la enfermedad tiene un desarrollo lento" y la zona está en puertas de la campaña de recolección de la almendra.
Compartir: