Agromaster Start, la solución de ICL Specialty Fertilizers para la fertilización localizada en los cereales de invierno
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: agronegocios.es, Digital - 18/10/2017
Una buena estrategia de abonado con fertilizantes de liberación controlada nos puede ayudar claramente en la lucha contra las malas hierbas y nos proporciona una buena implantación del cultivo. Frente a la problemática de la cada vez más frecuentes resistencia de ciertas malas hierbas a los herbicidas, es importante realizar una lucha integrada de las mismas, dirigida desde varios enfoques y, uno de ellos, es la fertilización en la línea de siembra.
Para lograr nuestro objetivo, lo más indicado es realizar, en estos primeros estadios de la planta, la fertilización en la línea de siembra, y de esta manera nutrir el cultivo que vamos a implantar. Existen cada día más modelos de sembradoras combinadas que permiten realizar la labor de siembra conjuntamente con la labor de fertilización, ayudando de esta manera a que el control de las malas hierbas sea más efectivo.
El abonado de siembra, siempre que esté bien aplicado y elegido, representa entre el 30-40% de la producción final de nuestro cultivo de cereal de invierno. El 60-70% del abonado corresponde a una buena elección del fertilizante de cobertera y, sobre todo, a la aplicación de mismo en el adecuado estado fenológico de la planta.
Desde ICL Specialty Fertilizers la recomendación es utilizar un fertilizante de siembra de forma localizada, junto a la semilla, y que este fertilizante tenga una parte del nitrógeno y fósforo de forma controlada, lo que denominamos fertilizantes de liberación controlada.
Es muy importante que el nitrógeno nos dure hasta la aplicación de la cobertera y, también, que el fósforo aplicado no se bloquee en el suelo por un pH elevado. Para ello se ha diseñado la nueva tecnología Emax, específica para el encapsulado de nitrógeno, y la tecnología Resin, que nos permite encapsular el MAP (fosfato monoamónico). Ambas tecnologías son la clave para que la liberación controlada de estos nutrientes sea eficaz y duradera.
ICL Specialty Fertilizers dispone de tres productos adecuados a este fin:
Agromaster Start mini 21-21-5+Mg de 2-3 meses de longevidad.
Agromaster Start 23-23-5 y Agromaster Start 25-25-5 de 2-3 meses de longevidad, ambos con el nitrógeno y el fósforo parcialmente encapsulado, para evitar su pérdida y bloqueo en el suelo.
Agromaster Start 21-35-0: indicado para suelos sin problemas de potasio.
En el caso de los fertilizantes de liberación controlada y aplicados de forma localizada tipo Agromaster Start, se pueden reducir las dosis hasta los 50-75 kg/ha. Aplicar estas dosis bajas en siembra permiten mejorar la cantidad de N aplicado al cultivo en zonas vulnerables a nitratos y poder incrementar nuestras unidades fertilizantes de cara a la cobertera, cumpliendo de esta manera con las normas de la Condicionalidad de la PAC.
Compartir: