Al agricultor le bastaría el móvil para abonar
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 04/09/2017
El agricultor mira al cielo para saber qué atenciones dispensar a sus cultivos. Pero eso era antes. Ahora, al menos para abonar, le bastará con mirar su móvil, una vez instalada en él la aplicación desarrollada por estudiantes de Ingeniería con la empresa Fertinagro. ¡No tan rápido! La aplicación todavía es piloto, no está aún disponible. Es un configurador de planes de abono en el que se introducen detalles del tipo de cultivo, suelo y climatología y que calcula de manera automática, en función de esos parámetros, el tipo de fertilizante y la cantidad que necesita dicho cultivo, explica Julia Martín, de Fertinagro.
Janaina María Rodrigues, Ander Gómez y Juan Ignacio García son los estudiantes que han diseñado la aplicación de abonado, respondiendo al reto planteado por la empresa ubicada en Teruel. Cuentan que, utilizando datos del Ministerio de Agricultura de los distintos suelos de España, han introducido información suficiente para que cualquier agricultor, aun desconociendo algún dato de los que pide la aplicación, reciba recomendaciones precisas de las dosis de abono y el momento idóneo para fertilizar sus cultivos.
Sus autores insisten en que la aplicación es muy sencilla e intuitiva. Ander Gómez detalla que el agricultor deberá introducir en ella primero datos generales de localización, cultivo actual y cultivo que hubo en ese mismo suelo el año pasado (para saber qué nutrientes dejaron anteriores plantaciones de cereales u hortícolas) y, después, datos de su parcela, del Ph, de la materia orgánica que contiene....
Julia Martín, que desde el departamento de I+D+i de Fertinagro ha coordinado el trabajo de los ingenieros en ciernes, asegura que esta app, cuya principal novedad es que ha sido pensada para teléfonos móviles, sería muy útil y cómoda para los trabajadores del campo, a los que ahorraría mucho tiempo.
Dada la carga de programación que requería este proyecto, Juan Ignacio García, ingeniero técnico en Diseño con posgrado de Programación en la Universidad de Zaragoza, fue reclutado para este reto junto a los conocimientos en Ingeniería Química de Rodrigues y en Ingeniería Agrónoma de Gómez. De poner en contacto a las empresas con los estudiantes se ocupa el Campus Iberus, que aglutina varias universidades, y en concreto Rafael Continente, satisfecho en este caso porque la herramienta maneja un grupo importante de tipologías de cultivos y está pensada para la eficiencia y el cuidado del medioambiente.
Mientras esta aplicación llega al mercado, Julia Martín la vislumbra en manos del agricultor y con el apoyo de un técnico de Fertinagro para la recopilación de datos. Reconoce que, aunque es un programa piloto, ha sido desarrollado de forma rigurosa y con ilusión por ambas partes. Gracias a Campus Iberus, el aprendizaje circula en dos direcciones: los estudiantes aprenden del trabajo directo con la empresa y en equipo multidisciplinar, como destaca Juan Ignacio García, y los ingenieros de Fertinagro aprenden de ellos ya que son gente joven y formada -dice Martín- que aporta valor y una visión fresca y actualizada a nuestra empresa.
Compartir: