Alcachofa: la joya de la dieta
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 01/06/2017
01/06/2017 03:08La alcachofa es la hortaliza de moda para beneficiar al organismo de propiedades diuréticas y ayudar a bajar esos kilos de más ahora que se acerca el verano. Confitadas, fritas, a la brasa, hervidas... Existe un sinfín de maneras para cocinarlas y no tener que comerlas a disgusto. Aunque algunos sólo se comen la parte blanda de las hojas, en el corazón es donde se encuentra toda la fibra, vitaminas y minerales. "Cualquier dieta equilibrada debe incluir el consumo de verduras frescas", afirma la doctora Laura Pelaz Berdullas, médico especialista en Endocrinología y Nutrición y creadora de la Nutrición Transpersonal Integrativa.
Propiedades medicinales y beneficios internosPara los que sufren de hígado perezoso son las más recomendadas porque, "además de tener que eliminar todo tipo de fármacos, contribuirán a su depuración para metabolizar las ingestas con normalidad". Asimismo, su alto contenido en fibra y su bajo valor calórico propiciarán la disminución del colesterol malo en la sangre.
En el caso de los diabéticos, que deben llevar una alimentación no excesiva en hidratos de carbono y rica en fibra, se trata de una verdura a tener en cuenta porque "estimula menos producción de insulina en el páncreas y favorece el buen control de azúcar en la sangre".
Además, beneficia la digestión de grasas por su contenido de inulina que, según la nutricionista Pelaz, se trata de un tipo de hidrato de carbono complejo que el aparato digestivo no puede procesar o digerir. "Cuando llega al intestino potencia el desarrollo de bacterias intestinales beneficiosas, evita la proliferación de gérmenes putrefactivos, mejora el tránsito intestinal y ayuda a mantener una buena salud en las paredes intestinales", explica.
Está incluida en muchas dietas de adelgazamiento por sus propiedades diuréticas, que contribuyen a la eliminación de exceso de líquidos. Por cada 100 gramos de alcachofas se consumen 50 calorías, 3 gramos de proteína, 10 gramos de carbohidratos complejos y de 5 a 10 gramos de fibra. También son ricas en vitamina A, grupo B y C, potasio, magnesio, calcio y fósforo.
Se puede encontrar en cápsulas como suplemento alimenticio para un efecto diurético o adelgazante, al igual que el diente de león, el boldo y el cardo mariano, que también purifican el hígado. La dietista Pelaz advierte que las propiedades no son las mismas que el alimento completo y no es recomendable su consumo sin la consulta de un profesional, y todavía menos si se trata de un sustituto alimenticio. Los dietistas recomiendan tomarlas hervidas o al vapor y acompañarlas de arroz integral, quinoa o amaranto.
Variedades según la región Blanca de Tudela es la variedad autóctona más reconocida y la única que tiene una Denominación de Origen Protegida (DOP) y una Indicación Geográfica Protegida (IGP): Alcachofa de Tudela (Navarra) y Alcachofa de Benicarló (Castellón).
Ricard Camarena, cocinero valenciano de productos del territorio y galardonado con el Premio Alcachofa de Oro 2017, utiliza la de Benicarló, aunque su huerto se encuentra en Mauella (Valencia). Su consejo es cocerla entera al vapor y pelarla una vez se haya enfriado. En este sentido, se conserva mucho más el sabor amargo que le caracteriza. "Se puede cocinar cruda y marinada como si fuese carpaccio, al vapor, tostada a la brasa... Las más demandadas son las fritas en salsa romesco o salteadas en una emulsión de ajos y panceta ibérica".
Según la agricultora y una de las máximas impulsoras de la Fiesta de la Alcachofa de Oro, María Teresa Traver, Blanca de Tudela es la variedad más producida en las regiones de Murcia, Tudela (Navarra) y Benicarló (Castellón). Reconoce el sabor especial de las de Benicarló por las características del agua en la que se cultivan y la temperatura de la tierra. Sin embargo, Floren Damezain, cocinero de Tudela y considerado el Rey de la las Verduras, las cosecha y recoge en su huerto de Tudela: "Su sabor es profundo y con gusto a regaliz". Las confitadas cocidas en aceite de oliva es el plato estrella de su restaurante.
Todos los especialistas en el cultivo de esta hortaliza repiten a coro que la mejor compra son las que están más prietas, con un agujero en el centro y con el acabado en punta redonda. La mejor época para su recolección es cuando hace frío, de octubre a abril. Es importante arrancar suficientes hojas cuando se hagan hervidas para evitar que las primeras capas salgan duras. Se pueden consumir hasta dos veces por semana en el contexto de una dieta equilibrada.
Compartir: