Arento, el mayor grupo coopertivo de Aragón, obligado a hacer una gran reestructuración
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 03/01/2018
El grupo cooperativo agroalimentario aragonés Arento ha puesto en marcha un amplio proceso de reestructuración para hacer frente a sus "tensiones financieras", causadas por los efectos de una crisis económica que ha ido minando poco a poco sus resultados con la consiguiente caída de ventas, realidad que se suma a las inversiones realizadas, las consecuencias del precio del cereal y de los carburantes y los efectos de la sequía, entre otras razones. El Consejo Rector del grupo, según informaron desde la organización, celebrará mañana una reunión para adoptar el planteamiento que servirá para "reorientar la empresa" y que incluirá, entre otras cosas, una renovación en la dirección y una ampliación de capital que aportarán las cooperativas. Una asamblea general extraordinaria, previsiblemente este mismo mes, deberá dar el visto bueno a las medidas acordadas.
"Durante los últimos años se han elaborado diferentes planes y estrategias para intentar solucionar estos problemas, y aunque en 2016 se logró una reducción de la deuda a corto plazo de 4 millones de euros, estas acciones no han sido suficientes y no se ha conseguido el efecto buscado", apuntaron fuentes de Arento que, conformado por 88 cooperativas con unos 20.000 socios, es el primer grupo cooperativo de Aragón y la octava cooperativa de segundo grado de España por facturación (en 2016 registró 171 millones de euros, un 8% menos que en 2016).
Según explicó a este diario Enrique Arcéiz, que forma parte del Consejo Rector de Arento, el grupo encargó a una consultora un estudio que pudiese "destripar" sus cuentas y sirviese para sacar adelante un plan de viabilidad a corto, medio y largo plazo. Con el informe en la manos, los dirigentes de la organización, que preside Pedro Naudín (que continuará en el cargo), decidieron seguir adelante y llevar a cabo un plan de reestructuración. Las soluciones, añadió Arcéiz, pasan por una reorganización que incluye la renovación del equipo directivo y la aportación de capital por parte de los socios. Luis Navarro Olivares, director general del grupo hasta ahora, será apartado de la gestión pero no despedido (ahora está de vacaciones).
"Hay liquidez"
El representante del Consejo de Arento aseguró que el grupo "no ha dejado de pagar nada" y que "hay liquidez para seguir pagando", pero que habrá que adoptar una estrategia para evitar demoras en pagos y mejorar los resultados, un plan en el que no se descartará dejar alguna actividad o vender lo que no es rentable, si bien en este momento no se sabe "ni qué, ni cómo, ni por qué". Todas las decisiones, en cualquier caso, deberán ser aprobadas en asamblea. "Los socios de Arento somos nosotros, los propietarios de las cooperativas, los que debemos decidir", recalcó Arcéiz.
La organización va hacia un nuevo impulso después de constatar que pese a las acciones adoptadas en los últimos meses para mejorar sus finanzas el crecimiento de todas sus áreas sigue siendo insuficiente. En 2016 Arento había incrementado su volumen de ventas en cereales (un 6,9%), en cereal pienso (un 19,3%), en gasóleo A (3,6%), en fitosanitarios (12,7%), en porcino (8,6%) y en exportación de harina y sémolas (122%). Según se informó en la asamblea ordinaria del 14 de julio pasado, el grupo cooperativo alcanzó un volumen de comercialización de 465.000 toneladas, una "cifra histórica" de ventas en sus principales líneas de negocio, como cereales y carburantes.
"Para las cooperativas base, Arento es necesario y fundamental para su crecimiento y el de la economía rural de la provincia de Aragón y Zaragoza", indicaron desde la organización. Con el nuevo plan, añadieron, "se quiere buscar y reforzar un nuevo compromiso de fidelidad y colaboración entre Arento y las cooperativas, con cercanía, transparencia y con una implicación mucho más directa en el enfoque del grupo cooperativo". El objetivo de la estrategia que se pondrá en marcha, indicaron, "es impulsar una reestructuración financiera dimensionada a las necesidades del grupo Arento y sus cooperativas socias", haciendo hincapié en que para afrontar los retos actuales se contará con un nuevo equipo directivo y "con una mayor presencia de las cooperativas base en la toma de decisiones".
Compartir: