Argentina estudia a los consumidores europeos para venderles más carne vacuna
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 01/12/2017
Más noticias sobre:
Argentina
Buenos aires
Italia
Alemania
Reino unido
Consumidores
Cocina
Supermercados
Buenos Aires, 30 nov (EFE).- Los consumidores europeos tienen un alto conocimiento de la carne de vacuno de Argentina, aprecian su buen sabor, pero la consideran cara, según un estudio presentado hoy y que el país suramericano encomendó para afinar su estrategia de exportación a Europa.
"Tenemos una carne que compite con las mejores y le gana", dijo a Efe el presidente Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), Ulises Forte.
El estudio de mercado, que incluyó entrevistas y grupos de discusión, fue realizado por el IPCVA con la consultora GFK en octubre pasado entre consumidores de Italia, Países Bajos, Alemania y Reino Unido, los principales mercados europeos a los que se exporta carne bovina argentina.
"El estudio es muy bueno porque nos pasamos 50 años discutiendo qué le queremos vender a los europeos pero a los europeos no le preguntamos qué quieren comer", sostuvo Forte.
La investigación incluyó a consumidores finales, importadores, distribuidores, dueños, gerentes y encargados de supermercados, restaurantes de cocina internacional y parrillas, a quienes se indagó sobre la marca "carne argentina".
El estudio revela la gran "notoriedad" de Argentina como productor de carne de bovino, con un nivel de conocimiento de entre el 48 y el 77 %, según el mercado, sólo por detrás de otros productores europeos de carne.
Según el estudio, la carne es un elemento que forma parte del "imaginario estereotípico" de Argentina, junto con los gauchos, la naturaleza, el tango y el fútbol, y es valorada como un producto de calidad y sabroso.
Sin embargo, la consulta deja ver algunas dudas entre los consumidores europeos, como si la carne se congela por las largas distancias entre los mercados o si la cría de ganado es intensiva en Argentina, como en otros países, poniendo un interrogante sobre cuán "natural" es el producto argentino.
Además, los consumidores marcan el "alto precio" de las carnes argentinas y que, más allá de los restaurantes, son difíciles de encontrar o es complejo identificar si los cortes proceden de Argentina.
"La carne de vacuno argentina se asocia a gran sabor, jugosidad, calidad y naturaleza; a pesar de ello también se relaciona negativamente a aspectos como alto precio, poca frescura y dificultad para encontrar", resume el informe.
El estudio también revela que los consumidores europeos creen que preparar un buen bistec requiere de ciertas habilidades, que una carne mal cocinada es una gran decepción y que, por lo tanto, la "expectativa sobre el sabor" puede no cumplirse y la experiencia resultar decepcionante.
Este factor impulsa al consumo en restaurantes y, según el estudio, los consumidores de carne de vacuno "más premium disfrutan probando diferentes tipos de carne y la degustación es más puntera cuando la carne se hacen a la parrilla".
"En este sentido los restaurantes argentinos cuentan entre los más populares, lo cual ayuda a promocionar el conocimiento y la imagen de la carne argentina", destaca el informe.
De acuerdo a la investigación, entre los consumidores europeos de carne vacuna argentina sobresalen los hombres, los mayores de 45 años, los titulados universitarios y los hogares con ingresos medios y altos.
Compartir: