Asaja denuncia «irregularidades» en el precio de la uva durante la vendimia
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 24/08/2017
«Uno puede ser tonto, pero imbécil un año tras otro, no». Así de contundente se expresaba ayer Florencio Rodríguez, secretario general de Asaja en Ciudad Real y vicepresidente de la asociación en Castilla-La Mancha, quien junto a Blanca Corroto, reponsable de Asaja en Toledo, denunció la «indefensión» y las «irregularidades» en los precios que están sufriendo los agricultores de la región durante la vendimia, «que se ven abocados a entregar sus uvas sin conocer el precio, que es variable en función de lo que quiera la industria vitivinícola».
Florencio Rodríguez mostraba así la «preocupación» de los agricultores de cara a la campaña de la vendimia de este año. Una cosecha que, según señaló, se ha adelantado 20 días a las fechas normales debido a las altas temperaturas y, como ya prevía Asaja hace un mes, va a sufrir una reducción de un 30 por ciento con respecto a la de 2016, con «una merma de producción».
No obstante, el vicepresidente regional de Asaja, denunció que el principal problema al que se enfrentan los agricultores es que «hay bodegas que no han puesto el precio de la uva en tablillas y que incluso se están formalizando contratos en base a unos precios que no son firmes ni referenciados». Por eso, insistió, como hacen otros años, en que es necesario que los contratos y el precio de la uva se fijen antes de la vendimia.
Por este motivo, Rodríguez anunció que esta semana se pondrán en contacto con la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) para decirles que «no pueden hacer dejación de funciones y, en base a sus competencias, tienen que actuar como corresponde», ya que, reiteró, «hay contratos que no están siendo del todo correctos».
En segundo lugar, Asaja se va a poner en contacto con la Consejería de Agricultura para informarles de las «posibles irregularidades» que se están produciendo en la región de cara a lo que es el control de la gestión y la trazabilidad. En este sentido, preguntado el Plan de Trazabilidad que iba a llevar a cabo Agricultura, Rodríguez cree que fue una «magnífica» idea del consejero Francisco Martínez Arroyo, pero lo que pide Asaja es que «no se quede en las palabras porque lo que hay que hacer es actuar».
Igualmente, dijo que van a presentar un escrito ante el Tribunal de la Competencia para que haga un análisis de la situación. «No puede ser que haya precios en bodegas de distintas comunidades autónomas que sean los mismos, eso da qué pensar», subrayó.
Llamada de atenciónCon estos tres escritos, insistió Rodríguez, quieren hacer una «llamada de atención» para que las cosas se hagan bien porque «al final se puede estar perjudicando la calidad del vino y puede afectar también a lo que es el precio del vino de aquellos que hacen las cosas bien».
El vicepresidente regional de Asaja quiso dejar claro que «todas las uvas no pueden valer igual». «En la región hemos hecho unos esfuerzos muy importantes en nuestras cooperativas para elaborar vinos de calidad que se tienen que pagar y aquellos que, evidentemente están haciendo ese esfuerzo ven y sienten que no se paga», criticó. En opinión de RodrÍguez, «al final estamos viendo que se paga en algunas denominaciones de origen de esta región igual que la uva de mesa, eso no es apostar por la calidad, esto perjudica claramente a la calidad».
La vendimia empleará este año a 23.000 personas en la región, según CCOOAlrededor de 23.000 personas trabajarán este año en Castilla-La Mancha en la vendimia, a la que dedicarán un total de 400.000 jornadas de trabajo, con diferencias salariales entre provincias de unos 10 euros diarios, según datos de CCOO.
En un comunicado, el secretario regional de CCOO-Industria, Ángel León, precisó ayer que el coste salarial directo de las contrataciones rondan los 20 millones de euros, más los correspondientes impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social. Sin embargo, un año más, viticultores y temporeros afrontan en Castilla-La Mancha la nueva vendimia con diferencias salariales de casi 10 euros diarios entre unas y otras provincias, adviertieron desde el sindicato.
En concreto, Ciudad Real, con más de un tercio del viñedo de la región, es la provincia que requerirá más trabajadores, al menos 10.000, que son unas 175.000 jornadas. La provincia de Albacete empleará a otras 5.000 personas (85.000 jornadas), mientras que en las de Toledo y Cuenca harán falta unos 4.000 temporeros (70.000 jornadas en cada una de ambas provincias).
«Estas cifras ponen de manifiesto el importantísimo impacto laboral de la vendimia en Castilla-La Mancha», subrayó León, quien denunció que «el plan estratégico del sector vitivinícola que diseña el Gobierno regional no lo tiene en cuenta para nada», un olvido por el que también criticó a la patronal agraria Asaja.
Hasta ahora hay cinco convenios provinciales, pese a que «todos coincidimos en que no hay nada que justifique diferentes salarios y condiciones laborales por trabajar en una finca de la provincia de Albacete o trabajar en otra limítrofe de Cuenca o de Ciudad Real», señaló el dirigente sindical, que reclamó un convenio regional del campo para 2018, pues cree que «no es de recibo, ni moral ni legalmente, que tras 20 días de trabajo, la jornadas declaradas sean dos o tres».
Compartir: