Asaja: La agricultura alicantina, en máxima emergencia por 3 años de sequía
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 06/04/2016
La Asociación Jóvenes Agricultores (Asaja) de Alicante ha alertado hoy de la situación de "máxima emergencia", en la que, a su juicio, se halla la agricultura alicantina debida a los "tres años consecutivos de dura sequía" que afronta el sector.
En un comunicado, Asaja de Alicante sostiene que, "de persistir esta situación y no tratarse de un episodio cíclico, las 140.000 hectáreas cultivadas en la provincia de Alicante, de las que el 40,9 % corresponde a cultivos de secano y el 59,1 %, a regadío, se van a ver con serios problemas para sobrevivir de forma inminente".
Los primeros perjudicados serán los cultivos de secano, pues necesitan de las precipitaciones para sobrevivir, según esta asociación.
El proceso de desertización "avanza y no solo nos está afectando en cuanto a una reducción de las precipitaciones, sino que las estaciones no terminan de cuajar en las fechas en que deben hacerlo", ha dicho el presidente de Asaja de Alicante, Eladio Aniorte.
"Este año hemos tenido un otoño y un invierno sin frío y totalmente secos, lo que ha implicado que los árboles no hayan tenido periodo de descanso y se hayan adelantado las floraciones, con los peligros de calidad y calibre de frutos que esto conlleva", una situación que "ha afectado a todos los cultivos, pero, especialmente, a los de secano", según Aniorte.
Asaja de Alicante ha pedido a la Administración que atienda "la situación de emergencia de los agricultores de cultivos de secano, donde las producciones descienden drásticamente año tras año, como en el caso de la uva de vino, que se ha reducido a la mitad, y el del almendro, cuya merma llega a un 80 %".
Según esta asociación, la Generalitat "debe establecer una estrategia específica porque, de seguir así, el 40,9 % de la superficie agraria de la provincia va a desaparecer en muy poco tiempo", con lo que se "destruirá un elemento paisajístico y medioambiental clave".
Al avance de la sequía se une "la falta de agua con la irregularidad de los trasvases, lo que también amenaza a la superficie de regadío", ha advertido la entidad
"No tenemos ninguna garantía en la zona de la Vega Baja de que vayamos a poder regar más allá de los 12,5 hectómetros cúbicos (hm3) aprobados hasta mayo del trasvase Tajo-Segura", ha señalado Aniorte, quien ha opinado que "este desembalse es absolutamente insuficiente" con vistas al verano".
"¿Quién nos garantiza agua suficiente para poder mantener nuestros cultivos en los que resta de año hidrológico?", se ha preguntado el presidente de Asaja de Alicante.
Según un análisis realizado por esta asociación de la situación de los principales cultivos de secano de la provincia de Alicante en 2016, el cereal de las zonas de El Comtat, L'Alcoià y el Alto Vinalopó "se ha visto seriamente perjudicado por la ausencia de precipitaciones durante los últimos años".
"Si hace dos campañas esta zona se enfrentó a una merma de producción de un 70 % respecto a lo que se considera una cosecha normal, en 2016 las expectativas no son muy esperanzadoras y los agricultores de cereal podrían enfrentarse a pérdidas de alrededor del 50 %", según Asaja de Alicante.
En cuanto a la uva de vino, la asociación ha indicado que "los tres años de intensa sequía" que sufre la provincia de Alicante han provocado que la uva tinta de la Marina Alta tuviera en 2015 una reducción de producción del cuarenta al cincuenta por ciento en comparación con una cosecha normal.
"Para 2016 se espera que la ausencia de lluvias durante este invierno también provoque una reducción de producción del 50 %", ha estimado
En la Moscatel se prevén disminuciones de cosecha entorno al 30 %, ha añadido.
Por otra parte, según Asaja de Alicante, la situación del almendro es "aún peor".
En los últimos tres años "se ha perdido entre un 80-90 % de la producción de una de las zonas más representativas de este cultivo en Alicante, Torremendo", ha asegurado.
"Desde hace tres años a esta parte se ha perdido el 60 % de los árboles y los que han quedado no están en buenas condiciones", ha expuesto.
"Las cifras hablan por sí solas: de un millón de kilos de almendra que se produjeron en 2014, se obtuvieron 100.000 kilos el año pasado", según Asaja de Alicante.
La entidad ha manifestado que los agricultores de esta zona afirman que "este año pueden enfrentarse a unas pérdidas de producción del 80 % y que no queda un solo conjunto de parcelas con almendros sanos".
Compartir: