Balance positivo para las empresas participantes en Andalucía Sabor
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 28/09/2017
Más de 2.200 personas han visitado los expositores de aceite y de vino
Desde el aperitivo al postre, la feria ha incluido productos para todos los gustos
Los productos ecológicos despuntan en Andalucía Sabor
Con una cata-maridaje de aceites de oliva puro virgen extra DOP de las sierras de Segura, Mágina y de Cazorla acompañados de trufas de chocolate comenzaban las actividades en el espacio Sabor en Vivo en la tercera y última jornada de Andalucía Sabor, que hoy cerraba sus puertas en Fibes con un balance muy positivo para las empresas participantes, prueba de ello y a modo de ejemplo, las más de 2.200 personas que se han acercado a conocer las 140 referencias de aceite y vino presentes en esta feria.
También hubo tiempo para resaltar las virtudes de la Aceituna Aloreña de Málaga a través de una cata, así como para que volvieran a ser protagonistas la mojama de Barbate y la de Isla Cristina, con un despiece tradicional en directo de un ejemplar de unos 200 kilos de peso para ilustrar parte del proceso.
Los expositores han continuado con su actividad, como en la zona en donde Granada mostraba sus atractivos gastronómicos. Una buena comida comienza siempre con un buen aperitivo, en el que no suelen faltar patatas fritas como las de Peñagallo, empresa que emplea patatas recogidas de diferentes lugares de España según la época y el lugar donde encuentran los mejores productos, utilizando aceite Conde de Benalúa para sus patatas fritas con aceite de oliva.
Además, ofrece en su catálogo patatas paja y patatas fritas con aceite de girasol. Toda su gama de productos está frita en sartén, se condimentan con sal marina del Mar Menor y todas están exentas de gluten, aditivos y conservantes, es decir, tan sólo se trata de patatas, aceite y sal para un resultado de lo más apetecible.
Para quienes tienen prisa en su día a día, Campo Rico llega desde Burguillos ofreciendo sus platos ya elaborados y envasados sin perder un ápice de su calidad y sabor. Destaca además su nueva línea bio, que completa así un catálogo que incluye coliflor, espinacas con garbanzos, pisto, pimientos asados, alcachofas, patatas a lo pobre, escalivada, zanahorias aliñadas, tomate rayado, varias cremas de verduras y próximamente, también brócoli salteado.
Unos productos éstos, pertenecientes a la tan sana dieta mediterránea, que destacan por ser cien por cien naturales, libres de alérgenos, sin azúcar añadido, sin gluten, sin lactosa y aptos para veganos, ideales para una alimentación de lo más saludable.
Desde Villaluenga del Rosario el queso Payoyo hace las delicias de propios y extraños, gracias a una cuidada elaboración a partir de leche que producen los ganaderos de las serranías de Cádiz y Ronda, procedentes de animales que viven al aire libre en los parques naturales de la Sierra de Grazalema, de Los Alcornocales y Sierra de las Nieves.
Este entorno es de vital importancia para la calidad de los quesos de cabra, de oveja o de mezcla, ya que al tratarse de una de las zonas en donde más llueve a lo largo del año, los pastos son de gran calidad. A ello se suma su trabajo con cuajo natural de cabrito y una pasteurización lenta y de gran dedicación; de hecho, según explica Andrés Piña, para un queso semicurado se necesitan unos tres meses y para uno curado entre cuatro y seis meses.
Además de la oveja merina de Grazalema, para su trabajo cuentan con diversas razas de cabras, como la payoya, malagueña, murciana y florida sevillana, cuya leche da lugar a un amplio surtido de productos y especialidades: semicurado y curado de cabra, en manteca, en romero, en pimentón o en salvado de trigo, a los que se suman el queso fresco y los rulos y cremas -de queso de cabra, de oveja y de cabra con azul-.
También el mundo del dulce tiene presencia destacada en Andalucía Sabor. Las Tejas Dulces de Sevilla ofrecen sus variedades de almendra, pistacho, coco, almendra con raspadura de naranja o de limón o almendra con cacao puro
Cuentan que allá por los años 30 una señora, bisabuela de los actuales responsables de la empresa, era una experta repostera que agasajaba a familiares y amigos con un dulce elaborado a partir de una suave pasta de almendra que hacía las delicias de quienes lo probaban.
Tal fue el éxito que todo fue creciendo hasta la actualidad; siguen elaborando sus tejas de manera artesanal, sin maquinaria industrial, hechas a mano una a una, sin conservantes ni colorantes. En la sevillana Plaza de Jesús de la Pasión número 13 (Plaza del Pan) está la venta al público, además del obrador situado en el centro comercial del barrio de Santa Clara, aunque ya están abriendo mercado en puntos gourmet de El Corte Inglés y en Madrid, Las Rozas, Majadahonda, Cataluña, Burgos...
Un dulce que cuenta con numerosas posibilidades: se pueden maridar con queso, mermelada, patés o sobrasada y sirven para acompañar recetas de carne, vino, café, té, licores, yogures o helados. Como novedad, sus nuevos envases son coquetas latas decoradas con el puente de Triana, su propio establecimiento y pájaros, gorriones que son para ellos compañeros a diario, ya que entran en la tienda y siempre son bienvenidos.
En este apartado, Jengis, de Úbeda, elabora galletas de jengibre cien por cien artesanas. Junto a sus habituales dulces con mantequilla y forma de alegre muñeco humano, la empresa acaba de lanzar sus nuevas galletas en las que se sustituye la mantequilla por aceite de oliva virgen extra, en este caso, Castillo de Canena, considerado uno de los mejores del mundo.
Estas jengis verdes tienen forma de hoja de olivo y en sus envases se acompañan de pequeñas bolas de chocolate simulando aceitunas. Un producto que aún no ha salido al mercado y que ha elegido Andalucía Sabor para su presentación en sociedad. Tanto éstas como las tradicionales son galletas elaboradas, cortadas y decoradas a mano, endulzadas con azúcar moreno integral.
Para un picoteo natural, Pulpi Eya propone desde Almería productos libres de conservantes, espesantes o aditivos, aptos para vegetarianos y veganos, debido a que incluso su mousse de morcilla es vegetal, elaborada con cebolla, berenjena, AVOE, especias, harina de trigo, frutos secos y sal. Junto a ella, mousse sabrosa y mousse de tomate forman parte de un catálogo de productos naturales llenos de aromas, sabor y color presentados en frascos de cristal -más limpios-.
Y para quienes tengan ganas de formar a interesados por la gastronomía, el espacio multidisciplinar Gastromentor, en la sevillana calle Resolana, ofrece sus instalaciones a marcas que quieran dar formación a hosteleros sobre sus productos, maridaje e historia.
Compartir: