Bruselas tendrá que presentar una nueva propuesta sobre uso de plaguicidas y disruptores endocrinos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: agronegocios.es, Digital - 05/10/2017
El grupo europarlamentario Socialistas y Demócratas (S & D) ganó este miércoles 4 de octubre una importante batalla por la salud de los ciudadanos europeos, a pesar de la oposición de los eurodiputados conservadores en el Parlamento Europeo y el fuerte lobby de las multinacionales de fitosanitarios.
Se rechazó una propuesta de la Comisión Europea sobre los disruptores endocrinos, que habría excluido ciertos plaguicidas nocivos de la prohibición general de las sustancias perturbadoras del sistema endocrino. Ahora la Comisión tendrá que presentar una nueva propuesta teniendo en cuenta nuestras preocupaciones en materia de salud y medio ambiente.
Los disruptores endocrinos son sustancias que interfieren con las hormonas humanas. Todos estamos expuestos a ellos a diario, a través de productos como el envasado de alimentos, ropa, cosméticos o alimentos. Esta es la razón por la que el Grupo S & D lleva pidiendo desde hace varios años medidas específicas para evitar que estas sustancias causen algún daño.
En julio, la Comisión presentó finalmente una propuesta para establecer criterios científicos para identificar las propiedades de perturbación endocrina. Sin embargo, esta propuesta incluye una derogación * para ciertos plaguicidas potencialmente nocivos.
Esta es la razón por la que los S & D llevaron a una votación parlamentaria para rechazar la propuesta de la Comisión.
La eurodiputada y portavoz de S & D sobre Salud y Medio ambiente, Miriam Dalli, afirmó que "el Parlamento Europeo tiene el derecho de control y tiene el deber de objetar cada vez que la Comisión Europea va más allá del límite de su poder regulador.
Se trata de un caso claro en el que la Comisión Europea excedió el mandato que le había concedido el Parlamento Europeo y el Consejo al modificar la decisión de los colegisladores de introducir una prohibición estricta de los plaguicidas que alteran la función endocrina.
"Esta excepción es simplemente una laguna para apaciguar la industria fitosanitaria, señaló Dalli, quien consideró que es deber de la Unión Europea proteger la salud pública y cuando la búsqueda de beneficios pone en peligro la salud pública, entonces tenemos que ponernos de pie y adoptar una posición fuerte, como lo estamos haciendo".
Por su parte, la portavoz de S & D sobre los disruptores endocrinos, Jytte Guteland, señaló que el Parlamento Europeo ha defendido la salud de las personas y el medio ambiente.
Para Guteland, la propuesta de la Comisión no garantizaba una protección suficiente de estos productos químicos y no era jurídicamente sólida. El Parlamento Europeo y el Consejo ya han decidido claramente prohibir todos los disruptores endocrinos.
La Comisión sólo estaba obligada a establecer criterios científicos para identificar las sustancias que alteran el sistema endocrino, nada más. En cambio, decidió incluir una excepción para ciertas sustancias, creando así una gran laguna en la legislación. Ahora la Comisión tendrá que presentar una propuesta sin esta excepción.
"Para abordar adecuadamente todos los problemas de salud relacionados con las sustancias perturbadoras del sistema endocrino es de suma importancia que establezcamos criterios horizontales para identificar los desreguladores endocrinos, de manera que éstos puedan aplicarse a todos los sectores y no sólo a los plaguicidas y biocidas. De lo contrario, la salud de nuestros ciudadanos sólo será parcialmente protegida. Esperamos que la Comisión lo entienda y actúe sin demora".
Según este grupo parlamentario, la excepción propuesta significaría esencialmente que una sustancia que trabaja deliberadamente en un organismo objetivo (un insecto considerado como una plaga) a través del sistema endocrino no está realmente destinada a ser clasificada como una sustancia perturbadora de la endocrina con respecto a los organismos no objetivo ( todos los demás insectos que no son el objetivo del plaguicida, pero que se verán afectados por el mismo, ya que se encuentran en el mismo entorno).
En la práctica, la propuesta de la Comisión significa que los seres vivos pertenecientes al mismo grupo de clasificación (denominado filo taxonómico, en este caso los "artrópodos") como insectos dirigidos (considerados plagas), que pueden ser afectados por disruptores endocrinos porque poseen efectos hormonales, se clasificarían en este caso como organismos no objetivo, por lo que las sustancias utilizadas no serían consideradas como perjudiciales para el sistema endocrino.
Por lo tanto, el pesticida usado mataría tanto a los insectos diana, como a los insector no objetivo a través de sus sistemas endocrinos.
Compartir: