Cepas antiguas, enoturismo moderno
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 19/07/2017
Uno de los proyectos más desconocidos de Abadía Retuerta, de Sardón de Duero, en Valladolid, es la recuperación de variedades prefiloxéricas, con las que tras 12 años de investigación elaborarán un vino "único", según explica su director general, Enrique Valero. "Parte de nuestro ADN es ser innovadores, investigar, buscar cosas nuevas", señala el directivo de esta bodega, propiedad de la farmacéutica de origen suizo Novartis.
Recuerda que hace más de una década encontraron una misteriosa cepa en una parcela abandonada, que ha demostrado ser de época prefiloxérica, es decir, superviviente a la epidemia que arrasó los viñedos europeos hace más de un siglo.
"Hemos tenido que estudiar y analizar los clones para ver qué variedad era con la colaboración de expertos de universidades, laboratorios y de los viveros Vitis Navarra", explica Valero. "Queríamos descubrir su calidad y autenticidad".
Con el tiempo, Abadía Retuerta comenzó a realizar las tareas de multiplicación del material vegetal en viveros y, más tarde, introdujeron las plantas madre en terrenos de Abadía Retuerta, un proyecto que pronto dará resultados: un vino singular.
"Tenemos la añada de 2016 metida en barrica", y decidirán en septiembre u octubre si sacan al mercado, en 2018 o 2019, este vino, que será "el tempranillo más autóctono y auténtico, y con la mayor personalidad Abadía Retuerta".
Según afirma Valero, "lo bonito de este proyecto es que demuestra que el vino es patrimonio, cultura, paisaje... y también tiempo". En este sentido, esperarán lo que sea necesario para que la futura y singular referencia responda a los altos estándares de "calidad y autenticidad" que se marca Abadía Retuerta en España.
Han bautizado a este clon como "Abadía Retuerta 1146", el año de la fundación de la abadía premonstratense que preside la finca.
Por otra parte, Valero remarca la positiva evolución del enoturismo, una de las grandes bazas con las que cuenta este grupo, que suma bodega, hotel de lujo y un club privado en Madrid, entre otros activos. Este año recibirán 6.500 visitas, un 60% de ellas son extranjeros que buscan un tipo de turismo personalizado y exclusivo, precisa.
"Apostamos por un enoturismo de calidad, a medida", interesado en conocer el patrimonio del lugar, tanto el hotel Abadía Retuerta LeDomaine -ubicado en el monasterio y rodeado de viñedos-, que incluye un restaurante con renovada estrella Michelín, bajo la dirección gastronómica del chef Marc Segarra.
Entre los atractivos de la zona, apunta las encinas de más de 350 años que muestran al enoturista, los 65.000 pinos con los que han reforestado la zona, las lagunas de agua para los animales, la limpieza de montes con cabras y los paseos a caballo o en bicicleta, que se suman a la oferta gastronómica, hotelera y al "spa", donde un terapeuta realiza tratamientos especializados con vino.
"Añadimos valor a todo lo que hacemos en España; apostamos por la historia, la naturaleza, la excelencia, las actividades diferenciales", y, así, "Abadía Retuerta está en la vía de ser un referente a nivel internacional, para atraer un público de alto nivel".
Compartir: