COAG-A pide al Gobierno cautela ante la posible entrada de algodón transgénico
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 05/05/2017
La organización agraria COAG Andalucía ha escrito una carta al delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, en la que le comunica que ha tenido conocimiento de que en los próximos días llegará al puerto del Algeciras (Cádiz) un barco procedente de Argentina con semillas de algodón transgénico.
SEVILLA, 4 (EUROPA PRESS)
Esta organización ha explicado en una nota que, si bien en Argentina hay cuatro variedades aprobadas, sólo una de ellas está autorizada para su entrada en la Unión Europea (UE) con destino a alimentación animal. Las restantes pueden emplearse exclusivamente para la obtención de aceite.
"No hay información sobre el uso que se dará a estas semillas, por lo que es imprescindible garantizar que el material que entra en nuestro territorio cumple con la legislación correspondiente y, además, descartar cualquier posible contaminación, que supondría un serio varapalo para un sector que lleva años trabajando de forma conjunta para mejorar su calidad", ha subrayado.
Además, ha puntado que en el país de origen de estas semillas, la plaga del picudo del algodonero, Anthonomus grandis, ha tenido un avance "incontrolado" desde su entrada procedente de Brasil. En la última campaña 2016, su importancia ha sido tan relevante que se ha producido una drástica reducción de la superficie sembrada, según datos del Ministro de Producción de Chaco, principal región productora de este país sudamericano. Esta plaga se expande sobre todo en situación de altas temperaturas y humedad, pero también presenta un alto grado de colonización en regiones semiáridas, por lo que el riesgo es muy elevado.
Por ello, y dado que no se conoce el fin con el que se importan estas semillas (alimentación animal, aceite, etc.), COAG-A ha solicitado que se retenga el material hasta que se verifique la ausencia del citado coleóptero, pues "los daños fitosanitarios y para el sector serían irreversibles".
COAG-A recuerda que en Andalucía se produce un algodón no transgénico y que el sector, altamente estructurado y tecnificado, trabaja de forma conjunta desde hace años con el objeto de avanzar en la sostenibilidad del cultivo, mejorar la calidad de las producciones y obtener un mayor valor añadido como consecuencia de la adaptación de éstas a las demandas de la sociedad.
A este respecto, la organización de agraria ha mencionado que la asunción de los métodos de Producción Integrada por parte de los algodoneros se ha traducido en la supresión del uso de plástico, reducción del 40 por ciento de los fertilizantes, la eliminación del 42 por ciento de los tratamientos fitosanitarios, un ahorro del 30 por ciento en el uso del agua y la sustitución de la aportación de fertilizantes por el abonado en verde, todo en aras de asegurar un control más sostenible e integrado del cultivo.
La petición al delegado también se ha remitido a los representantes de Sanidad Vegetal de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, para que en la medida de sus competencias activen los protocolos que estimen oportunos, y se va a trasladar a los representantes del Ministerio de Agricultura, dado que nos consta que entrarán otros cargamentos en los próximos meses por los puertos de Santander y Tarragona.
SITUACION DEL SECTOR DEL ALGODON
España y Grecia son los mayores productores de algodón en la Unión Europea, cuya producción, sin embargo, no alcanza el dos por ciento del total mundial. Andalucía cuenta actualmente con una superficie de algo más de 60.000 hectáreas, una producción de unas 150.000 toneladas y casi 6.500 explotaciones. El cultivo del algodón genera más de un millón de jornales.
El algodón modificado genéticamente no resulta rentable, porque exige mayor gasto en insumos y semillas, ya que sigue siendo necesario aplicar productos fitosanitarios (necesidad que se incrementa con el tiempo, porque la resistencia a las plagas se hace mayor en las sucesivas campañas) y el rendimiento no ofrece diferencia significativa con respecto a las variedades convencionales. Además, los transgénicos pueden combatir algunas plagas, pero potencian otras secundarias. Todo ello, sin mencionar las posibles consecuencias para la salud y el medio ambiente.
El futuro del algodón pasa necesariamente por el mantenimiento de los apoyos públicos a la actividad productiva y por seguir avanzando hacia la calidad y el respeto al medioambiente que demandan los mercados y consumidores más exigentes.
Compartir: