Collado: Hay que mejorar la internacionalización de los elaborados cárnicos porque generan mayor valor añadido
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 03/04/2018
Josep Collado pilota la nueva Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (Fecic), una organización que salta de su tradicional ámbito territorial catalán para expandir su modelo asociativo por toda España. Collado reconoce el "poder tractor" de las exportaciones de porcino en el crecimiento del sector, aunque advierte de que la alta concentración de nuestras ventas en China "suponen un riesgo", a la vez que pide un impulso a la internacionalización de los elaborados cárnicos, "los que generan mayor valor añadido". Descárguese gratis elEconomista Agro
¿Qué nivel de representación tienen en el sector?
Actualmente, Fecic cuenta con más de 200 empresas asociadas, que representan el 44% de la producción de elaborados cárnicos en España, con más de 600.000 toneladas, y concentra el 56% de las ventas de las 20 mayores empresas cárnicas, lo que equivale a una facturación anual conjunta de 6.470 millones de euros. En los datos de la especie porcina, concentra el 46% de la industria y el 62% de las exportaciones de carne de cerdo.
¿No cree que ahora hay demasiadas voces en el mismo sector?
Efectivamente, en la actualidad existen cuatro asociaciones de ámbito estatal que representan los intereses de las empresas cárnicas, aparte de diversos consorcios de exportación, y de las respectivas organizaciones interprofesionales. Es por ello que desde Fecic siempre hemos entendido la necesidad de disponer de una Confederación estatal que aglutine este modelo asociativo y que genere una voz y posicionamiento sectorial único ante la Administración, organizaciones y estamentos. Lamentablemente esta opinión no es compartida por las demás asociaciones cárnicas y la reciente disolución de Confecarne es un claro ejemplo de ello, constatando el interés de las demás asociaciones de que cada uno vaya por su cuenta.
La inestabilidad en Cataluña continúa. ¿Cómo están viviendo los socios la situación?
Actualmente Fecic tiene empresas asociadas de todo el territorio español, si bien, por cuestiones históricas, la mayoría aún se circunscriben al ámbito catalán. En cualquier caso, la situación convulsa de la política en Cataluña es un factor negativo para el desarrollo, crecimiento y proyección de las empresas del sector.
La inestabilidad política, junto con los riesgos de inseguridad jurídica que se dieron en el último trimestre del año pasado, han menguado y aún, a día de hoy, queda un sustrato adverso que no contribuye a disponer de un óptimo contexto para el desarrollo económico de las empresas. Confiamos que, tras las recientes elecciones, todos estos aspectos se orienten de manera positiva en favor de la economía, la estabilidad política y la seguridad jurídica.
¿Qué valoración hace de las exportaciones del sector cárnico en 2017?
El sector porcino está teniendo un papel de alta relevancia en los mercados internacionales, presentando un crecimiento sostenido de 18% anual en los últimos tres años. Esta alta internacionalización está jugando un papel tractor sobre el crecimiento del sector, a la vez que supone también un riesgo por la alta concentración de nuestro comercio exterior con China. Posiblemente ahora, en época de bonanza, sería oportuno activar una estrategia de diversificación de mercados para no quedar expuestos a una hipotética burbuja del mercado.
Como reto a llevar a cabo debemos incidir, junto con la Administración, sobre la mejora de la internacionalización de los elaborados cárnicos, ya que el buen trabajo realizado hasta la fecha ha influido favorablemente en el segmento de las carnes, en detrimento de los productos cárnicos transformados, que generan un mayor valor añadido. Paralelamente, también hay que abordar los retos de otras especies animales como las del sector del vacuno de carne, pero con objetivos y estrategias diferentes de las llevadas a cabo en el sector porcino.
Han entrado en CEOE, pero no en Fiab. ¿Cómo lo valoran?
Fecic desde el año 1986, hace más de 30 años, ha venido participando activamente de la vida asociativa de FIAB, a través de la Confederación que ha aglutinado la representación del sector cárnico español. Tras la disolución unilateral de Confecarne, cada asociación solicitó continuar formando parte de FIAB, pero ya de manera individual. FIAB decidió que lo mejor era dejar a nuestra Federación y a sus 200 empresas fuera de su ámbito asociativo, ante lo cual modificamos nuestro planteamiento y nos integramos directamente en la CEOE, formando ya parte de su Junta Directiva.
¿Seguirán intentándolo?
En estos momentos la integración en la CEOE nos presenta amplias ventajas asociativas, que hemos complementado con la apertura de una oficina en Madrid para estar más próximos a la Administración General de Estado. Asimismo, nuestro reconocimiento como miembros de pleno derecho en la Asociación Europea de Industrias Cárnicas, junto con la apertura de una oficina en Bruselas, que nos permite una interlocución directa con la Administración de la UE, nos da ya una plena participación en todos los ámbitos que pueden incidir en la gestión de los intereses de las empresas cárnicas españolas. Nuestra incorporación también en la Organización Mundial de la Carne (IMS) cierra el círculo a una representatividad de ámbito transnacional de amplio recorrido. En resumen, la decisión de FIAB de no aceptarnos como miembros de esa Federación ha hecho replantearnos nuestro modelo asociativo a las organizaciones de ámbito superior, que en la actualidad ya culminan nuestras expectativas, motivo por el cual no vemos la necesidad ahora de cambiar de modelo.
Hablando de representación. En Bruselas también abrirán oficinas ¿con qué objetivo?
Desde comienzos de este año ya disponemos de una oficina en Bruselas, con una persona trabajando para los intereses de las empresas cárnicas españolas miembros de Fecic. La finalidad es que si bien la pertinencia a la Asociación Europea de Industrias Cárnicas (CLITRAVI) es importante, hoy en día una Europa a 28 países hace muy compleja la consecución de acuerdos unánimes y estos, a menudo, no coinciden con los intereses particulares de nuestras empresas. Es por ello que es cada vez más necesaria una herramienta de gestión e interlocución directa con la propia Administración de la UE y con el Parlamento Europeo.
¿Cuáles son las principales demandas del sector al Ministerio?
Más que al Ministerio, deberíamos hablar de la Administración General de Estado, ya que por las propias características de nuestro sector tenemos las competencias diseminadas en diversos ministerios. Así, debemos afrontar la digitalización de nuestra actividad, por lo que sería necesario desarrollar la Agenda Digital de la Industria 4.0 orientada a la industria cárnica. También, la seguridad alimentaria de nuestras producciones, en buena parte dependiente de los controles oficiales que ejerce la Administración, es un campo de permanente actualización que hay que abordar constantemente.
La sanidad animal es incuestionablemente un factor de alta competitividad, si queremos mantener nuestros mercados internacionales plenamente accesibles. También, la apertura de mercados internacionales depende, en buena parte, de la acción exterior de nuestra Administración. Con estos cuatro elementos hemos podido constatar la dispersión competencial existente ya entre la propia Administración del Estado, motivo por el cual se debería plantear un organismo de coordinación, como podría ser el Ministerio de la Presidencia, para dar cobertura a las necesidades integrales del cuarto sector industrial de España.
Las campañas de firmas contra la instalación de granjas porcinas alegando daños medioambientales son cada vez más frecuentes. ¿Está en peligro el crecimiento del sector?
El sector cárnico en general, y el porcino en particular, siempre ha estado sujeto a presiones de grupos sociales de diversa índole: animalistas, ecologistas, veganos, etc, que por cuestiones diferentes han cuestionado sus actividades. El sector cárnico presenta algunas características que deberíamos remarcar: son empresas de capital autóctono, en la inmensa mayoría de propiedad familiar, sus actividades económicas fijan la población en el territorio y bajo ese concepto distribuyen la renta en el ámbito rural, por lo que el valor de esta actividad empresarial, desde el inicio en la producción de los cereales, hasta la exportaciones de elaborados cárnicos, genera amplia actividad económica en el mundo rural. Para continuar aumentando esta generación de riqueza en el territorio, el sector debe continuar creciendo, y es por ello que la producción primaria también debe hacerlo, eso sí, cumpliendo las más estrictas normas medioambientales, de bienestar y de sanidad animal.
¿Cuáles son las principales líneas estratégicas de Fecic en materia de internacionalización e I+D?
Son diversas las líneas que está materializando Fecic en estos ámbitos, pero también en otros que comportan una mejora competitiva en el sector como ha sido el desarrollo único en el sector cárnico español de la Formación Profesional en Dualidad, habiendo incidido ya en 500 alumnos con un grado de inserción laboral del 96%. En materia de internacionalización, se ha desarrollado un proyecto estratégico sectorial para complementar los programas de promoción y comunicación que ya llevan a cabo las organizaciones interprofesionales. Respecto a temas de I+D, se están desarrollado sistemas de mejora en materia de Bienestar Animal, que inciden desde la granja al transporte y al sacrificio en matadero, que contribuyen a la mejora de la calidad de la carne, a la vez que satisfacen la demanda social en esta cuestión.
También, en materia de Seguridad Alimentaria se está impulsando un Plan de Control de Residuos y Antibióticos en Carnes, junto con un Plan para la mejora de la prevalencia de Salmonela. En mejora de la calidad nutricional, FECIC se ha implicado en el proyecto para la reducción de sal, grasa y azúcares en productos elaborados.
Compartir: