Controlar hasta la clorofila del pasto de las ovejas vía satélite
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 02/01/2018
Ovejas pastan en uno de los terrenos controlados por satélite de la cooperativa EA Group. JOSÉ VICENTE ARNELAS0 comentariosComentarEl grupo ganadero español EA Group se sirve de la imagen espacial para supervisar y gestionar el estado de sus pastos y mejorar la productividad de su ganado
La precisión es una cuestión fundamental en la alimentación de los animales destinados al consumo humano. Y también en el consumo extensivo. Tradicionalmente, las decisiones en esta materia se tomaban basándose en el criterio del propio ganadero, pero el control por satélite también ha llegado para digitalizar un campo tan tradicional como este.
«La imagen satelital se emplea para saber el estado de la comida de los rumiantes en el campo a lo largo del año. Hablamos de hierba verde, fundamentalmente en primavera y otoño, además de pasto seco en el resto de épocas, como siembras y rastrojeras», explica Miguel Cortés Tamayo, veterinario técnico de proyectos de EA Group.
Primero, se descompone la imagen recibida del satélite a través de modelos estadísticos en tareas de predicción, para saber qué producción vegetal tiene una finca en cada una de sus cercas de pastoreo. «Recibimos la fotografía cada dos semanas, pero estamos trabajando en elegir otro satélite que preste el mismo servicio con una periodicidad de tres días», añade Miguel, que utiliza el ejemplo de la baraja de cartas para detallar cómo se traducen los innumerables datos y se procesan las imágenes multiespectrales que aporta el satélite.
Cada una de esas cartas da un tipo de dato. Cada imagen que llega viene con toda la baraja completa. «Nos ocupamos de buscar las cartas que necesitas y combinarlas para que viertan la información adecuada y puedas saber si la cerca en la que el ganadero va a soltar su lote de ganado tiene comida suficiente en cantidad y calidad para los animales», detalla el técnico de EA Group.
A lo largo de los años, se ha ido cortando sucesivamente la vegetación, cerca a cerca, y asociando su volumen a la información numérica que se extrae de la imagen del satélite. De tal manera que se determina la cantidad de materia seca, el nivel de clorofila, la proporción de suelo con cubierta vegetal y el equilibrio entre hoja ancha (leguminosas) y hoja estrecha. Todo eso sin necesidad de ir a la finca o acudir a la cerca.
Mejorar la producciónEA Group además de producir la leche, también la comercializa con distintas líneas de innovación. Una de ellas se centra en la genética, vía mejora de la fertilidad de reproductores. También trabajan para optimizar la sanidad de ovejas y corderos con la prioridad puesta en la prevención: se ensaya el uso de aditivos naturales y extractos de plantas. Asimismo, investigan para prolongar la conservación de la carne fresca en condiciones microbiológica y organolépticamente perfectas.
También se predice la calidad del pasto: materia orgánica, proteína bruta o fibra bruta. Cada oveja tiene unos requerimientos nutricionales diferentes. A petición del ganadero, el servicio de gestión de los pastos vía satélite permite saber qué cercas de pastoreo son más rentables para alimentar el lote de animales y durante cuántos días deben permanecer pastoreando.
Lo que se busca con la herramienta informática desarrollada por EA Group es juntar animales con campo y comprobar si con los recursos naturales, el ganado ovino tiene sus necesidades de alimentación cubiertas para que produzcan lo que se les pide, como dar leche, producir corderos o que se cubran por un macho.
«Si las cercas elegidas no aportan esas necesidades, a los ganaderos socios se les recomienda suplementar algo más su alimentación, por ejemplo, en los meses de verano o meses en los que haya poca cantidad de pasto. Pues no sólo se puede saber lo que tienes que echar, sino también en qué cantidad le deberías echar», subraya Beatriz Agudo, responsable del Departamento I+D+i del grupo cooperativo. Así, se les indica a qué tipos de suplementación alimenticia y qué cantidad deben recurrir, como piensos compuestos, granos de cereal, pacas de heno, etc.
La cuestión de fondo es que ampliar el margen de beneficio de los ganaderos a partir de lograr un mejor precio de venta de los corderos es muy difícil. Resta solo intentar rentabilizar más la producción y la mejor manera es optimizar lo que a ellos más les cuesta: la alimentación del ganado. «En función de cómo venga el año meteorológico, este coste supone entre el 50% y 70% del gasto total de una explotación de ovino en extensivo», calcula Miguel. El objetivo final del proyecto es que los ganaderos reduzcan los gastos en alimentación con los mismos recursos.
Más de 1.500 socios ganaderos de EA Group se reparten entre Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha, con más de 800.000 ovejas reproductoras y venden al año unos 450.000 animales vivos y 220.000 en canal o en diferentes presentaciones. Detrás de las grandes cifras, está el mayor grupo cooperativo de ovino de carne de Europa.
Compartir: