DAM ofrece transformar la paja del arroz en abono para evitar su quema
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 25/05/2017
25 may. 2017 07:42 Arrozales de la Albufera. JOSÉ CUÉLLAR0ComentarPlantea a Medio Ambiente tratar hasta 10.000 toneladas en su planta de Carcaixent
El debate se reabre año tras año cuando se aproxima el otoño y las máquinas cosechadoras ya trabajan a pleno rendimiento en los campos de arroz de la Albufera. La paja, los desechos de este cultivo, plantean problemas desde hace décadas. Su acumulación en los campos en plena temporada de lluvias deteriora, en algunos casos, la calidad del agua del lago y alimenta las plagas de hongos, de modo que los agricultores se han decantado tradicionalmente por quemar los rastrojos. La Unión Europea y la Conselleria de Medio Ambiente tratan de evitar esta práctica (o al menos reducir su impacto), dados los problemas medioambientales respiratorios que generan las columnas de humo en el entorno de Valencia y su área metropolitana.
Una comisión técnica auspiciada por la Administración autonómica trata de hallar, desde el inicio de la legislatura, una alternativa al fuego que compatibilice los intereses ambientales y los agrícolas. Pero no está resultando una tarea sencilla. Hasta la fecha se han evaluado numerosos proyectos de uso para la paja del arroz, aunque el último en llegar a manos del Gobierno valenciano es, quizás, el que suscita mayores expectativas. Entre otras cuestiones porque permitiría resolver de un plumazo buena parte de este problema.
La propuesta parte de Depuración de Aguas del Mediterráneo (DAM), una compañía autóctona especializada en el tratamiento de aguas residuales y la economía circular, que estaría dispuesta a aprovechar gran parte de los desechos que genera este cultivo para crear compost para el campo. Este grupo empresarial ya dispone de una planta de compostaje en la población valenciana de Carcaixent, en la que se mezclan los lodos resultantes de los procesos de depuración con otros restos de poda para dar lugar así al abono orgánico. El plan, a priori, es simple. La sustitución de estos despojos vegetales por paja de la Albufera elevaría aún más si cabe la calidad del compost, al tiempo que mejoraría las propiedades físicas y químicas del suelo, según indicaron las fuentes consultadas por este diario.
El cultivo del arroz en el Parque Natural de la Albufera genera alrededor 50.000 toneladas de desechos vegetales al año, si bien no es necesario que ardan todas. En la mayoría de los casos, la paja no supone un problema para la actividad agrícola y la biodiversidad del lago. De hecho, se aprovecha como abono natural. Sólo se autoriza la quema de rastrojos en aquellos «tancats» (arrozales ganados al lago) en los que la descomposición de la materia orgánica pudiera representar un problema mayor. Según las fuentes consultadas, se quema un 20% del total, alrededor de 10.000 toneladas de paja, que la planta de DAM en Carcaixent podría asumir de forma prácticamente íntegra.
Los contactos entre la compañía valenciana y Medio Ambiente arrancaron el pasado martes, por lo que todavía es pronto para aventurar si fructificarán en un convenio de colaboración. Tampoco se ha resuelto el principal escollo, que es el coste de la recogida y transporte de los desechos. A favor de este proyecto juega, en esta ocasión, la relativa proximidad entre los campos de arroz y la factoría de compostaje, que se encuentran a una distancia aproximada de 30 kilómetros, lo que reduce sensiblemente su coste logístico.
En cualquier caso, el Gobierno valenciano está decidido a implementar acciones alternativas a la quema antes de elaborar la orden de este año. Se barajan distintas alternativas, desde su uso para construir fallas a los envases alimentarios.
Compartir: