Desarrollan un modelo para predecir los brotes de enfermedades zoonóticas
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 13/06/2016
Un equipo de investigadores dirigido por el 'University College of London' (UCL), en Reino Unido, ha desarrollado un modelo que predice brotes de enfermedades zoonóticas --las originarias de ganado o animales silvestres, como los virus ébola y Zika-- basándose en los cambios del clima, el crecimiento demográfico y el uso de la tierra.
"Este modelo es una mejora importante en nuestra comprensión de la propagación de enfermedades de los animales a las personas. Esperamos que se pueda utilizar para ayudar a las comunidades a prepararse y responder a los brotes de patologías, así como tomar decisiones acerca de los factores de cambio ambientales que pueden estar dentro de su control", dice la autora principal, la profesora Kate Jones, de Genética, Evolución y Medio Ambiente de UCL.
Más del 60 por ciento de las enfermedades infecciosas emergentes son zoonóticas y aunque Ébola y Zika se conocen bien, hay muchas otras patologías, incluyendo la fiebre del Valle del Rift y la fiebre de Lassa, que afectan a miles de personas y se prevé que se extiendan con factores ambientales cambiantes.
"Nuestro modelo puede ayudar a los gestores a evaluar el posible impacto de cualquier intervención o cambio en las políticas gubernamentales nacionales o internacionales, como la conversión de pastizales a tierras agrícolas, en la transmisión zoonótica. Es importante destacar que el modelo también tiene el potencial de mirar el impacto del cambio global en muchas enfermedades a la vez, para entender las compensaciones que los gestores pueden tener que hacer", añade Jones.
El estudio, cuyos detalles se explican en un artículo publicado este viernes en 'Methods in Ecology and Evolution', probó el nuevo modelo con la fiebre de Lassa. La fiebre de Lassa es endémica en África occidental y es causada por el virus de Lassa que pasa a desde las ratas a las personas. El modelo predice que el número de personas con la enfermedad se duplicará de 195.125 a 406.725 en 2070 a causa del cambio climático y una creciente población humana.
Al igual que el virus de Ébola, el virus de Lassa provoca fiebre hemorrágica y puede ser fatal. No está claro cuántas personas se infectan por la fiebre de Lassa cada año, ya que muchas no tienen síntomas graves y las que la sufren a menudo son mal diagnosticadas con malaria. Por ello, las estimaciones actuales oscilan entre 100.000 y un millón.
SE CALCULA EL RIESGO DE CONTACTO CON ANIMALES PORTADORES
"Nuestro nuevo enfoque predice con éxito los brotes de enfermedades individuales al emparejar los cambios en la distribución del huésped a medida que cambia el entorno con la mecánica de cómo esa enfermedad se transmite de animales a las personas, que no se ha hecho antes. Esto nos permite calcular la frecuencia con la que las personas son susceptibles de entrar en contacto con animales portadores de la enfermedad y el riesgo de que el virus se extienda", señala el primer autor, David Redding, de Genética, Evolución y Medio Ambiente en UCL.
"Junto al incremento de la población, los futuros cambios esperados en los patrones climáticos impulsarán una expansión de las áreas de África occidental consideradas de alto riesgo, especialmente las regiones más occidentales de todo Senegal y Guinea, la costa de Costa de Marfil y Ghana, y en el centro de Nigeria", agrega este investigador.
El equipo utilizó la ubicación de los 408 conocidos brotes de fiebre de Lassa en África Occidental entre 1967 a 2012 y los cambios en el uso del suelo y rendimiento de los cultivos, la temperatura y las precipitaciones, así como el comportamiento y el acceso a la asistencia sanitaria. También identificaron las subespecies de la rata de múltiples mamas ('Mastomys natalensis') que transmite el virus de Lassa a los seres humanos para mapear su ubicación frente a factores ecológicos.
El modelo fue desarrollado utilizando esta información junto con las previsiones del cambio climático, la densidad de población futura y el cambio de uso del suelo. El enfoque ya ha tenido éxito al predecir los patrones actuales de la enfermedad de la fiebre de Lassa.
Los investigadores dicen que el modelo podría refinarse para considerar la transmisión de enfermedades zoonóticas dentro de las poblaciones humanas, incluyendo el impacto de la infraestructura de los viajes, tasas de contacto , humano a humano y la pobreza, algo que habría sido de gran uso en los recientes brotes de ébola y Zika.
Compartir: