Detectan pollos con altos niveles de superbacterias resistentes a los antibióticos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: lavozdealmeria.es, Digital - 16/01/2018
Los pollos que están en venta en muchos supermercados de Gran Bretaña están presentando altos niveles de superbacterias resistentes a algunos de los antibióticos más fuertes, según una nueva investigación del gobierno.
Los resultados preocupan a las autoridades porque la resistencia a los antibióticos en el ganado puede afectar directamente la resistencia en humanos y provocar que los medicamentos que tomamos habitualmente para combatir enfermedades graves sean ineficaces.
La Food Standards Agency tomó una gran muestra de pollos enteros frescos de minoristas y advirtió "un aumento significativo" en los últimos 10 años en casos de campylobacter, un patógeno dañino que es resistente a antibióticos clave como la ciprofloxacina.
"Este estudio evidencia de que el campylobacter AMR [resistente a los microbios] se puede encontrar en pollos frescos enteros que se venden al por menor en el Reino Unido. Por lo tanto, es importante manipular el pollo extremando la higiene y cocinarlo bien para reducir el riesgo para la salud pública", señalan desde la agencia alimentaria que ha llevado a cabo la investigación.
En declaraciones a The Guardian, Cóilín Nunan, asesor científico de Alliance for Save Our Antibiotics, critica que después de las repetidas advertencias, estas prácticas sigan sucediendo: "Es escandaloso que [las reglas del gobierno] aún permitan que las aves de corral sean medicadas en masa con antibióticos fluoroquinolónicos. Hace 20 años, un informe de la Cámara de los Lores decía que esto debería detenerse. Incluso Estados Unidos prohibió la práctica hace más de 10 años ante la fuerza de la evidencia científica. Entonces, ¿por qué las autoridades británicas y europeas todavía se niegan a tomar medidas?", se pregunta.
Los esfuerzos de organizaciones como la OMS para reducir el uso de antibióticos en las granjas tardan en surtir efecto y el problema crece. Los agricultores se resisten a aceptar estas restricciones que supondrían, en la mayoría de los casos, sacrificar a los animales infectados, con las pérdidas que eso generaría para el sector.
Compartir: