Dos tintos de Cariñena con muchos quilates
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 28/04/2017
Nada menos que tres medallas de oro se ha traído en las últimas semanas la Bodega Dominio de Longaz en dos concursos muy prestigiosos. En el ámbito nacional, el Bacchus 2017 que organiza anualmente la Unión de Catadores ha otorgado sendas medallas de oro al Crianza 2010 y al Longus 2010. Este último también ha sido merecedor del metal dorado en la reciente edición del Berliner Wein Trophy. Tres importantes galardones que se suman a otros conseguidos en los últimos diez meses. Por ejemplo, en febrero, el Longaz Garnacha 2014 también obtuvo su medalla, en este caso de plata, en el concurso Garnachas del Mundo.
Desde que comenzó su andadura en 2004, el Berliner Wein Trophy se ha convertido en la cata internacional de vinos más grande e importante del país. En la edición de este año, participaron más de 10.000 vinos.
En cuanto al Bacchus, es la gran cita española con el mundo del vino y que reúne en cada edición a un gran número de profesionales de primer nivel. De los tres vinos premiados con medalla de oro en el certamen pertenecientes a la D. O. Cariñena, dos son los de la Bodega Dominio de Longaz. El otro es el Monasterio de las Viñas Reserva 2012, de Grandes Vinos y Viñedos.
La cata
Longus 2010 está elaborado con uvas procedentes de una selección de los mejores terruños del viñedo de la bodega, ubicados en la partida de La Pardina, al pie de la Sierra de Algairén y a una altitud de 550 metros. Las variedades utilizadas para producirlo son merlot, syrah y cabernet sauvignon. De color rojo intenso con reflejos púrpuras, en nariz es potente, con intensos aromas a fruta rojas y negras en confitura (moras, frambuesas, arándanos) que evolucionan hacia notas balsámicas, especiadas y minerales, con un fondo de notas tostadas, vainilla y lácteos. En boca es goloso y sedoso, con taninos potentes pero maduros. Un gran vino, complejo y elegante, el que ha conseguido Silvia Tomé, experimentada enóloga que conoce muy bien los secretos de la vitivinicultura en esta zona y que está consiguiendo el objetivo de crear vinos singulares.
El Dominio de Longaz Crianza 2010 está elaborado con las mismas variedades. De bonito color rojo picota, presenta una nariz potente, en la que predominan las referencias a frutos negros, como ciruelas y moras, toques especiados y recuerdos minerales, además de torrefactos. En la boca es muy carnoso y ofrece una acidez agradable y persistencia.
Dos vinos con una buena relación calidad/precio que se pueden comprar en la web de la bodega: www.dominiodelongaz.es.
Compartir: