El alcalde de Muxía reclama a la Xunta que aclare por qué fallaron los controles de la plaga de la patata
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 28/03/2018
Lamenta que los vecinos están "desinformados y preocupados", mientras UU.AA. censura que Medio Rural non ofrece "ningún dato" al sector
SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Muxía (A Coruña), Félix Porto (PSOE), reclama a la Xunta que aclare "por qué fallaron los mecanismos de control" de la plaga de la patata (la polilla guatemalteca) y explique "cómo es posible que salte 140 kilómetros y aparezca a un punto tan distante" como este municipio de A Costa da Morte.
"La preocupación es total y absoluta", así se expresa el regidor de Muxía, en declaraciones a Europa Press, sobre cómo está la situación en el municipio después de que el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicase el lunes la resolución por la que amplía las zonas infestadas por la plaga de la polilla guatemalteca con la inclusión de este ayuntamiento.
Uno de los puntos que le parece "más preocupante" es que esta alerta se produce porque "un vecino da una comunicación" y se llevan las patatas a "una oficina de extensión agraria", pero "resulta que no se detecta por ninguno de los controles de la Xunta".
Al respecto, lamenta que los vecinos están "desinformados y preocupados", mientras apunta que la Xunta se puso en contacto con él el sábado para darle cuenta de que el lunes se iba a publicar en el DOG esta resolución, pero no sabe "nada más" y pide mayor "transparencia".
También afirma que desconocen cuándo se va a comenzar con la retirada de los tubérculos plantados y almacenados, la "mayoría de autoconsumo y pocos de comercialización", mientras "hay que ver cómo se va a compensar" a los vecinos.
Esta noche técnicos de Medio Rural ofrecerán una charla en Muxía en la que espera que se aclaren las diversas dudas existente, porque no se sabe "de dónde salen" ni "dónde se adquirieron" ni "hasta dónde llegaron" las patatas. "Tiene que haber un nivel claro de precaución para que no se extienda", remarca.
CRÍTICAS POR FALTA DE DATOS AL SECTOR
Por su parte, el responsable de Agricultura de Unións Agrarias (UU.AA.), Xosé Ramón González, se queja de que la Xunta no ofrece "ningún dato y ninguna información" al sector.
En declaraciones a Europa Press, González demanda a la Consellería de Medio Rural que "convoque y se reúna con los representantes del sector", ya que avisa de que la extensión de esta plaga "no es ninguna broma", al tiempo que reprocha la "poca transparencia" del Ejecutivo autonómico.
En este sentido, emplaza a la Xunta a crear un "plan estratégico" para combatir la plaga de la patata porque su incidencia "puede ser catastrófica" si alcanza zonas productoras de Bergantiños como Coristanco.
"Lo primero que pedimos es que expliquen cuál es la situación", sostiene Xosé Ramón González. Señala que "no se sabe qué medidas" tiene previsto la Xunta y "es evidente" que las trampas que emplea la Consellería "no funcionan", a pesar de que "lleven tiempo diciendo que está controlada" la plaga.
El año pasado la Xunta creó la comisión técnica de seguimiento de la plaga de patata y en su día las organizaciones agrarias ya criticaron que no se las convocase para formar parte de ella (cuenta con representantes del Gobierno gallego, la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), el Laboratorio Fitopatolóxico de Galicia y la IXP Pataca de Galicia). "Existe cero información", resume este representante de Unións Agrarias.
UN TOTAL DE 33 AYUNTAMIENTOS
La lista de municipios afectados por la plaga de la patata se eleva de este modo a 33 con Muxía, y se establece una zona tampón en los ayuntamientos colindantes de Camariñas, Vimianzo, Cee y Dumbría (en los que se instalarán trampas de feromona para la captura de la polilla y se llevará el registro de compradores de patata de siembra).
El anterior caso en sumarse a la lista de municipios infestados fue el de Cariño y hasta su llegada a Muxía estaban localizadas en las zonas de Ferrolterra y A Mariña lucense --en donde se levantaron todas las patatas en 2017 y existe prohibición de plantación durante dos años--.
Compartir: