El Bierzo ya es como Borgoña
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 07/07/2017
El Bierzo ha dado el paso decisivo hacia su subdivisión geográfica según un modelo estrictamente borgoñón, el más ambicioso de los intentados hasta ahora en España junto al del Priorat, con lo que precisará mucho más el origen de cada vino y, moviéndose por una escala de lo más grande a lo más pequeño, también pondrá en valor las subzonas -lo que sería un vino 'villages' en Borgoña- y los viñedos excepcionales.
Según ha informado la agencia Efe, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo (León) ha aprobado por unanimidad el nuevo etiquetado de botellas en el que se informará al consumidor sobre la procedencia del vino cuando esté acogido a la designación de unidades geográficas menores.
Según explica el Consejo, se trata de un proceso de zonificación que servirá para afianzar la calidad de los vinos y elevar los precios de la uva; un proceso largo que podría iniciarse con las primeras etiquetas en dos años, aunque los veedores del Consejo, que serán los encargados de realizar las minuciosas inspecciones para dejar clara la trazabilidad, comenzarán a hacerlo con la cosecha de este año.
Las nuevas etiquetas de los vinos de la DO Bierzo serán de Vino de Villa (municipio o pedanía), Vino de Paraje (correspondiente al 'lieu-dit' borgoñón), Vino de Viña Clasificada (como el 'Premier Cru') y finalmente el Gran Vino de Viña Clasificada (el 'Grand Cru' del Bierzo, de los que ya conocemos algunos aun antes de oficializarse el sistema). Esto será en caso de que las bodegas opten por acogerse a esta modalidad de designación que es compatible con la que está actualmente en vigor: la DO Bierzo sin más calificativo se convierte así en lo que un Borgoña regional sería.
Con la nueva normativa de etiquetado se inicia un proceso modernizador que se consolidará con la aprobación definitiva del pliego de condiciones por parte del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL) y de las autoridades europeas en los próximos años.
La nueva normativa exigirá a los viticultores que se quieran acoger a las nuevas designaciones de unidades geográficas menores, un proceso que no es obligatorio, a reducir el rendimiento de la uva (kilogramos por hectárea) entre un 20% y un 35% del máximo fijado actualmente por la Denominación de Origen Bierzo. También se exigirá una edad mínima del viñedo.
La DO espera que la zonificación repercutirá directamente en la mejora del precio del vino, de la uva y del viñedo, evitará el abandono de viñedos, incentivará la plantación y recuperación de las parcelas en desuso que fueron viñedos en el pasado, y fortalecerá el sector vitivinícola del Bierzo.
Compartir: