El consumo de vino crece en España por primera vez en décadas
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elpais.com, Digital - 10/04/2017
El consumo de vino en España experimentó en 2016 por primera vez un aumento después de varias décadas disminuyendo. Según los datos manejados por el Observatorio Español de los Mercados del Vino, la demanda de caldos registró un comportamiento positivo con una tasa de crecimiento del 2,5% al 4%, hasta alcanzar un total de 9,8 millones de hectolitros. Esta cifra contrasta con las producciones medias de España, que son muy superiores y que se sitúan en el entorno de los 42 millones de hectolitros.
La recuperación del consumo más importante se corresponde con las ventas en los canales de alimentación, seguidas de la restauración y de las ventas directas online y en las propias bodegas, sin tener en cuenta los datos difíciles de contrastar del autoconsumo.
MÁS INFORMACIÓN
El vino registrará este año una cosecha récord
Las dos Españas del vino
Según la valoración de Rafael del Rey, director del Observatorio, esta recuperación respondería en parte a una mejora de la economía pero, sobre todo, a una mayor variedad en la oferta, al cambio en la imagen del vino, a una mayor información, a un etiquetado más cuidado y al esfuerzo comercializador de bodegas y denominaciones de origen.
Hace varias décadas, en los años setenta, el consumo de vino por cabeza se situaba en más de 40 litros por persona al año. Año tras año se fue reduciendo esa demanda hasta la situación actual, en la que el consumo por persona asciende a solo 21 litros, colocando España a la cola de los principales países productores según el ranking elaborado por el Wine Institute en 2014. Según los expertos, se trata de unos datos muy por debajo de lo previsible para un país productor y de gran tradición vitivinícola.
Ante esta situación, la interprofesional del sector pondrá en marcha una estrategia para recuperar una demanda responsable del vino como alimento, según se contempla en la legislación vigente, en especial frente a las bebidas alcohólicas.
Desde la Organización Interprofesional del sector se entiende que se ha producido un envejecimiento de los consumidores de vino y el objetivo ahora consiste en recuperar a las generaciones más jóvenes. Se reclama, además, que el Gobierno no ponga palos en las ruedas del vino, del mismo modo que Alemania no los pone a la cerveza.
Esta baja demanda interior representa una de las razones por las que el sector, con una producción media de 42 millones de hectolitros, lidera las exportaciones mundiales de vino, alcanzando un volumen en 2016 de 22,65 millones de hectolitros por valor de 2.635 millones de euros.
Sin embargo, el precio medio al que se exporta solo asciende a los 1,18 euros por litro, consecuencia de que los graneles baratos a menos de 0,40 euros suponen más del 50% de ese volumen.
El Vaticano, a la cabeza de los que más beben
Al tratarse una población envejecida y mayoritariamente constituida por varones, la realidad es que el Vaticano, según los datos elaborados por el Wine Institute, se encuentra a la cabeza de la demanda de vino per cápita del mundo con un volumen de 53,83 litros por persona y año. Y no precisamente de misa. Bodegas de Rioja y de Ribera del Duero tienen entrada en el pequeño Estado.
Tras el Vaticano, en el marco comunitario destacan países del este como Croacia con 44 litros y Eslovenia. Entre los países productores, sobresalen los 42,5 litros de Francia, 41,74 litros de Portugal y 33 de Italia. Entre los países más importadores, 41 en Suiza, 26 en Suecia, 24,8 en Alemania, 23 en Suiza o 22 en Reino Unido. Fuera de Europa, Uruguay se halla a la cabeza con 29,2 litros. Países productores como Argentina y Australia tienen un consumo de 23,4 y 24,5 litros, respectivamente.
Archivado en:
Compartir: