El Decreto de sequía prevé «restricciones» en el uso del agua
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 26/04/2017
El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha iniciado el trámite de información pública del Real Decreto de declaración de sequía en la cuenca del Duero y utilizará «el procedimiento de urgencia», para aplicar medidas excepcionales, una vez sea aprobado en Consejo de Ministros. Esta medida se ha adoptado «como consecuencia de la escasez de precipitaciones y del descenso de los recursos hídricos embalsados», que han provocado que el estado global de la cuenca del Duero se encuentre «en situación de alerta», tras cuatro informes mensuales negativos elaborados por la Confederaciones Hidrográfica, el último de 4 de abril, según especificó el Ministerio.
Una vez que se han dado «las circunstancias» para que el Estado tramite el Real Decreto, éste hara posible «la adopción de medidas extraordinarias de gestión para distribuir los recursos hídricos existentes mediante restricciones que afectarán por igual a los distintos usos, manteniendo la prioridad absoluta que la Ley establece para el abastecimiento de la población», informa Ical.
En la cuenca del Duero, adicionalmente, la norma permitirá «un reparto equilibrado de los recursos hídricos disponibles como consecuencia de la situación de sequía extraordinaria». Actualmente, la reserva de agua embalsada en la cuenca del Duero es de un 55,2%, 36 puntos por debajo del estado en el que se encontraba el año pasado, cuando los embalses estaban al 91,2%. Respecto al regadío, el organismo de cuenca tiene otorgada por Ley a facultad de llevar a cabo restricciones por la falta de agua embalsada. «Restricciones que ya se han determinado y puesto en práctica en las diferentes zonas a las que se suministra desde los embalses mediante canales: Carrión, 2/3 partes y Pisuerga a la mitad», concluye el Ministerio.
Ayudas de «minimis»
Mientras, las organizaciones agrarias demandaron a la Junta de Castilla y León la puesta en marcha de ayudas económicas y políticas, en concreto, las de «minimis» -que Europa permite que alcancen los 15.000 euros por explotación- para paliar los efectos de la sequía que afecta al campo, y que advirtieron tendrá efectos sobre la cosecha de cereal y los cultivos de regadíos y los pastos. En este momento, cifran las pérdidas en el 50 por ciento en la zona sur de la Comunidad.
Al término del Consejo Regional Agrario, el presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, alertó de que la situación será «catastrófica» si sigue sin llover en quince o veinte días.
Además de las ayudas de mínimis, demandó préstamos a interés cero con años de carencia, supresión de tasas e impuestos, así como de las cotizaciones a la Seguridad Social y planes de reestructuración de la modernización de regadíos.
Compartir: