El dinero de la PAC podría sufrir un recorte de entre el 5% y el 10%
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: larazon.es, Digital - 27/02/2018
Arranca la negociación del Marco Financiero de la UE Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han dado el pistoletazo de salida a las negociaciones sobre el Marco Financiero para el periodo 2021-27, en el que se podría recoger un recorte de los fondos de la PAC sobre las cifras actuales. El comisario encargado de Presupuestos, el alemán Günter Oettinger, lo reconoció la semana pasada, pocas horas antes de la Cumbre informal que celebraron los líderes de la UE, y dijo que será inevitable un recorte del presupuesto de la PAC, que podría ser «de entre el 5 y el 10 por ciento». En un encuentro con los miembros de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo declaró que comprendía la oposición de los eurodiputados agrícolas a cualquier reducción del dinero destinado a la PAC, pero reiteró que habrá bajadas. «Ustedes deberán decirme dónde se puede recortar y dónde no para tratar de actuar lo mejor posible con el fin de preservar el máximo de elementos de esta política», añadió.
Los jefes de Estado celebraron una reunión informal pocas horas después de esas declaraciones. De los debates que mantuvieron se deduce que hay tres grupos diferenciados de países en lo que respecta al dinero de la PAC. En uno estarían Francia y España, entre otros Estados miembros, que defienden que la citada política, la única verdaderamente común en la UE en estos momentos, esté bien dotada desde el punto de vista financiero y que no se apliquen recortes. En otro grupo se encontrarían Holanda, los países nórdicos (Dinamarca, Suecia y Finlandia) y Austria, que son partidarios de meter la tijera a fondo en el dinero de la PAC. Finalmente, los países del Este europeo son firmes partidarios de la PAC, siempre y cuando se reoriente el destino de sus fondos y reciban más dinero de la misma; estos últimos quieren salvaguardar a toda costa los fondos de la política de cohesión, de los que son los principales beneficiarios.
Queda Alemania, cuya posición final va a depender de lo que suceda con la formación de su futuro Gobierno y de lo que decidan en los próximos días las bases socialdemócratas sobre la repetición de la gran coalición. El problema de los alemanes, y de los restantes Estados miembros también, se reduce a lo siguiente: quieren «hacer más cosas» con el dinero actual, o incluso con menos fondos, porque hay que contar con que la salida del Reino Unido supondrá una caída de los ingresos de las arcas comunitarias de entre 10.000 y 12.000 millones de euros al año.
En ese marco caben tres posibilidades: aportar más dinero al presupuesto comunitario pasando, por ejemplo, del 1 al 1,1% del Producto Interior Bruto; la segunda sería aplicar recortes en las políticas comunes actuales, especialmente la PAC y la de Cohesión, que se llevan el 70% del presupuesto comunitario; y la tercera pasaría por una combinación de las dos alternativas anteriores, con más contribuciones de los Estados, pero también con recortes.
Las nuevas necesidades que se deben financiar son los refugiados, la política de seguridad y la de defensa, entre otras; además, la Comisión y algunos Estados miembros quieren dar más apoyo a los jóvenes. Bruselas tiene previsto presentar sus propuestas sobre el Marco Financiero para 2021-27 a principios de mayo; en ese momento se podrá comenzar a trabajar sobre la base de cifras concretas.
Compartir: