El gen de los tomates sin semillas
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: levante-emv.com, Digital - 21/04/2017
Según explica la investigadora Concha Gómez Mena, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto del CSIC y de la Universitat Politècnica de València, los frutos «partenocárpicos» o sin semillas, tienen interés en agricultura ya que permiten el crecimiento del ovario de la fruta sin necesidad de que exista fertilización.
La científica califica este hecho como «una ventaja» en caso de que las condiciones ambientales no favorezcan la polinización. De cara al consumidor, explica Gómez «su valor reside en que la ausencia de semillas puede aumentar la vida útil de los frutos y supone una ventaja en el caso de la fabricación de zumos y pastas de tomate, en las que se tienen que eliminar las semillas durante el proceso de elaboración». Los tomates de la variedad hydra son un 40% más pequeños y pesan un 80% menos que los de la variedad clásica a partir de la que se ha conseguido la mutación (Solanum lycopersicum). Según los investigadores, esto podría deberse a que las semillas constituyen fuentes de señales hormonales que promueven el crecimiento del ovario en las plantas silvestres.
Desarrollo
La reproducción de las plantas angiospermas, o plantas con flores, comienza con el desarrollo floral y termina con la formación de frutos que protegen los embriones durante el desarrollo y contribuyen a la dispersión de semillas. La formación del fruto generalmente ocurre después de una polinización y la fertilización de los óvulos, lo que desencadena el crecimiento del ovario de la planta, que se convierte en el fruto. Sin embargo, en determinadas circunstancias, el desarrollo del fruto puede darse sin la fertilización y sin el desarrollo de la semilla, dando lugar a frutos «partenocárpicos».
Existen dos estrategias para obtener frutos «partenocárpicos»: una, mediante cultivo de variedades de plantas que han mutado y producen frutos sin semillas; y la otra, que consiste en la aplicación externa de reguladores del crecimiento, tales como las «auxinas» y las «giberelinas».
«Mediante técnicas de clonación, silenciamiento génico y experimentos de análisis de expresión, hemos identificado el gen Hydra, que es similar al gen Sporocyteless/Nozzle de la planta modelo Arabidopsis».
El estudio que los científicos han realizado en frutos de tomate ha revelado una nueva función para estos genes. «La función reveladora, en este caso, es la prevención del crecimiento precoz de los ovarios. Por lo que al estar el gen inactivo en la variedad hydra se produce el desarrollo de frutos sin semillas», añade el investigador José Pío Beltrán, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas.
Compartir: