El limón español busca nuevos mercados ante la competencia egipcia, de menor calidad pero más barato
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 23/02/2018
La hegemonía del limón español en los mercados internacionales se tambalea. A Turquía, nuestro principal competidor hasta ahora, se le ha unido Egipto. Este país está acaparando nuestros mercados tradicionales con limones de menor calidad, pero con mejores precios debido a sus costes de producción ínfimos. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Agro
La organización profesional agraria Asaja Murcia ha advertido que el limón egipcio se ha convertido en una gran amenaza para la hegemonía comercial del limón español. Según explica el secretario general de Asaja Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca, "la fuerte competencia en el mercado europeo, por parte de Egipto, está perjudicando la hegemonía del limón español, ya que tiene unos costes de producción muy reducidos y una calidad mucho menor".
Egipto produce 5 millones de toneladas de cítricos al año, de los cuales, el 85% son naranjas, el 10% limones y el resto, pomelo y mandarinas. La situación puede empeorar para nuestras producciones porque este país tiene un ambicioso plan para alcanzar en 2020 los 10 millones de toneladas de fruta. "Egipto ha iniciado una política expansionista para incrementar su superficie de regadío y su idea es tener en una década, 600.000 hectáreas en esta modalidad", comenta Alfonso Gálvez.
Egipto quiere cubrir, sobre todo, la demanda de la campaña de verano que dura de septiembre hasta abril coincidiendo con la menor presencia de limones españoles y argentinos en el mercado.
Gruventa, que actualmente exporta a 40 países con un volumen de comercialización de unas 35.000 toneladas de frutas y hortalizas, considera que Egipto ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años y que es una "fuerte competencia para el limón español", asegura su director general Fermín Sánchez. Una "lucha comercial", que a juicio de esta entidad no es en igualdad de condiciones. "La exigencia en materia fitosanitaria que nos exige la Unión Europea a nuestras producciones no es la misma que se pide a los limones procedentes de este país. Es fundamental que se incrementen los controles de calidad a los limones egipcios" comenta Sánchez.
En busca de nuevos mercados Ante esta situación los productores españoles han reaccionado y se han lanzado a buscar nuevos mercados donde las características organolépticas de limón español y su calidad estén más valoradas. Los agricultores y empresas españolas han puesto sus miras en países como Canadá, o el mercado asiático. "Con el mercado europeo comercialmente muy saturado, los operadores comerciales españoles están buscando nuevos horizontes, como es el caso de Asia, Emiratos Árabes e, incluso, algunos mercados de Sudamérica", explica el presidente de Asaja Murcia.
En estos nuevos mercados, los productores españoles hacen valer la calidad y la frescura del limón de nuestro país frente al egipcio. Los limones egipcios están entrando en los mercados debido a su menor precio por los bajos costes de producción, pero tienen un problema de logística. "No tienen los conocimientos adecuados para mantener la cadena de frío y cuando llegan a su destino no lo hacen en las condiciones más optimas que sí somos capaces de mantener nosotros", explica Francisco Seva Rivadulla, director de la campaña de Promoción de Limones y Pomelos de España. "Nosotros desde que cogemos un limón somos capaces de ponerlo prácticamente en dos días en nuestros mercados tradicionales respetando todas sus cualidades y frescura, algo, de lo que todavía no es capaz Egipto.
En estos nuevos destinos también saben valorar la trazabilidad y las practicas sostenibles que se emplean en su producción. Desde Asaja Murcia, al igual que Gruventa, creen que la UE debería intensificar mucho más los controles de calidad para el cítrico egipcio. "No se está exigiendo los mismos controles a los limones que vienen de fuera que a los españoles. Nosotros cumplimos con todos los protocolos de seguridad alimentaria que nos exige Europa. Todos los productos que se emplean son respetuosos y están autorizados por la UE, pero desconocemos qué productos aplican ellos con el consiguiente riesgo fitosanitario", advierte Gálvez.
Producción ecológica en expansión Otra de las soluciones que están encontrando los productores españoles para frenar el voraz avance de los países del Magreb y mantener la hegemonía de limón español es la apuesta por la producción ecológica. La demanda de productos ecológicos no para de crecer y los productores españoles de limón están aumentando la superficie que dedican a ecológico para cubrir la demanda principalmente de países como EEUU, Alemania, Bélgica, Italia y el mercado asiático. "La línea bio es una estrategia muy interesante por la que cada vez apuestan más nuestros productores para diferenciarse de sus competidores y lo están consiguiendo", asegura Francisco Seva.
España, con estas nuevas estrategias, quiere seguir consolidando su posición de primer proveedor de fruta de calidad, garantía sanitaria y excelente servicio. Actualmente, según la última estimación de AILIMPO, la Asociación Interprofesional de Limón y Pomelo, para la campaña 2017/2018 se espera una cosecha de 1.068.000 toneladas. Un volumen que para crecer debe afrontar algunos retos como concentrar su oferta ya que actualmente es un sector muy atomizado. "El sector del limón de España necesita más ordenación de la oferta, llevar a cabo efectivas campañas de promoción y, sobre todo, trabajar para conseguir crear una verdadera imagen de marca a nivel internacional para este cítrico, con el fin de que se posicione mucho mejor en los mercados de todo el mundo", advierte Alfonso Gálvez.
Compartir: