El Mapama presenta su propuesta de Plan de Medidas para la fruta dulce, que no convence al sector productor
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: agronegocios.es, Digital - 06/02/2018
El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, se reunió el pasado 2 de febrero con las organizaciones profesionales agrarias representativas de ámbito nacional, Cooperativas Agroalimentarias y FEPEX para presentarles la propuesta de Plan de Medidas para la mejora del sector de la fruta dulce (ver texto adjunto de la propuesta).
El Mapama ofreció al sector de la fruta dulce, entre otras medidas, unos 40 millones de euros para avalar créditos, con el fin de paliar su crisis, así como una reducción de los módulos de la declaración de la renta de 2017.
Medidas que fueron calificadas de correctas, pero insuficientes por el propio sector, que demandaba un programa subvencionado de arranque de frutales y la financiación de nuevas plantaciones con variedades con demanda en el mercado.
Una vez analizada y debatida, esta propuesta será la base del Plan que finalmente se apruebe, con el objetivo de mejorar la situación del sector, de cara a la próxima y a futuras campañas.
En primer lugar, la propuesta incluye medidas destinadas a mejorar la situación de liquidez del sector. Estas medidas conllevarán ajustes fiscales, así como una Orden de ayudas para el acceso a la financiación, mediante el pago del coste de avales de SAECA.
En un segundo bloque, el Ministerio propone reformas normativas de los reales decretos que regulan el reconocimiento de las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (RD 532/2017); el contenido de los Programas Operativos de dichas Organizaciones (RD 533/2017); y las circunscripciones económicas (RD 547/2013).
El objetivo es poder aprovechar al máximo las herramientas que brinda la Organización Común de Mercados en este sector y que representa en la actualidad una ayuda anual de aproximadamente 42 millones de euros, que podría optimizarse hasta alcanzar los 50 millones.
Estas reformas, junto con el impulso a la creación y el apoyo al trabajo de las Asociaciones de Organizaciones de Productores en la gestión de la oferta, contribuirán, según el Mapama, a una mejor estructura del sector, especialmente necesaria en un producto de carácter tan perecedero como es la fruta.
Asimismo, el Ministerio manifestó su compromiso a facilitar la constitución de una Organización Interprofesional Agroalimentaria, en el caso de una propuesta por parte del sector.
Un tercer bloque de medidas gira en torno a la mejora de la información sobre el sector en materia de superficies y producciones, calendarios de comercialización, variedades, etc., que el Ministerio se compromete a actualizar mediante boletines de campañas, que incluirá también un exhaustivo seguimiento de las cantidades retiradas de producto.
Por último, el Plan propuesto también incluye medidas orientadas al control de nuevas plantaciones, al fomento de la producción ecológica, a la mejora de la calidad, la promoción del consumo, la ordenación de las explotaciones, la utilización de contratos homologados o el refuerzo de los controles de la Ley de la Cadena.
Tras el análisis de las medidas presentadas tanto con el sector, como con las Comunidades Autónomas, (hay un par de semanas de plazo), el Ministerio elaborará la propuesta definitiva del Plan en las próximas semanas.
A la reunión, presidida por el secretario general de Agricultura, Carlos Cabanas, asistieron la patronal de productores-exportadores de frutas y hortalizas (FEPEX), las organizaciones agrarias -ASAJA, COAG y UPA- y Cooperativas Agroalimentarias.
Cuatro años de crisis
El director general de Producciones y Mercados Agrarios, Fernando Miranda, subrayó que el sector de fruta dulce vive "cuatro años consecutivos de crisis", agravado por el veto comercial ruso, aunque sus problemas son anteriores, por un exceso de oferta que el agricultor no vende a un precio que le remunere.
Respecto a los avales, señaló que el Ministerio ha propuesto una dotación de 40 millones de euros, aunque con "flexibilidad" para aumentarla, con el fin de ayudar a "reestructurar deuda", a afrontar reconversiones varietales u otras inversiones. Esta financiación se haría a través de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA).
Además, Agricultura propondrá al Ministerio de Hacienda la reducción de módulos del IRPF de 2017, con lo que espera "aliviar" las dificultades.
Sin embargo, el Mapama no ve oportuno un programa de arranque, que implique nuevas partidas de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que considera que esa medida se puede aplicar con dinero comunitario y programas de la Política Agrícola Común (PAC) que lo subvencionan.
Por este motivo, "no parece necesario o razonable" destinar presupuesto estatal a arrancar frutales, porque existen otras necesidades, como la sequía, según Miranda.
Asimismo, el Gobierno quiere "desincentivar" plantaciones de variedades de fruta de hueso que contribuyen al desequilibrio del mercado porque no se venden, pero no todas, porque algunas sí se comercializan bien, según Miranda.
El sector cuenta con 15 días para estudiar el plan, aunque ya las organizaciones agrarias señalaron que es insuficiente y que planean movilizaciones para reivindicar medidas urgentes.
Reacciones
Así, la UAGA-COAG inició el domingo 4 en Zaragoza una concentración en la que distribuyó alrededor de 1.000 kilos de fruta dulce para llamar la atención ante la ciudadanía de la difícil situación que vive este sector frutícola.
Por su parte, ASAJA y UPA apuntaron que dicha convocatoria, que ya estaba prevista antes de la reunión con el Mapama, está fuera de lugar, y defendieron la "unidad" para plantearse la movilización durante la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA), entre los días 20 y 24 en la capital aragonesa.
Por otro lado, el director de FEPEX, José María Pozancos, en declaraciones a la agencia EFEAgro, pidió prudencia y afirmó que las políticas no pueden ser iguales para todos los productos ni para todas las zonas, ya que la situación varía; el melocotón y la nectarina son los cultivos con más problemas.
A su vez, el secretario general de ASAJA en Aragón, Ángel Samper, y el presidente de ASAJA-Lérida, Pedro Roqué, subrayaron que falta "lo principal": un plan de arranque "eficaz" de unas 10.000 hectáreas (la producción nacional tiene 90.000 ha) de frutales de fruta dulce.
Para el responsable sectorial de COAG, Miguel Borda, el apoyo del Mapama es "insuficiente", tras "18 reuniones" y recalcó que hacen falta medidas urgentes, sobre todo para pequeñas empresas o el agricultor abandonará y no podrá iniciar la campaña.
El secretario general de UPA-Extremadura, Ignacio Huertas, abogó por leer la "letra pequeña" antes de valorar las medidas, e insistió en los bajos precios que cobra el productor, señalando que el Ministerio "ha despertado" tras muchos meses "dormido" ante la crisis.
Compartir: