El sector cárnico alerta de que con el TTIP se perderán 25.600 empleos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: lavanguardia.es, Digital - 21/03/2016
El sector ganadero catalán y también el español observan con recelo las negociaciones del futuro acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión TTIP, por sus siglas en inglés).
En particular, el producto que, según los productores, sería el más penalizado por la implantación de este acuerdo sería el vacuno de carne, denuncia Asoprovac Catalunya (Associació Catalana de Criadors de Boví de Carn), que reúne el 90% de la producción catalana.
Según Ricard Gòdia, presidente de Asoprovac, el tratado TTIP permitiría la importación de alimentos de origen animal producidos con antibióticos promotores de crecimiento, hormonas, harinas de carne, aditivos y OGM (organismos genéticamente modificados) no autorizados en la UE. Estas prácticas permiten a Estados Unidos ser el líder del mercado cárnico por su alta competitividad, pero los ganaderos creen que son una amenaza para la sostenibilidad de los sectores comunitarios, sensibles en un mercado más exigente en seguridad alimentaria.
En el reciente congreso de la Aecoc de productos cárnicos y elaborados celebrado en Lleida, se alertó sobre los posibles efectos negativos que el TTIP tendría en el sector de la ganadería. Según los datos aportados por el ingeniero agrónomo Diego Pazos y el catedrático agrónomo Carlos Buxadé, en España se perderían 25.600 puestos de trabajo en el sector y 403.000 en la UE en un plazo de diez años.
Según Pazos, el problema radica en que un ganadero europeo tiene unas regulaciones muy costosas a la hora de producir. Competir así es imposible cuando las reglas no son iguales para todos. Más difícil aún si se tiene en cuenta que el acuerdo abre también las puertas a los socios de EE.UU. en el Pacífico, afirma Carlos Buxadé. Para Diego Pazos, la crisis se haría inevitable, con pérdidas económicas anuales seguidas. Por cada 15.000 puestos de trabajo en el sector de la ganadería se generan mil millones de euros en facturación.
Por otra parte, el sector cárnico empieza a recuperarse de los efectos provocados por el informe de la OMS de recomendaciones sobre el consumo de carne de octubre pasado. El impacto de las tres primeras semanas significó un descenso del 9% en las ventas de carne fresca. Según reveló Gema del Castillo, experta en distribución, en el mismo congreso, durante 2015 hubo una evolución positiva pero el informe OMS repercutió a la baja en el consumo de carne fresca, un 1,5% menos respecto del 2014, mientras que la charcutería creció hasta un 2,2%.
El pollo se mantiene como líder del mercado con un 36% de las ventas, seguido del cerdo, un 30% y el vacuno, que retrocedió un 14%. En charcutería, hay productos que han crecido en detrimento de otros embutidos. Así, el jamón serrano crece un 15%, mientras que el ibérico baja un 4% y el york o dulce hasta un 17%. En este apartado destaca el crecimiento del pavo y el pollo cocido, un 14%, mientras que las salchichas o el salchichón bajan, cuando el chorizo o el fuet suben un 6%.
Compartir: