El tiempo de marzo retrasa la floración unos quince días
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: hoy.es, Digital - 10/04/2018
Marzo ha acabado con unos registros históricos de lluvia. Salvo daños puntuales aunque apreciables como en la zona regable de Rosarito, en el noreste extremeño, las generosas precipitaciones han servido para sacar de una situación crítica al campo extremeño. El agua continua pero, sobre todo, el frío han hecho, sin embargo, que se retrase la floración en frutales, olivos o vides.
«Lo peor no es que haya llovido bastante, ¡qué va! Lo peor es que no lo hubiera hecho. Menos mal porque el panorama que teníamos con la sequía era tremendo. Además, ha caído muy bien. Pero ha hecho bastante frío para marzo y eso ha hecho retrasar la floración en frutales o viñas unos quince días», relata Miguel Monterrey, presidente de la cooperativa Virgen de Perales de Arroyo de San Serván, en las Vegas del Guadiana.
«Otros años por estas fechas las viñas ya estarían empezando a brotar. Y en frutales lo mismo, aunque los de fruta temprana ya están con la hoja y ha empezado el entresaque», agrega el agricultor arroyano, aunque apostilla que este retraso «no es muy significativo y se puede recuperar ahora con un abril normal».
Desde Afruex (Asociación de Fruticultores de Extremadura), se coincide plenamente en el diagnóstico. Miguel Ángel Gómez, su gerente, insiste en esos quince días aproximadamente de retraso en la floración de los frutales pero minimiza su impacto.
«Si sale un mes de abril con temperaturas agradables o incluso algo de calor se recuperarán rápidamente esos días. De momento se puede decir que todo va dentro de la normalidad».
El principal peligro ahora son las heladas. Abril es un mes complicado porque ya está la floración de muchos cultivos en marcha y que las noches registren temperaturas bajo cero o rozando ese umbral resulta dañino. Igualmente sería inquietante nevadas en el Jerte para la cereza.
«Ya hemos tenido algunas heladas recientemente pero no han supuesto daños serios. Sí en cambio tuvieron su impacto en la fruta temprana en febrero», agrega Gómez.
En cambio, para otros cultivos importantes en la región como el del tabaco apenas se ha producido incidencia por un mes de marzo plagado de precipitaciones y también fresco. «No nos ha afectado en absoluto. Las plantas están ahora en el semillero y hasta finales de abril o principios de mayo no se llevarán a las parcelas», cuenta Teófilo Moreno, presidente del Grupo Consultivo del Tabaco en la UE.
«Abril tiene días muy largos. Lo normal es que empecemos a preparar ya las tierras para el trasplante. Si el tiempo no nos deja ahora porque llueva demasiado se hará algunos días más tarde, pero no se atisban problemas», subraya Moreno.
Compartir: