El truco para comer fresones con más sabor: plantarlos en tu balcón
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: lavanguardia.es, Digital - 08/09/2017
Es temporada de fresón. Aunque hace tiempo que se produce y vende durante prácticamente todo el año, ahora inunda los puestos de fruta porque es cuando se recolecta en Huelva, la tierra donde se cultiva prácticamente el 90% del fresón que se vende en España. Pero incluso en esta época no es fácil comer fresones sabrosos, con aroma y dulzor intensos. Y responde a varias razones.
Durante años la investigación relacionada con esta fruta estuvo centrada en lograr fresones más firmes y más grandes para que resistieran mejor los golpes del transporte sin sufrir manchas, y en lograr plantas más productivas y variedades que permitieran alargar la temporada.Y el precio de esas transformaciones genéticas fue, en muchas variedades, una pérdida de sabor y olor.
Los fresones pueden cultivarse en macetas normales, al sol
Conviene regar la planta a diario, al anochecer
A eso se suma que el fresón es una fruta que no madura fuera de la planta pero que los productores, para que no se estropeen durante el transporte, recogen en cuanto cambian de color, aunque todavía no estén en su punto óptimo de azúcar. Y al final el sabor se acaba resintiendo.
Por ello la única manera de comer fresones con mucho aroma y dulzor es comprarlos a productores de proximidad que los recojan en el mejor punto de maduración posible o, mejor aún, cultivarlos uno mismo en el balcón de casa y así recolectarlos en el punto de madurez más adecuado, cuando tengan más azúcares, y poder comerlos de inmediato.
Plantar los fresones en un macetero con agujeros laterales permite tener más superficie de cultivo y mayor producción
(EdwardSamuelCornwall / Getty Images/iStockphoto)
Puede sonar complicado, pero los horticultores aseguran que no lo es, que plantar y recolectar fresas o fresones en casa es muy sencillo, que se trata de un cultivo fácil y agradecido que puede hacerse en simples macetas y proporciona resultados en un mes y medio o dos meses.
Explican que basta con tener un sustrato bueno, universal, de tierra negra orgánica donde plantar los fresales que se compran en los viveros. Y si se quieren colocar varias plantas en un mismo macetero o en una mesa de cultivo, hay que plantarlas con una separación entre ellas de 30 centímetros más o menos.
Necesidades
La planta necesita sol y humedad constante y dará la primera cosecha en un mes y medio o dos meses
También se pueden cultivar en vertical en maceteros con agujeros laterales que permiten que las plantas cuelguen, lo que proporciona más superficie de cultivo (y mayor producción de fresones) en poco espacio.
Para que dé frutos, la planta del fresón necesita sol y humedad constante, por lo que aconsejan regarla cada día al anochecer. En cambio, si lo que se cultivan son fresas las pequeñitas, del tamaño de la uña del dedo pulgar y blancas por dentro, es mejor colocar las plantas en una zona sombría. Las variedades que se planten ahora, entre marzo y abril, comenzarán a dar frutos en mayo o junio.
Una fresa y un fresón
(Marco Finley)
En los viveros ofrecen diferentes matas de fresas y fresones, pero si se quiere una variedad en concreto también puede encargarse o comprarla en Internet. Las variedades de cosecha perpetua son las más famosas porque dan frutos durante unos 5 años. Producen una buena cantidad al año y pueden cultivarse en exteriores si se vive en climas templados y en interiores o en contenedores cerrados en las áreas más frías.
También existe la opción de cultivar los fresones a partir de semillas, pero entonces el proceso es más difícil y largo, y pasará un año hasta disponer de los primeros frutos.
La curiosidad
Cada fresón no es un fruto sino un eterio, un conjunto de frutos asentado en un receptáculo de la flor que se vuelve carnoso; los verdaderos frutos son los puntitos
Compartir: