El verano más seco de la década hace estragos en el suministro
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 21/08/2017
Isabel Jimeno/Valladolid
El 2017 va camino de convertirse en el año más seco de la década. Según los últimos datos del ministerio de Agricultura, a 16 de agosto, los embalses españoles se encuentran al 45% de su capacidad, el nivel más bajo en las mismas fechas de los últimos diez años. Mientras en algunas zonas de la península el consumo está garantizado gracias a las restricciones a los regantes, en muchos municipios españoles, especialmente los castellanoleoneses, subsisten este verano gracias a camiones cisterna.
La cuenca del Duero, al 37% de su capacidad, es una de las que más preocupa junto a la del Segura (al 19,1%) y la del Júcar (al 29,9%). Ante esta situación, muy complicada para los agricultores, la Comisión Europea aprobó el pasado viernes el adelanto del 70% de las ayudas directas de la Política Agrícola Común (PAC). Casi 3.300 millones de euros que se podrán abonar a partir del 16 de octubre. Una ayuda que no elimina el riesgo de que cada día sin lluvia que pase a partir de septiembre, incremente la posibilidad de escasez extrema para 2018.
Con unos embalses que piden agua a gritos y sólo ven cómo sus vasos cada día están más secos, los problemas por la sequía no sólo afectan al perjudicado campo de Castilla y León, que vieron mermada en un 60 por ciento su cosecha de cereal y ahora tiene en jaque la de regadío, con cultivos sin el líquido necesario para culminar la campaña por haber agotado ya el cupo asignado por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). También hay pueblos que pasan sed. Más de sesenta núcleos de población están teniendo dificultades para que sus vecinos puedan abrir con tranquilidad el grifo, mientras que desde las diputaciones provinciales se encargan de fletar camiones cisternas o repartir botellas que permitan seguir con un día a día condicionado.
Es la provincia de Burgos la que presenta más afectados. Más de una veintena pueblos han requerido en lo que va de agosto de la ayuda de la institución provincial para paliar los problemas de abastecimiento derivados de la sequía, la escasez de caudal o la bajada del nivel de los pozos que deberían nutrir las redes. Una situación de reservas bajo mínimos tras un año con un déficit hídrico notable al que se añade la complicación del verano, cuando la población de muchos de los pueblos de Castilla y León crece de manera notable y con ello se multiplica la demanda de agua.
También en Soria es destacado el número de pueblos, una veintena, que requieren de la ayuda de la Diputación para tener agua. Lo mismo que en Zamora. León y Ávila también presentan problemas en este sentido. En otras provincias, como Segovia, el mal sigue siendo el arsénico.
Unos bajos caudales y niveles de los embalses que han obligado ya a declarar el fin de la campaña de riego en las tomas directas del Carrión, el Duero y el Pisuerga mes y medio antes de lo habitual. Afecta los cultivos, pero también al riego de jardines. Por ejemplo, en la ciudad de Valladolid no se podrán dar los aspersores de 216 de sus 300 hectáreas de áreas verdes.
[Haga clic en «Siguiente» para continuar]
Uno de los veranos más secos en Guadalajara
Embalse de Entrepeñas- DE SAN BERNARDODELEGACIONES ABC 20/08/2017 18:52h - Actualizado: 20/08/2017 22:09h. Guardado en:
Sociedad
Mariano Cebrián / Toledo
La comarca ribereña de la cabecera del río Tajo, en la provincia de Guadalajara, vive uno de los veranos más secos de su historia. Los embalses de Entrepeñas y Buendía se encuentran en una situación cíclica agudizada por la climatología y el trasvase, que está acabando con el agua, la población y la actividad turística y económica de los pueblos de le zona.
Para muestra un botón, ya que esta semana el embalse de Entrepeñas ha bajado al 11 por ciento de su capacidad. «Estamos en una situación límite, como la que tuvimos en 2015, solo que entonces fue en noviembre, mientras que ahora es agosto y quedan aún muchos meses hasta que vuelva a llover», apunta Francisco Pérez Torrecilla, presidente de la Asociación de Municipios Ribereños y alcalde de Sacedón.
«Resulta irónico, cuando no dramático, que año tras año los municipios de la zona ribereña tengan que ser abastecidos por cisternas como este verano Mantiel, Cereceda y Chillarón, este último a las mismas orillas del pantano y con problemas de abastecimiento todo el año», manifiesta Pérez Torrecilla, quien asegura que ya hay problemas en el sistema de elevación del agua debido a su escasez y que son varios los municipios que están siendo abastecidos por cisternas, el último Córcoles.
Estos pueblos se suman a una larga lista de más de 30 municipios de Guadalajara que durante este año han requerido abastecimiento de agua potable a través de cisternas. En este momento, la Diputación Provincial está suministrando a las siguientes poblaciones con insuficiencia de caudal en sus manantiales: Canales de Molina, Valhermoso, Masegoso de Tajuña, Córcoles, Chillarón del Rey, Mantiel, Cereceda, Veguillas, Alboreca, Carabias, Palazuelos, Anquela del Ducado, Urbanización Valdenaya (Trillo), Tortuera, El Olivar, Urbanización Arcipreste (Hita), Lupiana, Robledo de Corpes, Alcocer, Buenafuente del Sistal, Ciruelos del Pinar, Ujados, Malacuera y Gualda.
Así lo ha informado esta semana el presidente de la Diputación de Guadalajara, José Manuel Latre, quien ha agradecido también el papel de los pueblos abastecedores, que fundamentalmente son Cifuentes, Sigüenza, Molina de Aragón, Cogolludo y Alovera. Para dar este servicio, la institución provincial dispone de cinco camiones, una cisterna de 36.000 litros en vehículo tráiler articulado, dos cisternas de 13.000 litros en camión rígido y dos más de 10.000 litros en camión rígido.
[Haga clic en «Siguiente» para continuar]
Sin restricciones en la Costa Blanca a costa del riego
Campaña para concienciar a los turistas de la necesidad de más trasvases- ABCDELEGACIONES ABC 20/08/2017 18:52h - Actualizado: 20/08/2017 22:09h. Guardado en:
Sociedad
José Luis Fernández/Alicante
Destinos turísticos tan concurridos en estas fechas como los alicantinos de la Costa Blanca y algunos municipios murcianos tienen garantizado el suministro de agua potable sin restricciones a costa de que se haya cerrado el grifo a los regantes de esta zonas.
«Es la ley, siempre ha sido así y nadie lo discute: todos bebemos y unos pocos regamos», así resume la situación Ángel Urbina, portavoz de la Federación de Comunidad de Regantes de la Provincia de Alicante, conforme con una norma que da prioridad al abastecimiento de la población. De hecho, subraya que las últimas transferencia de caudales se han destinado exclusivamente a los municipios -con más de tres millones de personas entre residentes y visitantes estivales- y nada para el campo.
En la última reunión de la Comisión Técnica del Agua de la Diputación alicantina se constató hace unos días que tanto en las comarcas de la Marina Alta y la Marina Baja (Benidorm) como en las situadas más al sur estaba aseguradas las necesidades hídricas «más aún en estas fechas en las que no se puede dar mala imagen para el turismo».
Con solo un 19% de reservas en los embalses de la Confederación Hidrográfica del Segura, el nivel más bajo de toda España, en el Campo de Cartagena y el resto de zonas de cultivo dependientes de los trasvases del Tajo, los agricultores tienen unas perspectivas menos halagüeñas que el sector turístico. A partir de septiembre, si no llegan más recursos, aparte de los «parches» de la desalación y los pozos de emergencia en le Vega Media, se empezarán a desviar caudales previstos para riego con el fin de mantener el suministro a los hogares.
Mientras, desde el Sindicatos Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura (SCRATS), recorren playas de Almería, Murcia y Alicante repartiendo hortalizas para concienciar a los turistas venidos de otras zonas de España de la necesidad de más trasvases, interrumpidos esta primavera. Es la campaña «Agua que nos une», impulsada también en redes sociales, una llamada de socorro para una cuenca hídrica que cuenta en estos momentos con 218 hectómetros cúbicos embalsados en todos sus pantanos, frente a los 4.821 de la demarcación del Tajo.
«La campaña de otoño se tiene que planificar antes, con compromisos de los exportadores para vender en el Reino Unido, en Alemania y en otros países», subrayaron ayer desde el SCRATS, entre cuyos integrantes reina el pesimismo para afrontar el último trimestre del año, a menos que las lluvias recuperen las reservas en la cabecera del Tajo y se supere el umbral mínimo de 368 hectómetros cúbicos de agua en los dos pantanos que nutren los trasvases, Entrepeñas y Buendía.
[Haga clic en «Siguiente» para continuar]
Sequía en Navarra: pérdidas de hasta el 70% de la cosecha de cereal
Los campos navarros han perdido grandes tandas de cereales- EFEDELEGACIONES ABC 20/08/2017 18:52h - Actualizado: 20/08/2017 22:09h. Guardado en:
Sociedad
Pablo Ojer/Pamplona
En Navarra el consumo de agua por parte de los ciudadanos está garantizado de momento a pesar de que este año todavía no ha llovido en condiciones y se han echado en falta las lluvias habituales de primavera.
Así que una vez salvado el consumo humano, quien sufre la sequía es el campo. La construcción del Canal de Navarra ha mejorado notablemente las condiciones de muchos campos que se han podido transformar en regadío. Sin embargo, quien más está padeciendo los efectos de la escasez de agua son los terrenos de secano. Según la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) la cosecha de cereal ha sufrido pérdidas del 50% en términos generales, que en algunos casos llegan al 70%.
La principal medida que ha tomado el Gobierno de Navarra ha sido asumir la rebaja de diez puntos en el Agroseguro «de forma que el coste sea cero para el agricultor».
[Haga clic en «Siguiente» para continuar]
Cortes de agua en la Sierra Sur de Sevilla
El municipio de Badolatosa- ABCDELEGACIONES ABC 20/08/2017 18:52h - Actualizado: 20/08/2017 22:09h. Guardado en:
Sociedad
M. J. Pereira/Sevilla
Varias poblaciones de la Sierra Sur de Sevilla están sufriendo cortes de agua o bajada de presión en el suministro porque no están integradas en ningún consorcio de agua y los pozos de los que se suministran presentan niveles muy bajos debido a la sequía. En otras ocasiones, los problemas vienen por averías en las tuberías de abastecimiento del Consorcio de Aguas Plan de Écija, según fuentes consultadas por ABC. La población afectada estos cortes es de 60.000 personas, el 3% de la población de la provincia (1,9 millones).
Pepi Valverde, primera teniente de alcalde del municipio sevillano de La Roda de Andalucía, explica que ese municipio (con 4.200 habitantes), Casariche (5.500) y Badolatosa (3.140) se surten de pozos y la presión del agua ha disminuido sensiblemente por la bajada de los niveles de los pozos de los que se surten. «No es que haya cortes, sino que a partir de las 10 de la noche a veces no llega el agua a las zonas altas del pueblo debido a la falta de presión», añade.
En pueblos como Badolatosa se ha puesto en uso una antigua planta potabilizadora que se abastece del embalse de Malpasillo con el objetivo de reducir y eliminar a partir de este lunes los cortes de agua en el municipio. Esta no es la solución definitiva, a juicio del Ayuntamiento, pero resulta un apoyo ante la situación de sequía. A medio plazo quiere instalar un pozo auxiliar, para lo cual están en negociaciones con propietario de la finca donde se halla. Otra cuestión es el problema que ofrecen algunos pozos por la contaminación de los acuíferos por la agricultura debido a los nitratos plantea limitaciones. «Cuando la proporción de nitratos no es muy elevada se puede mezclar el agua de pozo con otra agua», indica Valverde, indican responsables de La Roda.
A diferencia de Casariche y Badolatosa, La Roda de Andalucía forma parte también del Consorcio Sierra Sur, por lo que además recibe agua del Plan Écija, pero las tuberías que se usan son tan antiguas que sufren muchas averías y cualquier rotura provoca que baje el depósito de agua de Osuna y se produzca una bajada de la presión, según Valverde. Las tuberías que van desde la estación de tratamiento de agua potable de Écija hasta Osuna se encuentran en muy malas condiciones, ya que son de fibrocemento y sólo tienen 400 milímetros de diámetro, por lo que no pueden abastecer con eficacia a tanta población. El Consorcio de Aguas Plan de Écija pretende ejecutar un proyecto de 36 millones de euros para instalar una tubería de fundición y 600 milímetros de diámetro (doblando la capacidad actual) con varios ramales que suman 108 kilómetros de longitud, y busca financiación en el Gobierno, la Junta y la Diputación.
El mal estado de esas tuberías afecta a los 19.000 habitantes de los municipios que están en el Consorcio Sierra Sur (El Saucejo, Los Corrales, Martín de la Jara, La Roda, Villanueva de San Juan y Algámitas), además de Osuna (17.700 habitantes), Herrera (6.500), El Rubio (3.400), Lantejuela (3.800), Marinaleda (2.700) y la Entidad Local Autónoma (ELA) de Isla Redonda (400).
Al igual que Gilena (3.800), Aguadulce (2.000) y Lora de Estepa (848), Pedrera (5.200 habitantes) no pertenece tampoco a ningún consorcio de agua y se abastece de agua de pozo, con la que llena sus depósitos
AnteriorSiguiente
Compartir: