El veterinario garantiza el bienestar animal y la calidad en los alimentos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 21/02/2018
El veterinario de porcino está presente en todo el proceso de la granja a la mesa. Trasladando innovación y conocimiento, garantizando la salud, el bienestar de los animales y la seguridad alimentaria de los productos que de ellos se obtienen. "La medicina veterinaria es la rama de la medicina que se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los animales. En el caso de la ganadería, el papel del veterinario va más allá, siendo el responsable de la mejora genética, el bienestar, su alimentación y además es el máximo garante de asegurar el control y calidad de los alimentos que de ellos derivan". Así defienden desde la Asociación de Veterinarios de Porcino de Aragón y los colegios oficiales de las tres provincias la labor que realizan estos profesionales.
Según ellos mismos detallan, en Aragón existen programas sanitarios comunes para todas las granjas que son desarrollados e implementados por el trabajo conjunto del funcionario veterinario del Gobierno de Aragón y el veterinario de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria. "En estos programas sanitarios se trabaja sobre el control y erradicación de enfermedades de declaración obligatoria, enfermedades emergentes y zoonosis en coordinación con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)", concretan las mismas fuentes. Además, está el veterinario de campo que trabaja junto con el ganadero, con el que mantiene una relación estrecha, "aspecto que es de suma importancia, ya que los veterinarios son la fuente de información en los aspectos que a ellos les compete", dicen los profesionales.
El veterinario es también quien desarrolla los programas sanitarios específicos para cada explotación: protocolos de vacunación, higiene, bioseguridad y manejo de los animales, con el objetivo común de que el animal esté sano, confortable, bien alimentado y además pueda expresar su comportamiento innato y no sufra dolor, miedo o estrés. En este sentido desempeña un papel fundamental también en el diseño de las granjas porcinas "atendiendo a la normativa europea vigente, garantizando el bienestar de los animales y el cuidado medioambiental".
Y, además de preocuparse por el hogar del animal, los veterinarios están muy pendientes de su alimentación, que empieza con un estricto control de calidad de las materias primas "entre las que destacan los cereales producidos en el entorno más próximo, uniéndose agricultura y ganadería", destacan desde la Asociación de Veterinarios de Porcino de Aragón. La Comunidad cuenta con una red de fábricas de pienso "altamente tecnificadas" que permiten al veterinario desarrollar dietas específicas para cada edad y estado fisiológico del animal.
Otra de las responsabilidades del veterinario de porcino es el trabajo en mejora genética con la que se consigue que los animales aprovechen mucho mejor los alimentos que se les proporcionan, haciendo que el sistema sea cada vez más sostenible.
"Siendo conscientes de que los consumidores somos cada vez más exigentes y demandamos alimentos de calidad y seguros, la función principal de los Servicios de Inspección Veterinaria en los mataderos es controlar todo el proceso desde que llegan los animales vivos, hasta que se obtiene la carne y sus derivados", resaltan los veterinarios. De hecho, el objetivo es garantizar la salubridad e higiene de los mismos, "de manera que solo sean declaradas aptas para el consumo humano aquellas canales que no presentan ningún riesgo para la salud pública", concluyen.
Para cumplir todos estas funciones, el veterinario tal y como destacan los profesionales del sector está en continua formación a través de planes de especialización de postgrado de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza así como con distintas jornadas, congresos y cursos de la Asociación de Veterinarios de Porcino de Aragón en colaboración con los Colegios Oficiales de Veterinarios de Zaragoza, Huesca y Teruel.
Compartir: