El veto de Trump a la aceituna negra no afecta a Aragón, pero se ceba con el sur de España
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 24/11/2017
Las olivas negras españolas que los americanos comen en pizzas y ensaladas se han convertido en la última diana del 'American First' ("América primero") que abandera Donald Trump. La medida anunciada este miércoles por el Gobierno estadounidense, que impone aranceles extraordinarios a las importaciones de este producto, ha sembrado la "incertidumbre" en el sector, que en el peor de los casos teme pérdidas de 700 millones de euros en un plazo de diez años.
Así lo indica Antonio de Mora, secretario general de la Asociación de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa), quien asegura que el 'veto' estadounidense está afectando ya a las exportaciones de este producto cuya producción ha crecido exponencialmente en los últimos años. "La incertidumbre que se creó desde que empezaron las primeras investigaciones por competencia desleal ha reducido la firma de contratos con Estados Unidos y habrá que ver el alcance final que esto tiene, pero desde luego si se confirman unos aranceles que hagan inviable el exportar, las empresas buscarán otros mercados o cambiarán de actividad provocando un gran desequilibrio en el sector", lamenta de Mora, quien subraya también la gran "preocupación" que ha sembrado la polémica en todas las administraciones por las consecuencias que esto pueda tener para la PAC. "Lo que se se cuestiona al final es la legalidad de las ayudas de la Unión Europea. La acusación de los americanos se fundamenta en que gracias a las subvenciones europeas vendemos a precios por debajo del mercado, y que eso les causa daños. Con este punto están poniendo en cuestión todo el sistema de ayudas de la UE, que no las recibe el sector de la aceituna por producir aceituna, sino todos los agricultores dentro de la legalidad de la Organización Mundial del Comercio", puntualiza.
En Aragón, según datos de Asemesa, habría en torno a 15 empresas dedicadas a la producción y elaboración de aceituna negra, pero no se tiene constancia de que ninguna de ellas exporte a Estados Unidos, informan desde Asaja. Los productores de la región precisan que la producción aragonesa de aceituna gira en torno a la variedad empeltre, que es "modesta" y no permite, por tanto, exportar fuera. "Las aceitunas que más consumen los americanos son gordal y manzanilla; y la negra que consumen es extremeña o andaluza. Aquí en Aragón sí que hay aceites que se suelen exportar fuera, pero la producción de aceituna de mesa es tan pequeña que no tiene mucha más salida fuera de España", asegura Concha Molina, al frente de Encurtidos Molina (Caspe).
Por el contrario, a nivel nacional, Andalucía concentra el 80% de la producción y de la elaboración de aceituna negra, y Extremadura casi un 16%, siendo las regiones más afectadas por el 'veto' estadounidense. "Aquí en Aragón pensamos que tenemos un olivar estupendo y te bajas allí abajo y dices '¡Pero si no tengo nada!' Hay pueblos enteros que viven solo de eso alrededor de Sevilla, y para ellos sí que es un drama. Nosotros afortunadamente tenemos otros cultivos y otros mercados", añade Molina.
Jesús Lou, de La Calandina, coincide con Molina en que la medida de Trump "no va a afectar a la oliva aragonesa", y resume así la polémica guerra entre ambos mercados defendiendo la calidad de la aceituna española. "Lo que ha ocurrido -recalca- es que han ido los españoles a California con precios buenos y una calidad infinitamente mejor y se han llevado el mercado. Ahora Trump les pone un arancel, que se temía que fuese mucho mayor -de un 15 o un 18%- y que hubiera sido insalvable para el sector, pero afortunadamente al quedarse en un 3-4% estoy convencido de que los productores españoles seguirán en la lucha exportando, solo que con mayor dificultad", sentencia optimista este empresario aragonés que comercializa diferentes variedades de aceituna aragonesa.
Compartir: