España debe plantearse ocupar el espacio que dejan vacío los británicos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 27/04/2017
No hay mal que por bien no venga. Bajo esta premisa, Joaquín Almunia, exministro de Economía y exvicepresidente y excomisario europeo de Competencia y Asuntos Económicos y Monetarios, subrayó ayer que España tiene que plantearse como país "ocupar el espacio que dejan vacío los británicos" tras su decisión de abandonar la UE. "Antes de que sean otros países los que intenten ocuparlo. Ahí nos va mucho en nuestro propio futuro. Tenemos que ocupar un puesto más relevante que el que tenemos en términos de influencia", dijo.
Asimismo, sostuvo que el brexit no es "solo un acicate" para que los 27 miembros de la Unión Europea se planteen tomarse "más en serio cómo avanzar y fortalecer un proyecto común" sino que "también es bueno" para España "tomarnos más en serio cómo ayudar al futuro de nuestro país jugando con más ambición y determinación la carta europea".
El excomisario europeo habló en Zaragoza sobre La Europa del futuro durante la jornada Un nuevo escenario para Europa, organizada por el Gobierno aragonés a través del IAF, Ibercaja y la Embajada del Reino Unido en España.
Almunia dejó también claro que en la negociación de dos años para esa salida como socio de la Unión, la flexibilidad debe estar en el lado británico. "No nos interesa agravar la situación, pero no se puede premiar a quien se va. Ese es un principio que debe quedar claro", subrayó.
Por su parte, Tim Hemmings, ministro consejero de la Embajada británica en nuestro país, explicó que el Reino Unido quiere cerrar un acuerdo de libre comercio "audaz y ambicioso". "Seguiremos siendo una nación que mira al exterior y queremos que la UE tenga éxito. Esta seguirá siendo nuestro socio comercial más cercano", dijo.
Mientras, Nuria Martín, directora en España de la firma británica de abogados Osborne & Clarke (acaba de abrir un despacho en Zaragoza, que se suma a la actividad que desarrolla en Barcelona y Madrid), destacó que las negociaciones serán "duras", que deben ser "ejemplarizantes y disuasorias" y calificó el brexit de paso atrás. También habló de una oportunidad para España: "Estamos muy bien posicionados".
Una de las empresas aragonesas presentes en el Reino Unido es Saica. El grupo papelero factura en ese país 525 millones de libras, cuenta con 30 centros de trabajos y tiene una plantilla de 2.000 empleados. Su presidente, Ramón Alejandro, afirmó ayer que, a pesar de la incertidumbre, el Reino Unido "es un gran país para invertir". Y recordó que en octubre, meses después de que los británicos votarán sí a salir de la UE, Saica compró allí un grupo de embalaje flexible. No obstante, Alejandro reconoció que la devaluación de la libra hace que para ellos las materias primas sean más caras.
El mercado británico representa el 8% del conjunto de las exportaciones de Aragón por un valor de 870 millones (el 60% de esa cantidad corresponde al sector de la automoción) en 2016, tal y como recordó la consejera aragonesa de Economía, Marta Gastón, quien consideró que se ha minorado el posible impacto del brexit en la Comunidad.
Compartir: