Gobierno y agricultores no ven clara la reforma de la PAC
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: hoy.es, Digital - 18/01/2018
La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y las organizaciones Asaja, COAG, UPA analizaron ayer las dificultades del calendario para reformar la Política Agrícola Común (PAC), por razones como su presupuesto o las elecciones europeas.
García Tejerina presidió ayer el Comité Asesor Agrario para tratar las prioridades de 2018 y examinar con las tres organizaciones agrarias de forma oficial, por primera vez, la propuesta de la Comisión Europea (CE) que abre el debate sobre la reforma de la PAC post 2020.
El secretario de Agricultura, Carlos Cabanas, declaró que ayer se llevó a cabo un repaso al calendario y a las «dificultades» para la reforma, cuya evolución depende de las discusiones sobre el futuro presupuesto de la Unión Europea (UE).
Cabanas se reunirá hoy con los secretarios generales del ramo de las autonomías para analizar el documento de Bruselas sobre la PAC, que entre otras ideas plantea un cambio de modelo que daría más responsabilidad a los gobiernos.
En junio la CE podría presentar un nuevo documento acerca de la reforma agrícola, aunque estará condicionado por la propuesta prevista en mayo sobre el marco financiero plurianual de la UE.
Si se analiza el calendario, según Cabanas, es muy justo, porque quedarían pocos meses de legislatura hasta las elecciones europeas, en 2019. Por este motivo, sería razonable que los textos de la PAC estuvieran aprobados con la nueva formación de la CE, a finales de 2020, y con una nueva composición del Parlamento Europeo.
Entre tanto, España presentará este semestre a la CE sus dudas sobre el nuevo modelo que plantea Bruselas y continuará los contactos con otros países, como los que ha efectuado con Francia o Portugal -esta semana en Canarias- o los mantenidos con Polonia, Alemana o Irlanda, añadió.
El presidente de Asaja, Pedro Barato, aseguró que existen dos teorías sobre la reforma: la rápida, que se aprobaría en siete u o ocho meses, y la lenta, cuya entrada en vigor se aplazaría incluso al 2021 o 2022.
Barato defendió que lo más importante es conseguir una opinión unánime de todo el sector en defensa de una PAC fuerte e indicó que la línea roja o el aspecto más rechazado es su nacionalización.
El secretario general de COAG, Miguel Blanco, afirmó que es imprescindible que se mantenga o aumente la financiación de la PAC, porque «no se nos puede pedir más por menos», en referencia a las exigencias en la lucha contra el cambio climático o de calidad.
Blanco, además, pidió que la reforma se centre en apoyar a los agricultores profesionales activos y en medidas a favor de las pequeñas y medianas explotaciones.
El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, mostró su preocupación porque el escenario no es favorable y por los temores sobre el presupuesto, que se agravan con el 'brexit', por lo que a su juicio es necesario un frente común contra los enemigos de la PAC.
Ramos criticó que se use la idea de simplificar para abrir la puerta a la cofinanciación y que no se aborden grandes problemas como los mecanismos de gestión ante las crisis de mercado, entre ellas la del veto ruso.
Por otro lado, García Tejerina anunció que presentará, previsiblemente este semestre, una estrategia para modernizar 800.000 hectáreas de regadío. El plan está vinculado a los trabajos para un pacto nacional del agua, según Cabanas.
Compartir: