La industria conectada es mucho más que tecnología
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 05/04/2017
"Solo con la tecnología no basta. Juega un papel fundamental en la industria conectada, pero las empresas deben también reorientar los elementos de su modelo de negocio a partir de las posibilidades de la tecnología. ¿Cómo? Creando nuevas propuestas de valor basadas en el conocimiento generado con la información recogida, abriendo nuevos canales digitales de comunicación con los clientes o generando nuevas fuentes de ingresos a partir del valor de los datos. Esta es la clave". Lo sabe bien Alfredo Gómez, consultor de Desarrollo de Negocio de Itainnova, desde donde se ha puesto en marcha una metodología de diagnóstico en el ámbito de la Industria 4.0 que, combinando aspectos tecnológicos y de negocio, puede ayudar a las empresas a identificar posibles proyectos con los que iniciar su proceso de transformación digital.
Hablamos de "una transformación completa de la industria a partir de las posibilidades de la tecnología", resume.
Internet de las cosas, simulación, robótica, big data... Una empresa, especialmente si es pyme, puede verse desbordada por las posibilidades de las tecnologías del mundo 4.0. "Son tecnologías novedosas y para una pyme puede ser complicado identificar la aplicación a su problemática y capacidades particulares", indica Gómez.
Además, "el verdadero potencial del mundo 4.0 se alcanzará por combinación de tecnologías y no solo por ejecutar desarrollos de manera independiente centrados en alguna de ellas". Veamos un ejemplo: "De poco servirá sensorizar nuestras líneas de producción si luego no somos capaces de analizar toda esa cantidad de datos para extraer la información relevante o si no somos capaces de alimentar modelos de simulación con los que conseguir un mayor conocimiento del proceso estudiado". Para ver esas interrelaciones, hace falta visiones globales y multidisciplinares.
Una tecnología para cada proceso
No hay unas tecnologías más indicadas para uno u otro sector. En el planteamiento de Itainnova, "asociamos tecnologías a procesos o áreas de la empresa". Así: "Los procesos productivos se pueden beneficiar de tecnologías asociadas al internet de las cosas, robótica, simulación, realidad aumentada o fabricación aditiva. Los procesos involucrados en la cadena de suministro pueden ganar eficiencia a partir de la computación en la nube y la integración de sistemas. Por encima de todos ellos se situarían las tecnologías de analítica de datos, big data e inteligencia artificial, que darían valor a los datos e interacciones".
Por dónde empezar un proceso de transformación digital
El proceso de transformación digital pasa por tres fases principales, señala Alfredo Gómez desde Itainnova:
La digitalización e integración de datos, en tiempo real, aplicable en los procesos productivos y logísticos dentro de la empresa y hacia fuera. Evitar el papel, registrarlo todo, sensorizar e integrar datos de manera automatizada e inteligente para que toda esta información sea explotable y exportable.
Digitalizar también los productos y la oferta de servicios a partir de la sensorización y de posibilidades de comunicación inalámbrica.
Redefinir y ampliar el modelo de negocio a partir de las posibilidades anteriores, buscando generar valor de los datos y del conocimiento generado a partir de los mismos.
Desde 2013, Itainnova allana el camino de las empresas hacia la Industria 4.0 a través de programas como Rutas Tecnológicas, Novalog o TM4i, por los que ya ha pasado una veintena de empresas. Los diagnósticos de Industria 4.0 que se ponen en marcha ahora pretenden ayudar a la empresa a identificar y priorizar proyectos de implantación de estas tecnologías.
El proceso consta de tres fases: "Una primera orientada a la identificación de posibilidades y oportunidades combinando aspectos tecnológicos y de negocio. En la segunda fase se trata de priorizar las oportunidades identificadas a partir de varios aspectos relacionados con el potencial de las tecnologías, su grado de madurez y su posible impacto en el negocio. La última fase se concreta en un anteproyecto".
Según el Global Industry 4.0 Survey publicado en 2016 por Price Waterhouse Cooper, cita Gómez, "en cinco años se espera un incremento del 39% en el nivel de digitalización, medido en número de empresas, que se sumaría al 33% de empresas digitalizadas a día de hoy". Estas firmas "esperan aumentar sus ingresos en un 2,9% y reducir costes un 3,6%". En el caso español, "aplicable al aragonés, las cifras pueden ser algo menores, pero el salto cuantitativo en competitividad puede ser mayor".
Compartir: