La sequía castiga al empleo en el sector agrario
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 27/11/2017
Un agricultor muestra tierra seca cerca del pantano de La Pedrera, en Orihuela (Alicante). 0 comentariosComentarLos sindicatos denuncian que si no se toman medidas urgentes no sólo la producción está en juego, también numerosos puestos de trabajo
Los niveles de temporalidad superan el 61,2% y han crecido un 6,7% desde 2008
La sequía pasa la factura: España se enfrenta a multas millonarias
Los agricultores no hacen más que mirar al cielo en busca de unas ansiadas lluvias que no terminan de llegar. No sólo la producción está en juego, también lo están muchos puestos de trabajo.
Octubre se despidió con muy malos datos en el sector agrícola. El tercer trimestre del año suele ser un periodo de gran actividad agraria, con importantes recolecciones en la vendimia, la aceituna de mesa y las producciones hortofrutícolas. Sin embargo, en esta ocasión no ha sido así. Las prolongada falta de lluvia se ha dejado sentir de forma muy importante en los cultivos.
Además, los agricultores están muy preocupados por la llegada de la Xylella a la Península. Esta bacteria que seca los árboles no sólo ha acabado con almendros en Palma de Mallorca, también lo está haciendo en Alicante. Y si se extendiera, las consecuencias para el campo serían desastrosas.
El paro registrado en el sector agrario repuntó en octubre casi un 6%, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Así, el numero de desempleados se situó en 166.854 parados, 9.194 más que en el mes anterior.
En evolución interanual, el desempleo agrícola se contrajo, en cambio, un 7,07%, lo que equivale a 12.688 personas menos. Ahora bien, explican desde la Federación Industria de CCOO, estos datos son «muy inferiores a los previstos en un año agrícola habitual con ausencia de sequía».
Pero los sindicatos no sólo están preocupados por la pérdida de empleos, también por el alto grado de precariedad en el sector. Los niveles de temporalidad superan el 61,2% y han crecido un 6,7% desde 2008, según la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al tercer trimestre del año. «La rotación del empleo agrario es abusiva y fraudulenta porque se utilizan contratos temporales en relaciones laborales que deberían recurrir a un contrato fijo discontinuo, y a esto hay que muchas contrataciones son verbales, lo que genera desprotección», señalan desde CCOO.
La sequía pasa facturaEn estos momentos, en el sector agrario trabajan 777.000 personas (597.800, hombres y 179.200, mujeres). En el tercer trimestre de 2008 llegaron a ser 798.000, pero cayeron hasta los 666.100 en el mimo periodo de 2014. Pese a que en los últimos años se había producido una cierta recuperación del empleo en el sector agrícola, lo cierto es que las perspectivas no son nada halagüeñas si las lluvias no terminan de llegar.
La sequía ya ha pasado factura en la recogida de los cítricos, en la vendimia, en la aceituna de mesa y en los productos hortofrutícolas. También cayó la producción y el empleo en la campaña de la remolacha y en las frutas de verano. Y los próximos meses no pintan mucho mejor. «Hay que tomar medidas ya, luego no tendrá solución», advierte Francisco Javier Velasco, responsable del sector agrario en la Federación de Industria de CCOO.
Tanto este sindicato como UGT remitieron el pasado 2 de noviembre una carta a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, pidiendo que convocara una reunión con los agentes sociales y el Ministerio de Agricultura para evaluar el impacto de la sequía en las diferentes comunidades autónomas y para que se adoptaran medidas urgentes que contribuyeran a paliar sus efectos
De momento, no han recibido ninguna respuesta y no entienden que «el Gobierno esté haciendo caso omiso a su propuesta de crear una comisión interministerial para estudiar la situación de la sequía y sus consecuencias en el empleo agrario».
«El cambio climático ya está teniendo consecuencias y España es uno de los países de Europa que más va a sufrir sus consecuencias», explica Ana García de la Torre, secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT . «En materia de empleo, la pérdida de cosechas está poniendo en peligro muchos empleos y, además, al no hacer las suficientes jornadas los trabajadores tienen problemas para acceder a las ayudas y quedan desprotegidos. Es necesario que se adopten medidas ugentes», añade.
Propuestas de los sindicatosUGT y CCOO ya han puesto sobre la mesa algunas propuestas como que se aumenten los fondos del acuerdo para el empleo y la protección social agraria (Aepsa); que se habiliten extinciones temporales de empleo o ERE por la existencia de fuerza mayor; que se bonifiquen las cuotas de la Seguridad Social en las empresas afectadas por pérdidas de empleo; que se flexibilicen los requisitos para el acceso a las prestaciones sociales (prestación por desempleo y subsidio por desempleo) y que se eliminen o se reduzcan los requisitos para acceder al subsidio o renta agraria, entre otras medidas.
Compartir: