La sequía dispara el precio del cardo y la uva de cara a las compras navideñas
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: heraldo.es, Digital - 28/11/2017
Del cardo nos acordamos cuando llega la Navidad. Y los que quieran incluir esta verdura fresca en alguno de sus menús para estas fiestas se van a encontrar con que su precio prácticamente se ha duplicado en comparación con el año pasado por estas mismas fechas. En el Mercado Central de Zaragoza se podía comprar este lunes a 1,90 euros el kilo, mientras en 2016 costaba 0,99 euros. La baja producción de este icono aragonés a causa de la grave sequía ha motivado que su coste se dispare.
Y aún podría encarecerse en las próximas semanas si llegan heladas y su disponibilidad mengua todavía más. "El cardo que se cultiva en la ribera del Huerva, en lugares como Cadrete y Muel, no se ha podido criar en condiciones por la sequía. Se plantó en mayo con normalidad pero ha sido imposible regarlo -explica el presidente de la Asociación de Hortelanos de Zaragoza, Manuel Calle-. Los que ahora se pueden encontrar en los puestos y fruterías son de agricultores que cuentan con pozos".
No es el único producto característico de las navidades que se ha visto afectado por la prolongada ausencia de precipitaciones. Las consabidas uvas blancas para acompañar las 12 campanadas de Nochevieja también obligarán a rascarse algo más el bolsillo. Su precio se ha incrementado un mínimo de un 56%, pasando de 1,79 euros el kilo a 2,79 euros, como rezaba este lunes el cartel en un puesto del Mercado Central, y hasta 3,48 en algunas fruterías y tiendas.
En el caso de esta fruta, la blanca que estos días se ofrece es la llamada moscatel italiano, que tiene el grano más grande que la variedad aledo que se consume en Navidad. Esta última es típica del valle de Vinalopó (Alicante) y se suele recolectar en noviembre y diciembre. "De momento la uva aledo aún no se ha visto ni tampoco nos la han ofrecido todavía -apunta Javier Monge, vicepresidente de la Asociación de Mayoristas de Frutas y Verduras de Mercazaragoza-. Este no es un año de kilos de uva para España y aunque sea de calidad, la ausencia de lluvias pasa factura a las parras. La perspectiva es que venga igual de cara que la italiana e incluso algo más.
Otro de los clásicos de la cesta navideña aragonesa como es el ternasco también resulta algo más oneroso que hace un año. El presidente de los mayoristas de carne de Zaragoza, José María Navarro, cuenta que desde agosto el precio está subiendo y en estos momentos viene a costar un 5,4% más que el año pasado. La sequía no es la culpable. "La escasez de corderos se debe sobre todo al manejo de las ganaderías que hace cada uno. Los partos se han producido en octubre y noviembre, los ejemplares todavía son muy pequeños y no llegarán al mercado hasta pleno enero", comenta el presidente de la IGP Ternasco de Aragón, Juan Carlos Brun. La paletilla, la más preciada para las fiestas, valía ayer 14,99 euros el kilo, una cifra que irá al alza. Por un cuarto pedían 10,99 euros el kilo.
Lo más incontrolable, el pescado
Lo más incontrolable es la pesca. Pescados estrella como el besugo, el rape y la merluza y mariscos como el bogavante y los langostinos son los que al final acaban marcando la diferencia en el tique de la cena de Navidad.
A estas alturas no se pueden hacer predicciones. En las últimas semanas está entrando poca cantidad de merluza y rape pero, insiste el presidente de la Asociación de Mayoristas de Pescado de Mercazaragoza, Félix Escobar, "el tiempo y el estado de la mar" tienen la última palabra. Apunta que muchas capturas se han reducido porque las tripulaciones están en "parada biológica" para cumplir las cuotas y salir a la mar en diciembre con vistas a la gran demanda navideña.
Llegan las carnes de ave
El capón, la pularda y la pintada son carnes de ave exquisitas para la mesa navideña. La semana pasada en el Mercado Central ya se puso a la venta capón de Poleñino (a 15 euros el kilo) y este viernes llegarán la pularda y la pintada (8,90 euros el kilo). ¿Van a fluctuar? José Carlos Gran, presidente de la Asociación de Detallistas, estima que estos precios no variarán demasiado porque "son animales de más de seis meses de crianza", aunque su precio sí es algo superior al de 2016 "por el sobrecoste en su alimentación a causa de la sequía".
De momento, ni en el Mercado Central de la capital aragonesa ni en otros establecimientos se vive el ambiente de compras de artículos de alimentación típicamente navideños. Hay que esperar hasta después del puente de La Constitución. Sí hay clientes que ya adquieren con antelación los congelados para evitar las sorpresas de última hora. Un informe de la consultora Deloitte estima el gasto medio por hogar español estas navidades en 633 euros, de los que 195 se destinarán a la comida.
Compartir: