La tradicional rotación de cultivos, clave para usar menos pesticidas y abonos
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: lavanguardia.es, Digital - 24/05/2017
El próximo miércoles día 31 de mayo se celebra, en Castelló de Empúries (Girona), la jornada técnica Rotaciones de cultivos extensivos en producción ecológica y en agricultura convencional, organizada por el Departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña, y con la colaboración del IRTA.
La práctica de la rotación de cultivos se remonta a la antigüedad, a los orígenes de la agricultura, cuando, después de una cosecha, ya se hacían cultivos mejorantes para incorporarlos al suelo antes del cultivo siguiente. Durante las últimas décadas se ha extendido la práctica del monocultivo o repetición de cultivos en un mismo sitio a lo largo de los años. Según el Departament de Agricultura de la Generalitat de Catalunya, esta práctica genera desequilibrios en la composición mineral de la tierra -por agotamiento o exceso de macronutrientes y oligoelementos- y propicia la aparición de plagas y enfermedades especializadas en determinadas familias de plantas.
La agricultura ecológica, un paso más en el cuidado del medio ambiente
(Thomas Barwick / Getty)
Por este motivo, la práctica de las rotaciones en cultivos extensivos no es únicamente un buen consejo, sino que es ya una necesidad. Es posible preservar el medio ambiente y obtener producciones aceptables si se tienen los conocimientos idóneos de la manera en la que se debe actuar. Esta práctica se ha extendido mucho entre los productores de agricultura ecológica pero sirve tanto para cultivos extensivos que hacen agricultura ecológica o producción integrada, como en aquellos que hacen agricultura convencional.
El objetivo de las jornadas de Empúries es doble. Primero, hacer una exposición clara y comprensible de lo que el productor debe entender como rotación de un cultivo y, en segundo lugar, explicar la mejora agronómica tanto a nivel de plagas, enfermedades y malas hierbas, como a nivel de fertilidad del suelo, que representa la práctica de las rotaciones en cultivos extensivos.
¿En qué consiste la rotación de cultivos?
La rotación de cultivos consiste en alternar plantas, pero no de cualquier manera, sino que deben ser plantas de diferentes familias con diferentes necesidades energéticas. Obviamente practicar una rotación de cultivos requiere de un profundo estudio y conocimiento de las necesidades nutritivas de las plantas, así que no deben quedar dudas de que la rotación de cultivos es una actividad agrícola muy seria.
Esta práctica se realiza para evitar que el suelo se agote y las plantas se enfermen de ciertas enfermedades que suelen perdurar durante un tiempo. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), esta forma de rotación de cultivos funciona como un motor biológico. Más aún, una diversidad de cultivos en rotación conduce a una diversa flora y fauna del suelo; las raíces excretan diferentes sustancias orgánicas que atraen a diferentes tipos de bacterias y hongos los cuales, a su vez, tienen una función importante en la transformación de esas sustancias en nutrientes disponibles para las plantas. La rotación de cultivos también proporciona una función importante fitosanitaria dado que previene transmisión de plagas y enfermedades específicas de un cultivo al próximo por medio de los residuos.
VINOS DE TALLER VI,AS ECOLOGICAS SIURANA GIRONA
(Inma Sainz de Baranda)
Gracias a la rotación de los cultivos, por ejemplo con legumbres, se obtienen suelos con un mayor potencial de absorción de carbono que los monocultivos, y los agricultores tienen un aumento de la productividad, que se observa en la cosecha siguiente.
El abono verde
Otro concepto estrechamente ligado a la rotación de cultivos es el del abono verde. Se trata de un cultivo de especies mejorantes que al final se incorpora al suelo por sus efectos beneficiosos. Es más natural y biológicamente activo que el suelo descubierto y, por lo tanto, favorece la regeneración de éste. La cubierta vegetal en el periodo entre cultivos evita la erosión, compite con las malas hierbas, evita la pérdida de nutrientes por lixiviación y, en el caso de las leguminosas, mejora la fertilidad a través de la fijación del nitrógeno atmosférico asegura el Departament de agricultura de la Generalitat de Catalunya.
Compartir: