La UPM propone cambios en la dieta de las vacas para prevenir el efecto invernadero
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 27/12/2017
Madrid, 26 dic (EFE).- Un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) propone cambios en la dieta de los rumiantes para reducir la producción de metano que se genera en la digestión de estos animales, y contribuir así a rebajar el efecto invernadero, ya que 15% de la emisión global de metano procede de estos animales.
El estudio indica la conveniencia de "minimizar los contenidos de proteína de las dietas de los rumiantes, ajustándolo de forma precisa a sus necesidades nutritivas", teniendo en cuenta que una vaca lechera puede generar diariamente 400 litros de metano y un ternero de engorde más de 200 litros, explica la UPM en una nota.
"En los procesos digestivos de los rumiantes se genera metano, un gas con un efecto invernadero 23 veces mayor que el del CO2. La mitad de las emisiones antropogénicas de metano en España es producido por los animales de granja, siendo los rumiantes los principales contribuidores", explica la Escuela de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la UPM.
Por ello, "no es descabellado pensar que una modificación de la alimentación de este tipo de mamíferos puede tener un efecto importante en la liberación de gases a la atmósfera", según la profesora Maria Dolores Carro, una de las autoras del estudio.
El trabajo ha consistido en "medir in vitro cómo contribuye la dieta de los rumiantes, especialmente su contenido en proteína, a la liberación de metano a la atmósfera y hasta qué punto se puede disminuir haciendo cambios en la dieta sin perjudicar el bienestar y producción de los animales", añade Carro.
Los resultados revelan que las emisiones de metano de los rumiantes "no solo están condicionadas por los aportes de fibra en su dieta, como se estimaba desde el principio, sino también por el aporte de proteína".
La digestión de la proteína provoca una fermentación de las cadenas carbonadas que resultan de la desaminación de los aminoácidos, un proceso metabólico que se produce durante la fermentación de los rumiantes, que es a su vez una parte esencial de su proceso digestivo.
En el trabajo se observó que "en la fermentación ruminal de 100 gramos de proteína se generaban casi tres litros de metano", según el artículo publicado en la revista 'The Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition'.
Reducir los contenidos de proteína de las dietas es posible mediante "la sustitución parcial de la proteína por compuestos de nitrógeno no proteico -por ejemplo urea- o reduciendo la degradabilidad ruminal de la proteína mediante tratamientos apropiados", añade la UPM.
La aplicación práctica de este resultado supondría "una mayor eficacia alimentaria en los rumiantes y una reducción de las emisiones contaminantes -nitrógeno y metano-, con la consiguiente mitigación de sus efectos a nivel de la eutrofización y el cambio climático", concluye la investigadora.
Compartir: