La vaca 'techie' da más leche
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: elmundo.es, Digital - 19/04/2017
18/04/2017 09:59 Durante siglos, la ganadería ha sido una actividad tradicional, donde la sabiduría popular de varias generaciones familiares era la clave para obtener el mayor rendimiento por parte de los animales. Sin embargo, la llegada de las nuevas tecnología ha abierto todo un nuevo abanico de conocimiento antes oculto con el que los ganaderos más «techies» podrán anticiparse a cualquier problema que se pueda presentar con sus reses.
Internet de las Cosas, Big Data y machine learning son sólo tres de las tendencias que más están impactando en ese sentido. Y todas ellas las encarna la start up holandesa ConnectTerra, un negocio fundado por dos emprendedores que querían «construir un sistema más equitativo para humanos y rumiantes». No sabemos cuál es la definición de justicia en la industria ganadera, pero sí que su tecnología ha conseguido que las vacas estén más sanas y cuidadas... lo que al final repercute en el beneficio que pueden obtener de ellas. «La diferencia entre una vaca saludable y otra que no lo está puede suponer hasta 30 litros más de leche producida al día», afirma Saad Ansari, fundador y CTO de la compañía.
En concreto, lo que Ansari y su socio Yasir Khokhar han desarrollado es un completo camino digital que empieza en el propio animal, monitorizado con un sensor en el cuello llamado Ida, hasta el propio responsable de la explotación, quien en su móvil puede recibir alertas y previsiones y recomendaciones en tiempo real sobre sus queridas vacas. Por el medio, como no podía ser de otro modo, se ejecutan varios algoritmos de aprendizaje profundo que determinan patrones en la forma de comer, caminar, rumiar, descansar o beber del animal.
Con un sistema de redes bayesianas, la app entiende las razones detrás de esos comportamientos, pudiendo adivinar si la vaca sufre un trastorno digestivo, alguna otra enfermedad de gravedad o si está fértil. Usan, para ello, tecnologías y modelos ya disponibles en TensorFlow, la librería de código abierto de Google para temas de machine learning.
Uno de los aspectos donde más están trabajando los ingenieros de ConnectTerra es en la predicción de potenciales problemas con el ganado tras el parto. Así pues, los impulsores de esta tecnología aseguran poder anticipar, poco después de que comience el parto, si un animal va a estar en peligro -de vida o simplemente de reducir su capacidad productiva- en las siguientes semanas. Hasta ahora, los profesionales tardaban hasta tres días en comenzar a darse cuenta de esta clase de incidentes.
Todos estos conceptos se le muestran al ganadero de forma sencilla, en lenguaje llano, ya que el fin último no es darle «un sinfín de datos que deba procesar él mismo sino insights que le ayuden directamente en su negocio», añade Saad Ansari, De hecho, el algoritmo detrás de todo este paradigma también aprende del feedback que recibe de los propios usuarios, ajustando mejor sus predicciones a cada granja concreta. Sin olvidar que, en el caso de animales con pastoreo libre, el dispositivo permite su geolocalización precisa en todo momento.
Implantada en CastellónDe origen holandés, sorprende que ConnectTerra haya optado por una vaquería de Xilxes (Castellón) para hacer el proyecto piloto de sus innovadoras soluciones. «Fue un experimento ciego con 20 vacas a lo largo de dos meses, en los que logramos demostrar la validez tanto de nuestro sensor como de los algoritmos que subyacen a él», explica el responsable técnico de la start up.
Para ser exactos, esta granja vivió un aumento de la eficacia de la inseminación que le ahorró hasta 400 euros en apenas 60 días, así como se libró de pagar otros 500 euros por tratamientos para problemas médicos que fueron detectados de forma temprana. Además, las advertencias de cetosis y otras alteraciones alimentarias redujeron la factura de la explotación en otros 200 euros, al igual que las alertas de eficiencia alimentaria en genética hicieron lo propio en 1.000 euros. ¿Total de la factura generada gracias a esta tecnología en dos meses? 2.100 euros. «El 90% de las predicciones de calor, útiles para establecer períodos de celo, y el 80% de las de salud se confirmaron correctamente en este experimento», presume Ansari.
Quién sabe si la imagen de vacas con un collar de colores alrededor de su cuello se volverá la norma; lo que sí sabemos es que sus ganaderos lo tendrían más fácil en el día a día.
Compartir: