Las 10 frutas más exclusivas del mundo
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 23/08/2017
Originaria de Sudamérica, la uchuva es rica en provitamina A, vitamina C y vitaminas del grupo B. También presume de un ejército de aminoácidos, fósforo, antioxidantes y pectinas.
Se puede comer cruda y es un verdadero placer o también deshidratada, en batidos y postres. De ella se dice que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, a regular el ciclo de los carbohidratos, a paliar las molestias de la garganta y a mantener la salud de la piel, de las mucosas y del cabello. En otras palabras, es bonita, buena y, como toda la fruta, hace bien.
Chirimoya, la golosina natural Chirimoyas, sabrosas y nutritivas - Es una auténtica golosina natural. La pulpa blanca de la chirimoya desprende un intenso sabor exótico , a medio camino entre el plátano y la piña y un cierto aroma a rosa. Hasta sus hojas y sus flores son olorosas y seductoras. Eso sí, sus semillas negras, hasta 30 en una sola pieza de fruta, no se comen.
Por fuera, esta fruta tropical originaria de las Américas al parecer, concretamente de Perú se parece a una alcachofa. También es un tesoro nutricional , pues es rica en calorías, azúcares, proteínas, calcio, fosforo, hierro y vitamina C.
Mangostán, la reina de las frutas Mangostán, la «Fruta de la Juventud» - Se le apoda la reina de las frutas, y con razón. El mangostán es una fruta originaria de Java y Sumatra que ya se cultiva en toda Asia y Sudamérica, aunque se recolecta solo en una determinada estación del año, de abril a octubre.
Sus frutos redondos, duros y morados por fuera y de gajos blancos, perfumados y dulces por dentro, son altamente perecederos, lo cual dificulta su comercio. A esto hay que añadir que su cáscara es rica en ácido tánico es decir, tiene propiedades antioxidantes y se le atribuye el poder de regenerar las células, algo que le ha valido también la fama de fruta de la juventud .
Un superfood en toda regla y, para algunos, la fruta exótica más deliciosa del mundo. Desde luego es una de las más caras: un kilo de estas «reinas» puede llegar a costar 25 euros.
Pitaya roja, la más fashion Pitaya o Fruta del Dragón - Su nombre en antillano significa «fruta escamosa» y alude a su característica piel «de dragón» que le ha valido el apodo de Fruta del Dragón . La Pitaya roja es una fruta de clima tropical y origen centroamericano que últimamente viene pisando fuerte. Y no es para menos: su aspecto es de lo más elegante, con sus pétalos entre el rojo y el rosa y su pulpa blanca y dulce salpicada de semillas negras (que, al parecer, contienen sustancias que ayudan a hacer la digestión). Además, es rica en proteínas , grasas, carbohidratos, fibras, calcio, fósforo, hierro, vitamina A, tiamina, riboflavina, niacina y ácido ascórbico. De la Pitaya también se comen las flores , que se suelen preparar fritas, asadas o revueltas. El precio de esta fruta exótica que rebosa glamour ronda los 6 euros.
Kumquat, explosión de frescura Kumquat, el cítrico de lujo perfecto para el cóctel - En la vida hay pocas cosas como pegarle un mordisco a un Kumquat . Dulce y aromático, este cítrico de origen oriental también se le conoce como Fortunella, Mandarina china o Naranja china explota en la boca con toda su frescura. Ni siquiera hay necesidad de quitarle las pepitas o la piel, muy fina, aromática y de color naranja, o de cortarlo, pues se parece a una naranja en miniatura y de forma ovalada. Como es obvio, es rico en vitamina C, pero también provitamina A, calcio, magnesio, ácido fólico y potasio. El Kumquat es el ingrediente perfecto para cualquier cóctel , para preparar confituras y mermeladas y también se utiliza en los platos de aves.
Litchi, exquisitez de China Litchis, bajo su cáscara rosa de púas se encuentra el sabor más intenso - Originario de China y rico en vitaminas, minerales y antioxidantes, el litchi (también denominado lychee y cereza de China) es un auténtico placer para el paladar. Su pulpa correosa, de un blanco transparente y un sabor dulce con un fuerte aroma a flor está escondida, como todo lujo que se respete, bajo una cáscara rosa llena de púas. Los chinos, quienes cataron los primeros los placeres del litchi, reservan a este producto un lugar especial en su cocina, sobre todo como postre , en las ensaladas o para acompañar carne y pescado: por esta razón lo cultivan desde hace más de 2.000 años y lo han llevado consigo allá donde se hayan instalado. Los litchis a menudo se comen en almíbar o deshidratados como ciruelas secas muy perfumadas. En Madrid , pueden adquirirse en las tiendas de Gold Gourmet .
Maracuyá, el fruto de la pasión Maracuyá, «la Fruta de la Pasión» - Pocos frutos son capaces de evocar paraísos lejanos sólo con nombrarlos como la Maracuyá . Nativa de Brasil , de forma esférica y oscura (cuando es madura), la Maracuyá es también conocida con nombres como Murucuyá, Murukkoyá, Pasionaria y, el más bonito de todo, Fruto de la Pasión . Sin embargo, aunque su pulpa amarilla, formada por pepitas correosas, de sabor dulce y ácido a la vez y aroma penetrante bien podría ser afrodisiaca, ese nombre hace referencia a otra pasión: la de Cristo , pues las diferentes partes de la flor de Maracuyá se parecen a clavos, martillos y cruz. Es un fruto fresco, perfecto para cócteles, salsas frías y helados, también es muy calórico y rico en agua, proteínas, vitaminas A y C, hierro, sodio, potasio y serotonina, la hormona del buen humor. La pasión terrenal está al alcance de una cucharita.
Kiwano, el Fruto del Paraíso El kiwano, un concentrado de sabor sin azúcares ni grasas - El Kiwano es un fruto exótico originario de África que mezcla las notas gustativas y aromáticas de melón, pepino, plátano, kiwi y limón. Por fuera se parece a un melón de color anaranjado y cubierto de pinchos, de ahí su otro nombre de melón o pepino cornudo, mientras por dentro presenta una pulpa verde y gelatinosa ideal para comer dulce , con una pizca de azúcar, en smoothies y cócteles, pero también para dar un giro original a cualquier ensalada. Contiene mucha agua y sales minerales , es muy rico en vitamina C y no contiene grasas ni azúcare s . La piel, por otro lado, contiene antioxidantes. También se le llama Fruto del Paraíso . ¿Qué más se puede pedir?
Papaya, el postre perfecto Un batido de papaya, el mayor lujo natural - Si tuviéramos que cerrar los ojos e imaginar un fruto tropical, es bastante probable que el primero que se nos ocurriría sería la Papaya. O quizás deberíamos decir Papayas, conociéndose más de 70 especies de este fruto, algunas tan pequeñas como naranjas, otras de hasta 50 cm de largo y 2 kilos. Sea como sea, la Papaya es el placer tropical por excelencia, con su pulpa dulce de color anaranjado llena de semillas negras y su sinfín de beneficios para la salud, siendo rica en fibra, hierro y vitaminas A, B3, C y D, entre otros. Es originaria del sur de Nicaragua , pero se cultiva con éxito durante todo el año en todos los países tropicales. Además, contiene una enzima llamada papaína que desarrolla una función parecida a la de la saliva, es decir, disuelve los alimentos. Por eso, unos trocitos de Papaya son el final perfecto de una buena comida, dado que facilita la digestión . Es uno de los pocos frutos que pueden comprarse verdes y dejar madurar en casa y las hojas suelen utilizarse en la cocina para ablandar la carne. Más lujo natural, imposible.
La Guayaba, récord de vitaminas La guayaba, el tesoro vitamínico más sabroso - Fresca, en zumos, helados, cócteles, jaleas, mermeladas y sobre todo batidos, pues el maridaje con los lácteos le sienta especialmente bien. Sea cual sea la opción elegida, lo importante es hacer un hueco en nuestra dieta a la Guayaba, un tesoro de vitaminas. Según se lee en el libro Frutoterapia de Albert Ronald, este fruto nativo de América tropical contiene nada menos que 16 vitaminas , además de varios nutrientes, proteínas, sales minerales y oligoelementos. Eso sí, es bastante calórica y algunas de sus variedades pueden ser semiácidas o incluso ácidas. La más común es de forma redondeada, piel verde-amarilla y pulpa entre el rojo y el rosa con una gran cantidad de semillas duras, recordando su aspecto al del tomate. En ese pequeño templo madrileño de la fruta que es la Frutería Vázquez , se pueden comprar Guayabas y unas cuantas exquisiteces tropicales más sin moverse del exclusivo barrio Salamanca.
Compartir: