Las ayudas para crear grandes cooperativas agrícolas se desinflan
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: larazon.es, Digital - 15/01/2018
De los 3,3 millones para fortalecer el sector se han adjudicado 239.000 euros a tres entidades El objetivo prioritario de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de reforzar la industria agrícola favoreciendo la creación de empresas de mayor tamaño avanza, pero lo hace sin el empuje económico anunciado. Pese a que se habilitaron 3,3 millones a través de dos líneas de subvenciones finalmente solo tres cooperativas han accedido a ellas. En total, recibirán 239.000 euros, quedándose el grueso del presupuesto en el cajón. La escasa comunión entre la demanda de las cooperativas y la respuesta de la Consejería frena así uno de los objetivos del Plan Estratégico de la Agroindustria Horizonte 2020, elevado al Consejo de Gobierno en diciembre.
La histórica dispersión espacial es el principal obstáculo que encuentra el sector para aumentar su negocio. La mayor parte de las empresas se encuentran en zonas rurales y no poseen capacidad de producción y distribución para generar nuevos mercados o responder a la demanda externa. El Plan Estratégico establece como fundamental redimensionarlas mediante fusiones o nuevas compañías, continuando la senda del anterior plan.
El desarrollo del Plan Estratégico 2013 destinó siete millones de euros a redimensionar empresas. Los proyectos implicaron a 167 cooperativas, que acabaron constituidas en solo veinte. El último ejemplo este sentido es Cooperalia, visitada recientemente por el consejero y que ha unido a ocho cooperativas de Granada y Jaén. Las cuatro granadinas solicitaron adherirse a la primera de línea de ayudas activada pero sus solicitudes fueron rechazadas. Esa primera opción debía en teoría impulsar la integración de compañías. Disponía para ello de un millón de euros, con un máximo de cien mil por solicitante. Solo dos la han obtenido, Nuestra señora de la Salud y la cooperativa Nuestra Señora de los Desamparados. Ambas son cordobesas y formarán parte de Agrosevilla, una de las más potentes en la aceituna de mesa embarcada en el litigio con Estados Unidos por el arancel impuesto a la aceituna negra. Otras cinco entidades las cuatro de Granada que conforman Cooperalia y una de Cádiz. A todas le fueron denegadas por no haber aportado la documentación necesaria. Una sexta cooperativa fue excluida del proceso.
La segunda línea dispuso 2,29 millones para facilitar las fusiones, obligando a disolverse a todas creando una nueva o a las absorbidas por otra mayor. El resultado ha sido una única ayuda concedida por 39.000 euros a Oleocampo y el rechazo a otra empresa por no estar inscrita en el registro de sociedades agrarias de transformación de la Junta.
Andalucía es la comunidad que cuenta con mayor número de industrias de este tipo, un 18% de las españolas, pero solo genera un 13% del empleo. Su aportación al valor de la producción también está por debajo y representa el 15% del español. El gran número de empresas, más de siete mil, suponen una de cada cinco industrias donde trabajan 46.000 personas.
Prácticamente todas son pymes que no alcanzan los cien empleados. Aún así, el sector ha soportado los vaivenes de los últimos años, en los que el empleo llegó a caer un 12%. Pese a todo, la región encabeza junto a Cataluña (22%) las exportaciones realizadas en España.
Una inversión en tres años que duplica a la del anterior Plan Estratégico
El penúltimo Consejo de Gobierno del año pasado sirvió para aprobar el Plan Estratégico de para la Agroindustria de Andalucía Horizonte 2020. Las bases de las políticas públicas contemplan invertir 728 millones de euros en un sector con 46.000 empleados y 14.200 millones de facturación. El anterior documento se tradujo en una inversión de 342 millones, que se duplicará. Esa cantidad servirá además para estabilizar el empleo y crear siete mil puestos más en tres años.
El Plan se estructura en nueve líneas estratégicas: sostenibilidad integral (299,1 millones de euros); eficiencia y dimensión empresarial (166,2 millones); internacionalización (83,7); innovación y transferencia de investigación (52,1); calidad comercial y orientación a consumidores (50,8); calidad diferenciada y nichos de mercado (35); impulso a las nuevas tecnologías (34,2); gobernanza (4), y equilibrio, cooperación y transparencia en la cadena agroalimentaria (2,7). Algunas de las acciones previstas en estas líneas ya están en marcha. Entre ellas destacan los incentivos a la modernización, cuya última convocatoria suma 108 millones en ayudas para pymes, el sector olivarero y grandes empresas.
El texto define como actuaciones preferentes para la concesión de subvenciones aquellas que avancen en la igualdad de oportunidades, así como en la creación, consolidación y mejora de empleo de calidad. Se priorizará igualmente el compromiso medioambiental de los solicitantes y los proyectos que incluyan medidas vinculadas a la discapacidad, el impacto en la salud y la seguridad laboral.
Entre las iniciativas novedosas que destaca la Consejería figuran la creación de una nueva marca de calidad para la promoción de los productos; la constitución del Foro Andaluz de la Cadena Agroalimentaria; el impulso a sistemas de mediación extrajudicial de conflictos; la especial atención a la venta directa, los mercados locales y las cadenas cortas de comercialización, y la habilitación de nuevos instrumentos de gestión de alertas de fraude.
Compartir: