Las empresas de alimentación se unen a la revolución de la «comida de verdad»
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: abc.es, Digital - 15/05/2017
La polémica por el uso del aceite de palma ha reavivado el debate sobre la conveniencia de incluirlo o no en los productos de alimentación. Los consumidores cada vez están más informados y presionan a las empresas del sector para que aumenten su transparencia y apuesten por lo natural. La comida sana es una prioridad para los jóvenes «millennials» y muchas de las grandes empresas de esta industria se preparan para dar un giro y adaptarse a la revolución de lo saludable.
Algunas de estas compañías han estado presentes en las jornadas organizadas por Sustainable Brands en Madrid a lo largo de este semana. «La comida de verdad es aquella en la que se ha puesto atención en la forma en que está plantada, en cómo ha crecido y cómo ha sido cultivada», indicó en estas jornadas el vicepresidente de Responsabilidad Corporativa de Campbell Soup Company, Dave Stangis. «La transparencia tiene que estar en todos los productos y en todas las marcas», añadió Stangis.
Pese a las promesas de transformación, el tiempo y la rapidez de adaptación marcan los pasos de una revolución que exige respuestas inmediatas por parte de la ciudadanía. «El principal reto para las empresas de alimentación reside en la velocidad con la que deben adaptase al cambio que demandan de los consumidores. La investigación y la búsqueda de alternativas requieren tiempo y recursos financieros», afirma Sandra Pina, directora de Sustainable Brands Madrid.
Pina insiste en que la transparencia y la trazabilidad en todas las cadenas de producción serán los pilares en los que se asentará el cambio en el sector. En este sentido, cita a Panera como una de las empresas que están encabezando el cambio. La cadena de cafeterías, que actualmente sirve 10 millones de comidas a la semana en Estados Unidos, se compromete con sus clientes a no incluir alimentos con grasas transgénicas, colorantes ni aditivos artificiales. «En la industria alimentaria se necesitan compañías líderes que consigan que los demás las sigan y establezcan así nuevos niveles de calidad», afirma Pina.
Entender el etiquetado Otro de los grandes retos en este ámbito tiene que ver con el etiquetado. La directora de Sustainable Brands pone como ejemplo la propuesta de introducción de semáforos nutricionales como los que ya se han implantado en los alimentos de los supermercados de Reino Unido. En este sentido, ya trabajan multinacionales como Mondelez -Oreo, Fontaneda, Lu, Milka y Oscar Mayer, entre otras marcas-, que ha anunciado que incluirá en el etiquetado la «codificación de colores para ayudar al consumidor a obtener la información que necesita».
La presidenta de la categoría de chocolates de Mondelez, Mary Barnard, avanza además que están introduciendo cambios en los productos para reducir el sodio y las grasas saturadas y que de aquí a tres años se han fijado «el objetivo de expandir las opciones de control de porciones». «En Mondelez tenemos como meta convertirnos en líderes de productos sostenibles y saludables para 2020. Queremos evolucionar para sastifacer las necesidades de bienestar de los consumidores y a la vez mantener el gran sabor que se espera de nuestros productos», asegura Barnard.
Aceite de palma, ¿sí o no? La fiebre por lo natural ha conllevado un rechazo social a los productos que incluyen aceite de palma en vez del de oliva o girasol. Algunas marcas han cedido a la presión de los consumidores y han eliminado este aditivo tradicionalmente utilizado por la industria por su bajo coste y su potencial para mejorar el sabor de ciertos alimentos como bollos, galletas o procesados.
Hay compañías que ofertan productos sin aceite de palma desde su nacimiento. Es el caso de Innocent Drinks, una compañía que irrumpió en Reino Unido en 1999 y que comercializa zumos y batidos de fruta naturales embotellados en plástico reciclado. La directora de Sostenibilidad de Innocent Drinks, Louise Stevens, explica que su proceso de adaptación a las demandas del consumidor comenzó «desde el primer día» y añade que «dejar las cosas mejor de como las encontraron es una prioridad de negocio».
Los helados de Ben & Jerrys tampoco incluyen este aditivo. «Nunca hemos usado aceite de palma en la mezcla de base de nuestro helado. Sí lo incluían algunos complementos, como las galletas o los bizcochos. Ahora, hemos reformulado completamente nuestra estrategia y hemos eliminado el aceite de palma de todos nuestros productos en todo el mundo», asegura Chris Miller, director de activismo de la compañía heladera.
Sin embargo, Barnard defiende el uso del aceite de palma como «clave» en los productos de galletas y confitería de Mondelez ya que otorga «características técnicas únicas» y «está libre de grasas 'trans'». «Para producir la misma cantidad de aceite usando otro vegetal se requerirían áreas de cultivo más grandes y su reemplazo podría potencialmente poner más bosques en riesgo. Por ello, la mejor solución para abordar los temas asociados con este ingrendiente es hacer sostenible su producción», explica Barnard.
Sostenibilidad en el origen La ganadería y agricultura sostenibles son también la base de la «comida de verdad», tal y como coinciden los portavoces de las empresas consultadas. Chris Miller, director de activismo de Ben & Jerrys, presume de ser una de las primeras heladeras que decidió no usar leche de vacas alimentadas con la hormona del crecimiento bovino. También recuerda que sus productos llevan el sello de comercio justo y que no utilizan ningún ingrediente que haya sido modificado genéticamente.
En Mondelez cuentan con un programa de cacao sostenible -Cocoa Life - para el que han invertido 400 millones de dolares en las comunidades productoras con el fin de mejorar su calidad de vida. «Nuestro objetivo es capacitar a 200.000 productores de cacao para 2022. Ya estamos a casi medio camino con 92.000 productores que producen este ingrediente de forma sostenible en un total de 862 comunidades», indica Mary Barnard, presidenta de la categoría de chocolates dela multinacional.
En Innocent Drinks también admiten la importacia que la agricultura sostenible tiene en su negocio. En la compañía de zumos naturales cuentan con proveedores incluidos en una lista de agricultores que respetan el medio ambiente y tienen como objetivo conseguir que todos sus productos provengan de estas zonas de cultivo para 2020.
Compartir: