Las lluvias sólo dan un respiro mínimo a la sequía
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: lavanguardia.es, Digital - 05/02/2018
Las lluvias registradas en Catalunya son un respiro mínimo, un balón de oxígeno aún insuficiente para superar la situación de prealerta por la sequía en la región de Barcelona y Girona. El agua y la nieve caídas fueron una bendición para los embalses del Ter y del Llobregat (que abastecen la región de Barcelona y Girona), que se encontraban la semana pasada al 45% de su capacidad máxima. Pero el panorama global no es ni mucho menos todavía el deseable. "Una vezfinalizado el episodio, a corto plazo mejorará la situación de sequía para el sector agrícola y forestal, pero se necesitarían unos cuantos temporales más para paliar la sequía hidrológica", resume Oriol Puig, director del Servei Meteorològic de Catalunya.
¿Pueden servir estas lluvias para superar la prealerta por la sequía? "Depende; sólo podemos salir de esta situación si las lluvias fueran muy importantes. Hay que tener en cuenta que el déficit de agua acumulado es enorme", explica ayer Enric Velasco, jefe del departamentode gestión de los recursos hídricos de la Agència de l'Aigua (ACA).
"No hemos notado incrementos sustanciales de caudal de los ríos o embalses"
"De momento, no hemos notado incrementos sustanciales de caudal de los ríos o embalses, pero está cayendo mucha agua en forma de nieve y eso es muy positivo a medio plazo", dicen los técnicos del ACA. Lo más relevante es que las precipitaciones son en forma de nieve y se localizan en el Solsonès, el Berguedà y el Ripollès, zonas desde donde se alimentan los grandes embalses que abastecen la región de Barcelona y Girona.
Las precipitaciones de nieve conformarán una reserva muy valiosa y van a recargar las fuentes de las cabeceras de los ríos. La previsión era que hacia finales de marzo se entraría en una situación de alerta. Ahora, en función de los caudales que puedan recogerse, este horizonte (que marcaría las primeras restricciones relevantes), podrá alejarse.
Se ha conseguido cambiar la tendencia
"Lo importante es que se ha conseguido cambiar la tendencia, muy negativa de descenso continuado de reservas, después de que la mayor parte del territorio llevará más de 200 días sin llover", añade Velasco. La esperanza es que las reservas empiecen a remontar. Los embalses del Ter y del Llobregat acumulaban la semana pasada 275 hm3, una merma del 45% respecto a la media de los últimos diez años.
La Administración se ha visto obligada aumentar la producción de agua en las desalinizadoras y, en caso necesario, podrían funcionar hasta el 100% de su capacidad. Las últimas semanas también ha aumentado la extracción de agua de los pozos, en el delta del Llobregat y el tramo final del río Besòs. El resultado es que el área de Barcelona, cuyo suministro pivota normalmente sobre los ríos, resuelve hoy el 38% de la demanda con caudales alternativos.
Compartir: