Las nueces podrían ayudar a controlar el apetito cuando se lleva a cabo una dieta, según un estudio
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok00

En: eleconomista.es, Digital - 26/07/2017
El 53 por ciento de la población que hace dieta muestra síntomas de ansiedad, aunque se ha demostrado que si se consumen alimentos ricos en grasas poliinsaturadas (PUFAs), como las nueces, podría aumentar la sensación de saciedad durante más tiempo, según el estudio 'Hunger and satiety responses to high-fat meals after a high-polyunsaturated fat diet: A randomized trial' (Respuestas de hambre y saciedad en una dieta alta en grasas poliinsaturadas: ensayo aleatorio), publicado en 'Nutrition'.
MADRID, 25 (EUROPA PRESS)
Las nueces son únicas entre los frutos secos porque se componen principalmente de ácidos grasos poliinsaturados, con 14 de 19 gramos de grasa total por porción de 30 gramos. Como resultado, son el único fruto seco que contiene una cantidad significativa de ácido alfa-linolénico de origen vegetal Omega-3 (AAL), 2,7 gramos por porción de 30 gramos.
Así, los resultados de este estudio indican que "consumir alimentos ricos en PUFAs, como las que se encuentran en las nueces, podrían cambiar favorablemente las hormonas del apetito por lo que podemos sentirnos más saciados durante más tiempo", ha explicado la investigadora principal del estudio, Jamie A. Cooper.
En este sentido, se analizaron a 26 personas de entre 18 y 35 años, a quienes se les asignó una dieta rica en estas grasas, incluyendo alimentos completos tales como nueces, salmón, atún, aceite de linaza, aceite de uva, aceite de canola y suplementos de aceite de pescado. Los que consumieron una dieta rica en estas grasas tuvieron una disminución significativa de hormona que aumenta el hambre y un aumento significativo de la hormona que aumenta la sensación de plenitud o saciedad, un tipo de cambios hormonales que implican mejor control del apetito.
A pesar de que se necesitan estudios más grandes y a largo plazo, recientemente las directrices dietéticas de 2015-2020 para los americanos han recomendado consumir este tipo de grasas en lugar de grasas saturadas. Igualmente, las guías alimentarias para los españoles recomiendan alimentos que son fuente de estas grasas en el segundo nivel de la nueva pirámide de la alimentación saludable.
Compartir: