Las pymes regresan al campo con la agricultura 4.0
Votación: Voto1 Voto2 Voto3 Voto4 Voto5  |  Resultados: voto_okvoto_okvoto_okvoto_okvoto_ok5,005,001

En: expansion.com, Digital - 20/02/2018
Las nuevas tecnologías están transformando la agricultura y la ganadería, dos sectores con oportunidades para emprendedores por la creciente demanda mundial de alimentos y la conciencia medioambiental de la sociedad.
La insularidad de las islas Canarias actúa tanto de aliada como de enemiga para los agricultores de la región. Por un lado, las condiciones climáticas de las Islas Afortunadas son las responsables de que frutas como los plátanos gocen de prestigio mundial. Sin embargo, los costes que supone llevar hasta sus campos los fertilizantes o los abonos son un lastre para la rentabilidad de los negocios.
Ambas condiciones fueron las que vio Fernando Pinacho, un químico orgánico que decidió extraer sus conocimientos del laboratorio de la universidad para aplicarlos en e-Cobertura. "Las feromonas son palabras en el lenguaje de los olores de los insectos. Al crear estas moléculas atraemos a los animales hasta una trampa para saber cómo de infectado está un cultivo", explica Piñero, que con los datos recogidos diseña una estrategia para que los agricultores salven sus cosechas. "Este método reduce y, en parte, sustituye el uso de pesticidas, que además de tener que importarlos de otras regiones a precios elevados son muy dañinos para el medio ambiente", afirma el creador de e-Cobertura.
Una tendencia sin frenoComo Pinacho, otros emprendedores han decidido poner sus ojos en el campo gracias a la agricultura 4.0. El concepto es una analogía con otro fenómeno: la incorporación de nuevas tecnologías en la industria.
Sin embargo, el asociado al mundo rural va mucho más allá. Desde drones, pasando por el Internet de las cosas, hasta los marcadores de radiofrecuencia son herramientas que permiten "automatizar procesos que hasta hace poco se hacían casi de forma artesanal", señala Álvaro Bernad, director de Innovación Disruptiva de Calidad Pascual.
Así, la tecnología abre oportunidades en un sector que será clave en el futuro. "En 2050 seremos casi diez millones de personas, por lo que hay que aprender a producir y gestionar los recursos de otro modo", explica Alberto Clerigué, de Orizont.
En este sentido, las empresas que quieran subirse al carro de la agricultura 4.0 deben tener en cuenta algunas de las necesidades del sector: Por un lado, la elaboración de productos de calidad ligada a unas eficaces medidas de seguridad alimentaria y de aprovisionamiento. Por ejemplo, con sensores térmicos en las vacas que reconocen cuándo un animal está enfermo para no recoger su leche.
Por otro lado, que la producción sea eficiente, basada en la reducción de costes y la trazabilidad, gracias a drones que siguen la evolución de cultivos, "o al grado de sequía al que se enfrentan", destaca Bernad.
Además, la vuelta al campo provoca que se acorte la distancia entre el productor y el consumidor, estando este último cada vez más concienciado con la huella ecológica y con seguir una alimentación natural.
Claves del sectorAyudas. Tanto el Mapama como la UE ofrecen ayudas financieras para poner en marcha proyectos de este tipo . Además, las universidades y centros tecnológicos de las provincias rurales suelen tener acuerdos de colaboración y cesión de instalaciones. Dificultad. La vida en el campo es más barata que en la ciudad. Por contra, existen dificultades como un menor acceso a Internet.Piloto. Es importante generar prototipos, que los prueben los agricultores y aplicar las mejoras que ellos apunten.Estimulantes que saben a fruta naturalAl hablar con agricultores a los que asesoraba sobre el cuidado de sus fincas, Carlos Ledó se dio cuenta de que muchos de ellos "no eran capaces de comerse lo que producían por la cantidad de recursos tóxicos que contenían", explica el ingeniero. Esta experiencia fue el germen de Idai Natura en Valencia, con la que Ledó quería ofrecer frutas y verduras sin residuos químicos al mercado, "al mismo precio que las convencionales". Para ello siguió lecciones ancestrales: reutilizar los extractos naturales. "Es volver al origen pero con las tecnologías de investigación más modernas", afirma el fundador. A través de su tecnología HPC -un innovador modelo de formulación- generan bioinsecticidas y bioestimulantes. Como estos compuestos proceden de fuentes naturales, los cultivos son capaces de asimilarlos al 100%. Desde 2009, el año en el que fundó la compañía, Idai Natura ha experimentado un crecimiento exponencial. La compañía factura 9 millones de euros y cuenta con más de 80 empleados. Además, ha recibido un premio a la exportación otorgado por DHL ya que están en 30 países. "Queremos que todo el mundo consuma alimentos sin residuos".
Satélites que vigilan los cultivosFran García es un doctor en ingeniería agrónoma acostumbrado a hacer volar aparatos de todo tipo siempre con el mismo objetivo: el análisis del estado de las plantas desde el aire. Tras pasar por Chile, Florida y Dinamarca, García decidió crear su 'start up' con AgroMapping, "una consultora agrícola especializada en teledetección y agricultura de precisión", señala el fundador. "Existían proveedores de datos sin conocimientos de agricultura y técnicos agrónomos sin conocimientos de tecnología, por lo que descubrí un nicho de mercado", explica García sobre una empresa que trabaja proyecto a proyecto. A través de drones con cámaras multiespectro o imágenes de satélite, AgroMapping visualiza las condiciones en las que produce cada cliente, sus puntos críticos o las actividades que más coste generan durante la temporada. "Con los datos recogidos utilizamos modelos propios que generan recomendaciones ajustadas a cada cultivo", destaca García. Así, su empresa es capaz de transmitir esta información a las máquinas que aplican los fertilizantes para que los distribuyan en las zonas de mayor necesidad.
El 'marketplace' para ganaderosEurovacas es el primer 'marketplace' para ganaderos y lo creó un peluquero cántabro de Torrelavega. "Pensé en unir un sector tan tradicional como el de la ganadería con algo tan novedoso como las 'TIC'", explica Sergio Mier, el fundador de la plataforma digital de importación y exportación de ganado bovino de Europa. "Ponemos la logística al servicio de las ventas, agilizando y optimizando todo el proceso", señala el responsable. Para explicar como funciona su tecnología, Mier pone un ejemplo real. "Imagina que tenemos un cliente de Cantabria que quiere 15 novillos alemanes. Movilizar un camión es muy caro así que lanzamos una oferta en la plataforma a la que acceden otros clientes e intentamos completar el camión con todos los novillos que faltan". Además, afirma que si esa estrategia no funciona, avisan a operadores logísticos repartidos por Europa para que completen alguno de sus camiones con las 15 vacas de sus clientes.
El idioma de los insectosCansado de encadenar contratos precarios como investigador en la universidad, Fernando Picazo decidió rescatar un proyecto que tenía guardado en un cajón y crear e-Cobertura. "Recreamos moléculas de feromonas, que son los olores con los que se comunican los insectos". Estos animales producen distintos olores, tanto de reclamo sexual, de alerta o de llamadas cuando hay alimento. Y esta última es la que recrea esta compañía, que introduce una trampa y es capaz de analizar el daño que una plaga provoca en un cultivo. "Además, para la agricultura ecológica hacemos capturas masivas, no sólo de prueba. En estos cultivos no se pueden utilizar insecticidas y además es un método más barato", explica Picazo, que entre tomates, plátanos y papayas, espera producir unas 40.000 moléculas en 2018. "Además, estamos diseñando una trampa inteligente, desde la que seguir en tiempo real el recuento de insectos que entran en ella", concluye.
A cada suelo, su riegoUn problema que sacude cada vez más al sur de España es la ausencia de agua. Sus consecuencias la notan especialmente los agricultores, que se encuentran con dificultades para regar sus cultivos. Sobre esta idea trabajaron los creadores de Bioagro, que han desarrollado un robot de riego inteligente. "Medimos con sensores qué es lo que ocurre en el suelo, que es todo un microclima", explica José Luis Bustos, uno de los responsables de esta empresa que ayuda a los agricultores andaluces a tomar decisiones eficaces respecto al riego. "Los ahorros de agua oscilan entre el 20% y el 60%", señala Bustos. Y al ahorrar agua, hacen que los agricultores ahorren en fertilizantes y en mano de obra, ya que el dispositivo se encarga de analizar cómo está el suelo y qué partes hay que inundar y cuáles no. Desde 2015, su principal cliente es un gigante de las ensaladas: Florette.
loT contra las plagasTodos los fundadores de AgroPestAlert se dedicaban a la investigación en telecomunicaciones. Y cuando hablan de las soluciones que han aplicado al campo parecen hacerlo en términos de ciencia ficción. "La vigilancia y el control de plagas es, quizá, la última frontera en la agricultura", señala Louis Gerardo, el ideólogo de una compañía que ha llevado el Internet de las cosas a los campos de vides navarros. "AgroPestAlert es una red interconectada e inalámbrica de dispositivos inteligentes que detectan e identifican especies de insectos. Gracias a estos aparatos la información llega a los móviles de los agricultores y a las estaciones de aviso de plagas en el momento en que empiezan a aparecer. De esta manera consiguen contener a los insectos antes de que sus poblaciones se salgan de control.El proyecto ha tenido una gran acogida ya que tanto instituciones navarras como la UE han financiado su tecnología.
Compartir: